Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Vida y Humor
Eduardo García Gaspar
20 septiembre 2004
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Una de mis creencias es la necesidad de reír. Sin risas y sin sonrisas la vida perdería mucho de su encanto. Más aún, creo que quien no tiene sentido del humor, quien no es capaz de reírse de sí mismo, no es una persona del todo confiable.

Si dice el dicho que no debe confiarse en quien no tiene algún vicio, quizá debamos ver como un yerro la incapacidad de reír.

El asunto viene a cuento por una noticia reciente. Grupo Reforma reportó una reseña breve sobre Carlos Fuentes, nuestro intelectual multiusos, el pasado 15 de septiembre.

La nota tiene declaraciones del escritor, como éstas,

“Bush practica una religión propia del pecador converso. Algunos quisiéramos que regresara al alcohol… es un hombre que evadió el servicio militar (y) se presenta como el que defiende la seguridad militar…”

La diatriba de Fuentes incluye la acusación de ser Bush un marxista darwiniano, haber creado un estado militarista y represivo de los derechos humanos, que regresa al puritanismo de la época de la fundación de los EEUU.

El odio de Fuentes a Bush es igual al de Michael Moore. El primero escribió un libro con el título “Contra Bush” y el segundo hizo su documental “Fahrenheit 9/11.”

Más aún, recuerdo hace meses una declaraciones de Fuentes asegurando que Bush no sería reelegido bajo ningún concepto. En fin, el asunto de estos personajes tiene su utilidad práctica muy clara, pues en lo general usted puede aplicar un principio: cuando usted tenga dudas sobre algún asunto político, vea lo que piensan personas como ellos y lo contrario tendrá alta probabilidad de ser la posición correcta.

La gracia del asunto está en hacer de un escritor de cualidades innegables un intelectual multiusos que al salirse de sus terrenos deja de ser interesante.

Las opiniones de Fuentes en el campo de la literatura deben ser escuchadas, pero sus posiciones políticas merecen la misma atención que las de cualquier otro ser humano. A mí me causa risa ese traslado de funciones que lleva a novelistas, escritores y demás a convertirse en expertos fuera de su área.

Es como poner a un Premio Nóbel de Economía a escribir una novela o criticarla. Y, desde luego, más humor causa ver la desesperación de quien se toma el tiempo para escribir un libro en contra de un gobernante, cuando su habilidad es otra.

Porque, después de todo, Michael Moore es un hombre de cine e hizo un documental, pero Fuentes no es un analista político, sino un muy buen escritor de merecida fama, si bien con lo que en los medios aparece como un ego descomunal (solipsismo, diría Krauze).

La gracia de este pequeño asunto tiene un diminuto clímax en la acusación del autor al presidente americano, que es eso de acusarlo de un marxismo darwiniano.

El barroquismo de esas palabras es una joyita intelectual por demás curiosa. Es una expresión muy intelectual, de palabras de domingo, elegantes, refinadas y aristocráticas que no cualquiera podría usar y menos aún razonar. Porque acusar a un republicano de ser marxista es jacarandoso.

Unir a ambos calificativos es una perlilla intelectual de gran adorno personal. Y, desde luego, no podía faltar la burla a la religión, cualidad imprescindible de muchos intelectuales que así muestran una posición de altura y de actualidad.

Señalo aquí, por cierto, la contradicción entre alguien que al mismo tiempo es religioso y marxista darwiniano, ambas afirmaciones del escritor. Más el otro elemento obligado, el de una frase llamativa que garantice el encabezado de la nota, “quisiéramos que regresara al alcohol.”

En fin, comparto con usted esto por una razón. Ese 15 de septiembre, tomando por la mañana un café y leyendo los periódicos, encontré esa nota y tuve que soltar la carcajada. Me hizo reír de buena gana esa nota y fue así que empecé ese día de mejor humor. ¿El efecto de ese libro en las elecciones americanas?

Nulo. Si el documental de Moore no ha producido efectos importantes en los EEUU, menos aún el de Fuentes. En México, el libro se añadirá a la larga lista de pamplinas publicadas que alimentan odios que ciegan la capacidad de raciocinio político en una pequeña parte de la población.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras