Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Vuelta Equivocada
Eduardo García Gaspar
13 diciembre 2004
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Las caricaturas de Bugs Bunny suelen mostrar al simpático conejo saliendo de un hoyo en la tierra, viendo dónde está, dándose cuenta de que se encuentra en el lugar equivocado y diciendo, “Debí haber dado una vuelta equivocada en Albuquerque.”

Erró el camino, igual que la presidencia mexicana.

A principios de septiembre de este año, en una columna titulada, El otro lado: Fox, planteé la pregunta de si era él un político o un estadista. La conclusión fue clara, ni estadista ni político.

La razón es sencilla de entender, pues como Bugs Bunny en el sitio en el que Fox debía haber dado vuela se siguió derecho y terminó en el camino erróneo.

Fue una equivocación de estrategia, las más difíciles de corregir porque vienen de la manera de entender el mundo. Ilustrar el error es sencillo si entendemos las dos etapas en la carrera de Fox. La etapa de candidato a la presidencia y la etapa de presidente, que son sustancialmente diferentes.

La primera de ellas, como candidato, fue exitosa sin duda pues alcanzó el objetivo perseguido. La ruta transitada fue una estrategia basada en dos focos centrales: la construcción de su nombre para hacerlo memorable en todo el país y la creación de una posición contraria al PRI.

Eso lo convirtió en la única opción con capacidad para realmente ser presidente. Y lo logró. El punto que sostuve en esa columna de septiembre fue que, ya en la presidencia, Fox debía haber dado vuelta para comportarse como presidente y no seguir siendo candidato. Es decir, dejar de atacar al PRI y comenzar a gobernar.

El mismo punto fue recientemente sostenido también por Federico Reyes Heroles en una columna del 7 de diciembre (Grupo Reforma). Lo que digo es que colocar al PRI como el enemigo a vencer era hacer lo correcto antes de ser presidente. Pero que atacar al PRI después era miope pues con eso sólo podrían obtenerse conflictos y no consensos.

Tanto creo en esto que supongo que el primer acto de gobierno de la presidencia debería haber sido llamar a la alianza en bien del país y no lo que tercamente ha hecho, que es mantener la crítica a su enemigo de campaña. El asunto explicado así, resulta muy claro. Fox no dio la vuelta que debía haber dado.

Siguió por el camino de los ataques y oposición, cuando debía haber girado su dirección para tomar la ruta de la presidencia. Un clásico error estratégico que espero sea estudiado y aprovechado en el futuro. Digo clásico porque es un buen ejemplo de los casos que fracasan por no ver la realidad. El PRI, sea lo que sea, no desapareció. Tampoco tiene personas tontas.

Y su historia pasada no puede ignorarse. México hoy sería incomprensible sin el PRI y su función de equilibrio político, que nos separó del historial de inestabilidad de otros países latinoamericanos. Cierto que el PRI tuvo grandes y serios defectos, pero no todo negativo y, menos aún, podía ignorarse.

Fox y quienes hayan sido sus consejeros no vieron esa realidad, que les obligaba a tener que reconocer que sin el PRI sería imposible gobernar. ¿Qué otra cosa percibió Fox?

Creo suponer que vieron la supuesta realidad de la popularidad ciudadana. Sin duda, el presidente es popular y su esposa también, al igual que el PAN, pero la popularidad no aprueba leyes ni negocia reformas.

Y, más aún, el PRI es real, existe y es el partido con más representantes en el legislativo. Ver la popularidad en la ciudadanía y no ver al PRI en el legislativo es un error de miopía. Bugs Bunny da la vuelta equivocada en Albuquerque.

Fox equivocó el camino en diciembre de 2000. Eso es sencillo de ver, pero tiene el defecto de ignorar el otro lado de la moneda: la reacción miope de la oposición, quiero decir del PRI. Este partido tuvo la oportunidad de convertirse en estadista y adoptar la posición elevada que el país merece.

No lo ha hecho, se ha quedado como el club de sedientos de poder cuya mira no va más allá de 2006. Y esto, al final, me lleva a una idea en la que insisto.

En el siglo 19 los conflictos políticos desatendieron las necesidades del país naciente, con la consecuencia de perder grandes territorios.

En el siglo 21, la historia se repite, los golpeteos políticos distraen y ahora estamos perdiendo, no territorios, sino oportunidades igual de grandes.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras