Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
1 CPedia: Civilización Ignorada 1
ContraPedia ContraPedia
14 diciembre 2005
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


Sumerios, mayas, caldeos, egipcios, fenicios, incas, griegos, sirios, romanos, aztecas son, entre muchas otras civilizaciones, aquellas que han merecido una profunda atención por parte de los estudiosos de la historia.

No lo ha sido así con la civilización Temita, la que de hecho ha pasado ignorada por la gran mayoría de las personas dedicadas a escudriñar el pasado.

Si bien es cierto que el pueblo Temita no produjo una cultura tan avanzada como lo hizo su contemporánea, la egipcia, ello difícilmente puede constituir una causa válida para dejar a un lado una cultura como la Temita.

Fueron los Temitas un pueblo de la antigüedad con rasgos y características propios y dignos de ser conocidos en la actualidad, cuando, entre ciertos historiadores, lidereados por Ludwig Pfaff, se ha mostrado una cierta tendencia creciente, pero todavía pequeña, a redescubrir a los Temitas.

La verdad es que, cuanto mejor conozcamos a la totalidad de nuestros antepasados, mejor nos conoceremos a nosotros mismos.

ContraPedia procederá a hacer un examen breve de esta cultura, la de los Temitas, en la que de seguro encontraremos lecciones que nos pueden servir para entender mejor nuestra época. Éste y cada uno de los siguientes cinco meses será publicado un estudio de una faceta de esta nación.

Aquí se presenta la…

Religión Temita

La religión Temita fue politeísta en un grado extremo, como posiblemente nunca se haya visto en ningún pueblo de la antigüedad.

Fue el famoso historiador Ludwig Pfaff, el que realizó el estudio más completo que al respecto se tiene, en el libro titulado Exactly how many gods were there in the Temitian culture?

Pfaff prueba la existencia de un mínimo comprobable de trece mil grandes dioses, cifra que no tiene en consideración a los dioses menores, a los semi-dioses, ni a los espíritus mágicos.

La piedra angular de la religión Temita es Uarkja, el mayor de todos los dioses y deidad consagrada al eructo y a la vida que se recibe por la boca en forma de alimento. Uarkja es representante de la adoración y de la obsesión Temita por el eructo, fenómeno corporal prohibido en muchas civilizaciones, pero fomentado entre los Temitas.

De hecho, una costumbre bien cimentada en la vida diaria de los Temitas era la de empezar el día, dentro de cada casa, con una reunión matutina en la que cada persona trataba de eructar lo más fuerte que pudiese. La sincronía entre los eructos era interpretada como un signo de buena suerte, ya que se pensaba que Uarkja hablaba por medio del estómago de los hombres.

Sabemos hoy en día, ya con plena seguridad, que las oraciones a Uarkja no contenían palabras, sino que eran simples onomatopeyas del eructo y de ellas se conocen varias, entre las que están: “erhjaacop” y “uujgrrrrauuupgcaj”.

Las representaciones escultóricas de Uarkja son por demás curiosas. Se le representa a Uarkja de maneras muy complejas para la mente occidental, ya que sus esculturas asemejan una serpiente hecha nudo y que en la parte superior sostiene una bolsa.

En su libro titulado What exactly is the meaning of the Uarkja statues? Ludwig Pfaff analiza setenta y tres posible explicaciones dadas por investigadores anteriores, concluyendo que la hipótesis más realista es la que afirma que las estatuas de Uarkja son una representación parcial del aparato digestivo humano, lo que sería muy congruente con la idea de la divinidad del eructo como aire vital.

Si Uarkja es el dios de la vida, del eructo y en general de todos lo bueno, el dios Puzrrr representa lo contrario de esas ideas positivas. Puzrrr es la personificación del mal, de la muerte y de los malos olores que expele el aparato digestivo. Solamente se conocen dos de las estatuas dedicadas al dios Puzrrr, ambas muy deterioradas.

Ellas se encuentran bajo estudio en el Institute for de Study of Ridiculous Behavior of Our Ancestors, en Urbana, una pequeña población del estado americano de Illinois.

Hace poco, a pesar de la estrecha seguridad con la que dichas estatuas son custodiadas, un hombre de dudosa reputación, llamado George Funny Face Campanella, logró tomar varias fotografías de ellas, mismas que vendió a diferentes historiadores en diversas partes del mundo.

Es por estas fotografías, que sabemos que las estatuas de Puzrrr representan a un hombre hincado con la espalda totalmente doblada hacia adelante de manera que su cabeza casi toca el suelo. Uarkja y Puzrrr representan las fuerzas del bien y del mal presentes en tantas otras culturas, y comandan legiones gigantescas que siempre esta librando enormes y heroicas batallas.

Muchas de las divinidades de la religión Temita poseen nombres que son muy poéticos. Una clara muestra de este gusto por lo romántico, se tiene en la diosa Ummhhuyaay, cuyo nombre significa algo que puede ser traducido como “la diosa que hace gritar a las mujeres con un retraso aproximado de doscientos setenta días”.

Todo un culto en sí mismo, representó el dios llamado Khjgu, consagrado al ocio y muy popular durante la dinastía XIX, correspondiente al rey UpKhjgu.

El culto se basaba en la idea de que el ocio constituía un factor positivo en el adelanto de la humanidad y de la cultura en general. Hacía referencia al ocio productivo que realiza aquella persona que puede pensar y desarrollar pensamientos que posteriormente serán usados por aquellos que no tuvieron esos momentos de ocio.

Desde luego, para ser ocioso se requería tener una total carencia de preocupaciones materiales, por lo que el culto al dios Khjgu atrajo a los nobles exclusivamente, quienes podía dedicarse al ocio sin graves consecuencias.

Posteriormente, estos nobles llevaron consigo a pintores, escultores, escritores, arquitectos, escritores, poetas y otros artistas, para que realizaran el ocio por ellos, ya que se dieron cuenta de que no eran productivos en el ocio.

De aquí nació la costumbre temita de proteger a los intelectuales dándoles puestos en el gobierno, lo que les permitía un ingreso suficiente como para dedicarse al culto del dios Khjgu.

De entre los productos generados por esos intelectuales, se cuenta la teoría de dar al ocio un uso concreto representado por trabajos especiales y específicos que desarrollarían otros. Por referencias indirectas, se ha tenido la fortuna de conocer algunos de esos trabajos recomendados por los intelectuales de la dinastía mencionada.

Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • la señalización de las calles de Wawa para la optimización del uso del tiempo del ciudadano,
  • la invención de un nuevo idioma basado en la vaguedad de la definición de sus palabras para ser empleado en los discursos políticos,
  • la labor de resumen de poemas largos para su venta entre la población en general (fracasó debido a la altísima, casi total, tasa de analfabetismo de la población, cosa que fue ignorada por la autoridad que realizó el proyecto),
  • la invención de un sistema rápido de comunicaciones para el rey,
  • la invención de un sistema lento de comunicaciones para la población,
  • el uso de espacios en las construcciones de Wawa para los anuncios del rey,
  • la clasificación del gasto gubernamental en doble partida, la del pan y la del circo,
  • la propuesta de una exención total de impuestos a los intelectuales,
  • la creación de un sindicato de intelectuales
  • y muchos otros más, la mayoría de los cuales se realizaron.

Una deidad interesante y novedosa es la del dios Ahkuchh, “el encargado de mantener el aire dentro de la cabeza de los hombres y evitar que salga por las narices”. Efectivamente, Ahkuchh, según la teología Temita, habita en un remoto rincón de la cabeza de cada hombre, donde tiene como función mantener inflado el cerebro.

Cuando, por alguna razón, Ahkuchh deja de mantener tapado el orificio por donde puede escapar el aire del cerebro, se produce instantáneamente un estornudo.

Por tanto, los estornudos eran considerados por los Temitas como manifestaciones de la presencia de Ahkuchh.

Durante la decadencia de la civilización Temita, las deidades mayores y menores se multiplicaron vertiginosamente. De tal manera proliferaron los dioses, que aún hoy en día, y a pesar del estudio de Pfaff, es imposible determinar con precisión el número.

Algunos de ellos destacan por sus características, como Hhh, el dios de los no-dioses y rival acérrimo de Uarkja y Puzrrr, a quienes en una competencia de tiro al blanco, por el dominio de cierta parte del universo, venció utilizando moscos entrenados, en lugar de los dardos acordados.

Hhh se tornó el dios principal de los Temitas desde ese momento y vivió en eterno enojo con los hombres por la imposibilidad de una correcta pronunciación de su nombre, que significa “navegante de un barco que va al amor del agua cuando la corriente de ésta supera en rapidez a la que daría el impulso del viento y que va envuelto en un trozo de tela sujeto con botones en la parte trasera”.

Okjahkm es el dios del sudor producido por el calor del verano candente del desierto. Los sacerdotes consagrados a Okjahkm, como parte de sus obligaciones, evitaban el baño y habitaban en construcciones mal ventiladas. El culto a Okjahkm nunca fue muy popular.

Hubo un semi-dios, de nombre Qhuaqhr, que era mitad caballo y mitad colibrí, que fue causante en parte de la enemistad entre Hhh, Uarkja y Puzrrr, cuando a estos dos últimos robó los botones de sus vestimentas. Eso aconteció durante una reunión formal de todas las divinidades Temitas, en la que se celebraba el aniversario del descubrimiento del vino.

El robo de los botones por parte de Qhuaqhr, produjo que ellos quedaran desnudos en medio del resto de los invitados, lo que provocó la risa de Hhh.

Zhehhakh fue la última de las diez mil hijas de Uarkja en su matrimonio con la diosa Ozhscy. Zhehhakh fue raptada por el dios Thehaqhj, el que por su acto de maldad fue castigado a dar vuelta eternamente por las afueras del templo consagrado a Uarkja, llevando un pescado ahumado en la cabeza, al que nunca podría comer.

Ghuqarhrj es otra de las divinidades Temitas dignas de conocer. Ghuqarhrj fue el hijo, tío, primo y abuelo de Thehaqhj y juró venganza eterna por el castigo impuesto por el rapto de Zhehhakh. Ghuqarhrj intentó rebelarse contra Uarkja, pero al ser descubierto el complot, se le castigó siendo el primero en aspirar los olores emitidos por Puzrrr.

Con el tiempo, ese castigo fue levantado y Ghuqarhrj fue convertido en el pescado que cargaba Thehaqhj.

Parte importante de la mitología Temita es el lugar en el que habitan los dioses. Ese lugar es el cerro de Qpahq, un territorio de clima templado y agradable en el que los dioses construían palacios y daban rienda suelta a la consecución de todos los placeres en los que su ocio le permitía pensar.

En ese famoso cerro, habitaban animales fantásticos, mascotas de los dioses y sus acompañantes. Uno de esos animales era la ostracornia, un gigantesco molusco con un cuerno de enormes proporciones en la parte superior de su protección y que vivía en las profundidades del lago Qhkg.

La mascota favorita del dios Uarkja, fue un león con plumas de avestruz en la cabeza, en lugar de melena. Esas plumas, se dice, eran de color rosa muy delicado.

Un fragmento de poema de Hjkgou cuenta que, según la tradicion, Uarkja lloró varios años la pérdida de dicho león, el que huyó del cerro divino cuando cobró conciencia de su apariencia al verse reflejado en el agua del lago y conocer a un elefante que tenía muy finamente labrados los colmillos.

La fauna de Qpahq contaba también con un mosco que poseía la cabeza de una mosca, hecho que le impedía volar más de tres qugas [unos cincuenta centímetros] sin sufrir una estrepitosa caída, característica que le hizo extinguirse. D

e la inmensa variedad de pájaros en Qpahq, debe mencionarse el Jghk, un plumífero con el cuerpo de colibrí, alas de albatros y pico de halcón.

Otro extraño pájaro era el Pgjhuq, ave que ponía los huevos ya con alas, para que éstos pudieran volar y huir de sus enemigos.

Pero es el nacimiento del mundo, según los Temitas, la idea que más ha llamado la atención de los historiadores. Ese nacimiento, se remonta a la época de la nada, en la que vagaba solo por el universo el gran espíritu primordial de todos los seres vivos, Qkuqkuj. Un cierto día después de caminar durante más de diez mil días, llegó a un manantial de agua gaseosa muy fresca.

Tanta sed y tanta agua bebió Qkuqkuj, que eructó con extraordinaria fuerza, desintegrándose él y formando el universo que ahora conocemos. Fue como una gran explosión cósmica muy remota, curiosamente parecida a la teoría de La Gran Explosión, que de las partes del cuerpo de Qkuqkuj, permitió la formación de las estrellas y de los planetas.

Por ejemplo, el dedo gordo del pie izquierdo de Qkuqkuj formó el sol, del meñique derecho se formo Júpiter y de un ojo se formó Venus. La Tierra, de acuerdo a esta concepción Temita, esta formada por un testículo de Qkuqkuj, cosa que al ser proclamada en la época del rey Fghykj III, produjo una histeria masiva en la capital el reino Wawa.

El universo tiene la forma de una pirámide que está amarrada a la crin de un caballo cojo, lo que explica la actividad sísmica de la Tierra y los movimientos de los cuerpos celestes.

Hay más información sobre los Temitas

Religión Temita

Filosofía Temita

Economía Temita

Gobernantes Temitas

Gobierno Temita

Teatro y Poesía Temita

ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios.




6 Comentarios en “1 CPedia: Civilización Ignorada 1”
  1. Contrapeso » 1 CPedia: Civilización Ignorada 6
  2. Contrapeso » 1 CPedia: civilización ignorada 2
  3. Contrapeso » 1 CPedia: civilización ignorada 3
  4. Contrapeso » 1 CPedia: civilización ignorada 4
  5. Contrapeso » 1 CPedia: civilización ignorada 5
  6. Contrapeso » Escamotecar, Extable




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras