Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
2 Sistemas Políticos, 2 Gallinas
Eduardo García Gaspar
23 junio 2005
Sección: POLITICA, Sección: Listas
Catalogado en: , ,


Populismo

Usted tiene dos vacas y dos gallinas, y vive más o menos bien. En su país, que presume de democrático y de favorecer a las causas populares, se celebran elecciones.

Durante varios meses muchos candidatos a la presidencia se disputan el voto popular prometiendo todo tipo de logros y milagros de beneficio para el país.

Gana el candidato que más promesas hizo y que casi todos los ciudadanos tomaron como realidades seguras de corto plazo.

La primera decisión del nuevo gobierno es declarar el derecho popular a la leche, por lo que todos los productores de leche, como usted, recibirán un sustancial subsidio que será financiado con un nuevo impuesto a las inversiones. El presidente nuevo, más aún, hace declaraciones a la prensa internacional diciendo que su país ha sido el primero en el mundo que ha declarado el derecho a la leche.

Usted recibe una carta en la que se le prometen fondos para promocionar su producción de leche y para ello se organiza un magno evento en la capital con la asistencia de decenas de miles de dueños de vacas, cuyos gastos son pagados por el gobierno y donde el nuevo presidente hace un discurso en el que promete elevar a rango constitucional no solo el derecho a la leche sino el derecho a los huevos.

Meses después usted no ha recibido la ayuda prometida, pero sí una carta invitándolo, como propietario de dos gallinas, al magno evento nacional de productores de huevo.

Efectivamente, se realiza ese evento unos días después, todo pagado por el gobierno y, de nuevo, el presidente hace un flamante discurso que es transmitido a todo el país en la televisora que recién compró el gobierno porque pensó que los medios privados no reflejaban la realidad nacional.

Pasa tiempo y usted aún no recibe la ayuda prometida para subsidiar la producción de leche y huevos, a pesar de tener que haber reducido sus precios.

Todos los ciudadanos están contentos con el presidente por haber reducido los precios de los huevos y la leche, por lo que ahora decide el presidente ayudar a quienes rentan casas y departamentos impidiendo que las rentas se eleven más allá del 2.37% en todo el país.

Para celebrar el Día Nacional de la Renta Popular, se organiza una marcha nacional que recorre las principales ciudades del país y es costeada por el gobierno, quien le da cobertura nacional las veinticuatro horas del día.

Usted ha querido comprar otra vaca y otra gallina, pero el impuesto de inversiones nuevas y la ley correspondiente le exigen trámites que toman varios años, al igual que al resto de las personas que quieren ampliar sus negocios. Peor aún, usted ha tenido que dar empleo forzado a dos personas porque en su país ya existe el derecho al empleo.

Todos los productos son baratos y están subsidiados, excepto los autos de lujo y los viajes al extranjero que tienen impuestos especiales, lo que ha producido el despido de la agencia de viajes en la que trabajaba de su hermano, quien ahora vive con usted y le ayuda a cuidar las vacas.

Sus costos han aumentado pero no su producción, la que de hecho ha disminuido por tener que pagar más impuestos, emplear más personas y no poder atender el negocio como antes.

Los productos siguen baratos, según muestran las encuestas del gobierno que aplica un control severo de precios, lo que es bueno. Lo que es malo es que esos productos escasean y el gobierno pierde popularidad, por lo que el presidente decide convocar al Día Nacional de las Causas Populares, con magnas manifestaciones de apoyo en todas las ciudades del país, donde decreta la confiscación de las vacas. Un oficial del gobierno llega a su casa y se lleva las dos vacas.

La expropiación de las vacas es pagada con un préstamo del exterior, parte del cual se dedica a cubrir los gastos de la televisora nacional y los festejos del esperado anuncio de la expropiación de las gallinas. El gobierno anuncia ahora que los billetes serán impresos según las necesidades del país y que los primeros billetes tendrán un retrato del presidente junto a una vaca y a una gallina.

Todas las vacas han sido llevadas a un lugar central, aledaño al lugar en el que han sido colocadas todas las gallinas del país.

El presidente hace de nuevo una encuesta y ve que su popularidad ha bajado un punto, por lo que improvisa en su discurso de bienvenida a las vacas y gallinas a la capital de la república. Durante su improvisación, declara que existen enemigos internos que han impedido la producción de huevos y leche, por lo que se ve obligado a expropiar las plantas productoras de alimentos para animales, para humanos y los bancos que han impedido el financiamiento de los intereses populares.

Para pagar las expropiaciones, se piden nuevos préstamos al extranjero que no son logrados, por lo que el presidente declara el estado nacional de emergencia e imprime billetes para sufragar los gastos de la celebración del Día de la Causa Popular.

Las vacas y las gallinas nacionalizadas han muerto todas porque nadie alimentó a los pobres animales en las semanas que duraron los festejos del Día de la Causa Popular.

Llegan organismos de fuera para brindar ayuda y el presidente los acusa de haber sido ellos los causantes de la crisis. Y usted decide cambiar de país para lo investiga dónde no hay festejos nacionales que contengan la palabra “Popular”.

Mercantilismo

Usted tiene dos vacas y dos gallinas. Vive en una casa, en el campo. Su vida está llena de esfuerzo y trabajo desde que amanece hasta que anochece. La vida es apenas soportable.

Su rey que gobierna tiene sueños de grandeza desde que fue llevado al trono. Quiere hacer de su reino un centro mundial del arte que produzca envidia en otros monarcas.

Para eso eleva los impuestos. El rey ha decidido construir muchos palacios en la capital del reino y para eso son los impuestos.

Para construirlos ha traído desde los más lejanos confines a cantidad de escultores, pintores y arquitectos. Las obras reales requieren mano de obra y esos ingresos de la gente le permiten a usted vender más leche y huevos. La cosa no estaría mal si no fuera porque con los impuestos adicionales ahora usted gana menos.

El primer palacio a construir es el palacio de primavera, lleno de jardines y obras de arte. Para hacerse de fondos y causar envidia en otros reinos, el rey decreta un impuesto especial y un cobrador lo visita a usted pidiéndole una de sus gallinas.

Usted acepta colaborar para el palacio de primavera, con la gallina, pues de lo contrario usted iría a parar a la flota real, como remero y con una vida más corta que la de las gallinas.

Una vez que el rey termina su palacio de primavera, usted se siente aliviado pues cree que todo será mejor. Pero llega al reino una persona que explica al rey cómo puede hacer que su reino llegue a ser no sólo el centro mayor del arte mundial, sino el país con más oro del mundo.

El rey se convence y lo nombra ministro de finanzas, muy contento pues eso causará más envidias en otros monarcas. Da todo su apoyo al ministro, quien le dice que lo mejor que puede hacer su majestad es mandar construir su palacio de verano y divertirse. El ministro decreta las medidas económicas convenientes a su plan.

Todo se trata de exportar lo más que se pueda y de importar lo menos que se pueda, pues así el saldo neto será una cantidad de oro y plata creciente. El monarca oye eso y decide aumentar el número de cortesanos con los que se divierte en sus palacios.

El ministro crea la Real Compañía de Abastos y contrata soldados para evitar que entren al país las mercancías extranjeras. En las colonias del reino hace lo mismo y sólo les permite comerciar con el reino, sin posibilidad de tratar con otros países.

Además, impone nuevos impuestos a las colonias y centraliza toda la administración pública en la capital del reino. El oro y la plata comienzan a llegar al reino y el ministro presenta resultados muy positivos al rey, tanto que le aconseja divertirse más construyendo el palacio de otoño.

El reino se llena de monedas de metales preciosos y esos dineros se dedican a la construcción de nuevos palacios de los nobles de la corte. Crece el empleo, pues el gobierno necesita más personas para aplicar las regulaciones del comercio y los reales registros de impuestos.

Usted sigue con sus dos vacas y una gallina, las que aumentan de precio porque hay más dinero y usted cree que ha tenido ganancias hasta que compara con los demás precios y entiende que si acaso está igual que antes.

Usted produce menos huevos con una gallina nada más y menos leche, pues hay menos alimento para los animales y es más caro que antes. Los precios elevados y la escasez de artículos fomentan el contrabando, el que se eleva gracias a la corrupción de los guardias de las fronteras.

Pero no hay duda, en el reino hay más oro, aunque no más mercancías. Casi todos trabajan para el gobierno, ya sea como burócratas de la Real Compañía de Abastos y como parte de los palacios en los que el rey se divierte, tanto que decide construir un palacio de invierno.

Todos los metales preciosos se han ido en la construcción de palacios y en la importación ilegal de artículos hechos fuera y que los productores locales presentan como propios. Usted está de suerte, ya vive en el reino que es la envidia de todos los demás reinos.

Su monarca es el más admirado por la alta cultura que se tiene en el reino y porque nadie tiene tanto oro. Produce tanta envidia su rey que algunos reyes de otros reinos se preocupan de que otro tenga tanto poder y le declaran la guerra.

La situación es de emergencia y se decreta un impuesto especial. Usted recibe la visita de un recolector de impuestos, el que se lleva a la otra gallina. Sigue llegando oro al reino, pero se dedica a la guerra y a comprar mercancías que el reino necesita y no produce. Los habitantes del reino empiezan a inquietarse y hay algunas revueltas populares violentas.

En una de ellas una de sus vacas muere. Ahora vive usted muy mal, con una vaca, en un reino que no produce lo que necesita, un rey con cuatro palacios para divertirse, hasta que usted recibe el aviso de ir a formar parte del ejército real pues los enemigos del reino ha han entrado a territorio real. Usted atiende el llamado y la vaca es robada y muerta para servir de comida.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.



No hay comentarios en “2 Sistemas Políticos, 2 Gallinas”
  1. RAUL G. Dijo:

    SINCERAMENTE ME PARECE SIMPLE Y TENDENCIOSO… REDUCE EN TERMINOS TAN SIMPLES LO QUE ES EN REALIDAD UNA DE TANTAS FACETAS DE LAS POLITICAS ECONOMICAS… ME PARECE HECHO CON ORIENTACION Y TENDENCIA POCO SERIA. REDUCIR A CUENTO, ALGO IMPORTANTE, ES POR LO MENOS FALTA DE RESPETO AL LECTOR… NO SOMO LECTORES DE SELECCIONES, Y DON EDUARDO ES ALGUIEN A QUIEN RESPETO.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras