Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
2 Domingo Cuaresma A (2005)
Textos de un Laico
18 febrero 2005
Sección: Sección: Asuntos, Y TEXTOS DE UN LAICO
Catalogado en:


• La primera de las lecturas (Génesis 12, 1-4) menciona al Señor llamando a Abram y diciéndole, “Deja a tu Duda de Santo Tomáspaís, a tu parentela y la casa de tu padre, para ir a la tierra que yo te mostraré.”

Y Abram obedeció, “… partió, como se lo había ordenado el Señor.”

• En el evangelio de hoy (Mateo, 17, 1-9) hay también un llamado. “Jesús tomó a Pedro, a Santiago y a Juan… y los hizo subir a solas con él a un monte elevado. Ahí se transfiguró en su presencia…”

Es un llamado que muestra algo. Dios nos llama para enseñarnos algo que desea que conozcamos y es tan agradable que hace a Pedro decir, “Señor, ¡qué bueno sería quedarnos aquí!”

Quizá entre las dos lecturas existan esos lazos abiertos de ser ambas un llamado de Dios hacia él, pidiendo que vayamos a solas con él, dejando atrás lo que nos une con el mundo, seguirle porque nos mostrará la tierra que nos promete.

Es la tierra donde están Elías y Moisés; el lugar en el que se oye a Dios decir, “Este es mi hijo muy amado…” y que llena de temor a los discípulos cuando se dan cuenta de dónde están.

• La carta de Pablo (Timoteo, 1, 8-10) nos pone en perspectiva este llamado. Dice, “Dios es quien nos ha salvado y nos ha llamado a que le consagremos nuestra vida…” Se trata claramente de eso, de un llamado que Dios nos hace para que nos consagremos a él.

Y quizá conociendo nuestra naturaleza, para convencernos nos da una muestra de lo que nos espera en esa consagración a Dios, la tierra prometida, ese lugar que hace a Pedro sentir lo bien que en él se está.

Es el lugar, dice Pablo, en el que no existe la muerte y Dios “ha hecho brillar la luz de la vida y de la inmortalidad…” El llamado hecho por Dios da sentido a la vida; nuestra existencia tiene una razón y ella es ese llamado a ir a Dios. Todo se supedita al llamado que nos hace.

Para eso fuimos creados. Por eso dejamos nuestro país, nuestra parentela, nuestra casa y vamos con él a un monte elevado, donde la luz de la vida no se apaga jamás.

Es humano que nos sintamos, en muchas ocasiones, sin respuestas al por qué vivimos, al por qué suceden cosas en nuestra vida, buenas y malas. Este llamado de Dios es la contestación a las preguntas que nos hacemos. ¿Qué sentido tiene vivir? No hay otra contestación posible que ésa, la del llamado de Dios.

Es ése el sentido de nuestra vida, la razón entera de nuestra existencia: la consagración a Dios. Por tanto, desde los más pequeños detalles de nuestra vida hasta los más grandes, todos ellos son ocasión de consagración a Dios. Nuestro trabajo diario, el más rutinario de ellos, será siempre un motivo de consagración para seguir ese llamado.

Cada uno de nuestros actos, por pequeños e irrelevantes que sean, son momentos de oportunidad para seguir ese llamado de Dios. Sí, en nuestra vida misma, la que ahora llevamos, podemos ser santos con tan sólo seguir ese llamado.

La idea de Textos de un Laico nació en 2004: el intentar encontrar los comumes denominadores de las tres lecturas de la misa católica de cada domingo.


Del LAVALLE NACIONAL para uso del católico MEXICANO Compuesto por el Presbítero D. Julián G. Villaláin Edición Especial Herrero Hnos. Sucs. S.A. México, D.F. 1956

Devoción muy útil al acostarse.

Al acostarse escribe con el dedo pulgar en tu frente estas cuatro letras: J.N.R.J. diciendo entre tanto: Jesús Nazareno Rey de los Judíos, me preserve de mala muerte repentina.

El mismo Cristo dijo a San Edmundo que los que esto hiciesen no morirán en esa noche de muerte súbita. (Surius, Vida de San Edmundo. Devoción aprobada por la Santa Iglesia.).

Gregorio XIII (10 de abril de 1580) concede perpetuamente a los fieles un año de indulgencia por cada vez que al son de la campana en señal de elevación del Santísimo Sacramento, adoren al Divinísimo, en donde quiera que se hallen, hincados de rodillas; y dos años, si esto mismo se practica en la iglesia donde se hace la elevación. Asistiendo a la misa y diciendo al tiempo de alzar la siguiente jaculatoria: Sea alabado y dense gracias a cada instante y momento, al Santísimo y Divinísimo Sacramento; se ganan también 200 días de indulgencias, aplicables también a las almas del purgatorio (Pío VII, decreto de la S.C. de Indulgencias, 7 de diciembre de 1819).





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras