Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
3 Sistemas Políticos, 2 Gallinas
Eduardo García Gaspar
16 junio 2005
Sección: POLITICA, Sección: Listas
Catalogado en:


Anarquismo

Usted tiene dos vacas y dos gallinas. Llega uno que es más fuerte que usted y le quita a las dos gallinas y a las dos vacas. Más tarde usted busca a uno menos fuerte que usted y le quita las vacas y gallinas que él tiene.

Así se pasan los días, quitándose unos a otros las gallinas y las vacas hasta que todos los animales se mueren o todas las personas son esclavas del más fuerte.

Comunismo

Usted tiene dos vacas y dos gallinas y vive razonablemente bien. Llega al poder un intelectual que ha estudiado humanidades y que promete dar el poder al pueblo. Para quitarse los problemas de elecciones, el jefe supremo, como se hace llamar el intelectual, proscribe a los partidos políticos y pone en prisión a sus miembros.

Todo esto es anunciado en una gran reunión pública en la que de los edificios cuelgan gigantescos retratos del nuevo líder. Días después inician las medidas del nuevo gobierno.

Por principio se decreta la nacionalización de todos los medios de producción que así pasan a ser dominio del pueblo. El gobierno pasa a ser dueño de cuanta fábrica y comercio existe, con lo que debe resolverse el problema de la explotación de los pobres por parte de los ricos; ahora nadie es rico y todos son iguales.

Para garantizar esa igualdad entre todos, usted recibe la visita de miembros del gobierno quienes le retiran sus vacas y gallinas para colocarlas junto a las demás vacas y gallinas, dentro de un Centro Agrícola Revolucionario y Popular.

Ni usted ni nadie va a tener vacas ni gallinas, todos esos animales son de todos. Ya que las autoridades han puesto dentro del mismo corral a vacas y gallinas, las vacas han pisado a algunas gallinas y muere un tercio de ellas.

Se declara un Día Festivo Nacional y se comen a las gallinas muertas gritando vivas al líder del nuevo gobierno, quien declara que el futuro será feliz para todos, pero que mientras llega ese futuro las cosas van a estar difíciles. Se realiza una magna reunión nacional en la que se declara fiesta nacional el Día de la Propiedad Popular.

Las vacas y las gallinas son declaradas propiedad de la sociedad y a usted se le asigna la labor de cuidar a todos esos animales un día de la semana, sin goce de sueldo, porque ésa es su contribución al bienestar general. Como resultado de eso, la producción de leche y huevos se reduce; nadie quiere cuidar a los animales que no son los de uno.

En las escuelas, los niños aprenden que todos los animales son de todos y que todos son iguales y memorizan un discurso del líder del país como examen final de cursos. Al saberse de esa reducción, el gobierno declara que existen enemigos internos y hace una purga entre los miembros del gobierno.

Un vecino suyo que no era parte del gobierno es arrestado y mandado a prisión. Ahora el gobierno pone guardias en los corrales para vigilar que las personas de verdad cuiden a los animales.

Estos guardias tienen que ser alimentados y aceptan sobornos con tal de no reportar fallas en las personas. Se abre un mercado negro de leche y de huevos, gracias a la protección de los guardias. Usted ahora bebe menos leche y come menos huevos que antes, lo mismo que el resto, pero hay paciencia en la gente, puesto que el gobierno ha prometido que primero es necesario realizar grandes esfuerzos antes de romper con los moldes ortodoxos y poder crear al nuevo hombre.

Los niños en las escuelas aprenden que el futuro del país será casi el paraíso y estudian la biografía del líder nacional y memorizan las informaciones sobre las grandes cantidades de leche y de huevos que el país produce.

En todos las calles hay carteles con la fotografía del líder y menciones de los logros del nuevo régimen. La única estación de radio, la única estación de televisión y el único periódico declaran a diario que el paraíso prometido por el líder está cada día más cerca, pues la producción de todos los bienes y servicios se ha multiplicado.

El líder declara que ha dado comienzo la construcción de un gran complejo urbano que incluye la presa más grande del país, la mayor planta de cemento, la enorme fundición y que, de acuerdo al plan quinquenal, el paraíso estará al alcance de todos en pocos años.

Llega a su casa un guardia y le avisa que usted ha tenido la fortuna de ser seleccionado como empleado en una planta de producción de aceite. Usted alega que no sabe nada de eso, pero acepta al saber que la alternativa es ir a prisión.

Llega usted a la fábrica de aceite y es nombrado supervisor de envasado ganando lo mismo que el director de la fábrica y los demás empleados. Usted no hace otra cosa que ver como se llenan manualmente las botellas, mientras usted es vigilado por otra persona, la que a su vez es vigilada por un guardia.

A pesar de tanta vigilancia, varios empleados se reparten algunas botellas de aceite que sacan a escondidas de la fábrica y venden en el mercado negro. En las escuelas los niños aprenden que nunca en la historia del país ha habido tanto aceite, tantos huevos y tanta leche.

Sin embargo, dentro del gobierno se tiene conocimiento del descenso de la producción de artículos de todo tipo, causa por la cual se decide emprender una campaña de relaciones públicas en el exterior del país. Esta campaña incluye el entrenamiento de atletas olímpicos y el convencimiento de los intelectuales del exterior para que consideren a su país el paraíso de la igualdad futura.

Mientras tanto, el gobierno eleva el número de sus soldados y compra armamento.

Los jóvenes son reclutados en el Ejército Nacional para la Paz Mundial que defenderá a la nación de las conspiraciones internacionales que la acechan. Las reducciones en las producciones de bienes ya no se pueden ocultar, el gobierno las reconoce y culpa a enemigos externos que persiguen derrocar su régimen, lo que significa una situación de emergencia nacional que requiere la asignación de alimentos: un huevo a la semana por familia y medio litro de leche y de aceite.

Tiempo después, a fuerza de ver carteles, de escuchar la radio y de ver la televisión, usted ya no se acuerda de sus vacas, ni de sus gallinas, y está dedicado al mercado negro de leche, de huevos y de aceite en los momentos en los que no está obligado a escuchar los discursos del líder.

Feudalismo

Usted vive en una pequeña casa, muy cerca de un bosque, a un costado del gran castillo del noble, que ahora en la guerra contra el rey pues el noble cree que la corona le pertenece. Usted tiene dos vacas y dos gallinas.

Su vida está llena de sobresaltos por causa de las visitas del recolector de impuestos, quien llega en los momentos menos pensados y con frecuencia.

Usted vive cerca del gran castillo porque el noble le ha prometido defenderlo en contra de los bárbaros que anualmente saquean las propiedades, lo que el noble nunca hace ya que siempre está en alguna batalla impostergable que persigue defender su honor y su derecho a ser el rey de esas tierras.

La esposa del noble, que nada tiene que hacer, sale a pasear con frecuencia, rodeada de una numerosa corte, montados todos a caballo, por lo que al pasar por su casa destruyen buena parte de la cosecha de alimentos. Un día, el rey de otras tierras visita al noble del gran castillo, por lo que se decretan varios días de fiesta y el noble le confisca a usted sus dos gallinas para poder ofrecer a la majestad visitante una opípara cena el día de su arribo.

Afortunadamente usted se ha quedado con una docena de huevos y las dos vacas. Tres días después, llega el recolector de impuestos cobrando un impuesto especial para ofrecer la cena de despedida del real visitante, y se lleva todos los huevos.

Está usted de suerte, el noble del gran castillo ha logrado una alianza con el rey de las otras tierras, quienes reunirán sus ejércitos para combatir al rey actual y dar la corona a quien se dice es el verdadero rey, que es desde luego el señor del gran castillo.

Se hacen grandes preparativos y llegan las tropas del rey extranjero a las que se tiene que dar alojamiento, por lo que usted y su familia son sacados de su casa, a la que entran a vivir los soldados.

Usted se va al bosque, con sus dos vacas y durante unos días vive arriba de los árboles, hasta que es visto por uno de los emisarios del noble del gran castillo, quien se queda con una de las vacas para llevársela como comida para los soldados en su viaje al sitio de la gran batalla que al fin restaurará la corona real en manos de quien dice es el que tiene derecho a ella.

Los soldados se van a la batalla y usted, que anda de buenas, puede regresar a su casa, a la que encuentra casi destruida dadas las terribles costumbres de los soldados.

Con la vaca que le quedó y gran esfuerzo, usted se rehace un poco hasta que llegan las noticias de la gran batalla que el gran noble del castillo ha perdido quedando muerto en el campo de batalla. La corona real se mantienen en sus manos originales.

La esposa del noble del castillo, desconsolada ante la muerte de su noble esposo, decide dar más paseos alrededor del gran castillo y pasa por su casa una vez cada dos días destruyendo a su paso la siembra que usted había hecho.

Sin embargo, usted tiene la vaca y con ella puede alimentarse aunque muy ligeramente. Piensa usted que el mundo podía ser peor, que la dama podía salir a diario a pasear, o que podía ella decretar duelo por la muerte de su esposo para lo que se decretaría un impuesto especial.

El tiempo pasa y la intranquilidad se eleva, pues han llegado noticias acerca de la inminente llegada de las tropas del rey a quien el noble del gran castillo quería derrocar.

Un día, por la mañana, en efecto, llegan esas tropas, las del rey victorioso contra el que peleó el noble del gran castillo. Una vez tomado el castillo, sin resistencia, por parte del monarca, éste toma a la esposa del noble y le hace a ella lo que su esposo no pudo hacer por encontrarse fuera en batalla.

Usted se entera de eso, echa la imaginación a volar y se da cuenta de lo que le puede suceder a usted en los próximos días.

El rey declara su real ira contra quienes ayudaron a su enemigo, o sea, el noble del gran castillo y jura venganza. Minutos después usted recibe la visita de una comitiva de soldados quienes confiscan la única vaca que le quedaba y se retiran, no sin antes prender fuego a su casa.

Usted se va de allí en busca de otro noble con gran castillo que no se sienta con derecho al trono de esas tierras.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras