Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
3 Domingo Ordinario A (2005)
Textos de un Laico
21 enero 2005
Sección: Sección: Asuntos, Y TEXTOS DE UN LAICO
Catalogado en:


• El evangelio del hoy (Mateo 4. 14-23) contiene dos partes muy claras en su texto. En la primera de ellas se Duda de Santo Tomáshabla del retiro de Jesús a Galilea. Después del arresto de San Juan Bautista, va a Zabulón y Neftalí, con lo que se cumple lo anunciado por Isaías en la primera de las lecturas.

En la segunda de ellas, aparentemente sin relación, se narra cómo Pedro y Andrés, y luego Santiago y Juan, se unen a Jesús.

• Empecemos por la primera lectura (Isaías, 8. 23-9, 3). Habla allí de “El pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz” a lo que de inmediato añade, “Sobre los que vivían en tierra de sombras, una luz resplandeció.” Sin duda, la luz es el elemento central, la luz que llega al lugar que había oscuridad y que de inmediato es ligada a una ocasión de alegría.

“Engrandeciste a tu pueblo e hiciste grande su alegría. Se gozan en tu presencia… Porque tú quebrantaste tu pesado yugo, la barra que oprimía sus hombros…”

Es una luz que no sólo ilumina, sino que también libera al que estaba en tinieblas. Es una imagen poderosa, muy usada para hablar de Dios y con muchas connotaciones, como el poder ver, el saber por dónde se camina, el reconocer dónde se está, el saber quién está junto, el saber a dónde ir.

• Regresemos al evangelio, a esa segunda parte. Jesús camina por el mar de Galilea y ve a Pedro y a Andrés. Ambos estaban ocupados en sus labores diarias, como pescadores. Y Jesús les dijo, “Síganme y los haré pescadores de hombres.”

Estas palabras son exactamente como la luz que llega al país de las sombras, a la persona que está a oscuras y puede ahora ver.

Las palabras del evangelista son maravillosas. Inmediatamente después de que Jesús les dice eso, ambos “inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.” Para que no haya dudas, Mateo repite la historia, ahora con el caso de otros apóstoles. Dijo Jesús a Santiago y Juan lo mismo y “Ellos, dejando enseguida la barca y a su padre, lo siguieron.”

Puede verse a esos pescadores, metidos en sus labores diarias, ocupados todo el día sin otra cosa en qué pensar que lo cotidiano. Seguramente sin ser capaces de ver más allá de lo que la escasa luz de lo cotidiano permite ver. Pero resulta que repentinamente, todo se ilumina, Jesucristo que es luz llega a ellos y les hace una invitación: les dice que lo sigan.

Es una invitación que respeta la decisión de los pescadores. No los obliga. sencillamente los alumbra. Y sin titubeos, los cuatro pescadores dejan todo y le siguen de inmediato. Es tal la intensidad de esa luz y permite ver tanto, que esos cuatro le siguen sin que medie espera alguna.

La normal situación humana, quizá, hubiera dicho, ‘Sí te sigo, Señor, pero déjame acabar de arreglar estas redes y despedirme de los míos.’ Nada de eso sucede. Dejan ellos todo en ese instante, a las redes, a la barca, al padre y van a seguir a Jesús. Tal es la intensidad de lo que podemos ver cuando somos iluminados por Él.

• La lectura de Pablo en su primera carta a los corintios (1, 10-13.17) presenta un pequeño suceso de la vida diaria de una comunidad de creyentes en la que obviamente hay un problema. Dice Pablo, “Me he enterado… de que hay discordia entre ustedes… cada uno de ustedes ha tomado partido diciendo ‘yo soy de Pablo’, ‘yo soy de Apolo’, ‘yo soy de Pedro’, ‘yo soy de Cristo’.”

Con eso, la carta muestra un caso en el que la luz ha dejado de iluminar, los hombres se han cegado. A lo que Pablo propone esa pregunta, “¿Acaso Cristo está dividido?” Y es que, parece que al dividirnos y separarnos la luz deja de iluminarnos y volvemos al país de las sombras. Es como si cerráramos los ojos a la luz y quisiéramos así andar sin saber donde pisamos.

De seguro caeremos. Colocadas muy poco tiempo después de Navidad, las lecturas nos recuerdan que Jesucristo ha llegado a nosotros y que él es la luz que nos ha liberado. Él está aquí, ya, con su intensa luz y sin duda diciendo a cada uno de nosotros, “Ven y sígueme.”

Cuestión solamente de abrir los ojos de nuestra alma y no dejar que las ocupaciones diarias nos ocupen tanto que dejemos de ver la luz de Dios en Jesús.

• El salmo de este domingo resume esto con palabras preciosas, “El Señor es mi luz y mi salvación.” En la oscuridad se padecen miedos y temores, con la luz de Dios “¿a quién podré tenerle miedo?… ¿quién podrá hacerme temblar?” Reuniendo estas ideas con el salmo del domingo anterior, bien podremos este domingo expresar una plegaria que se convierta en nuestra petición diaria, “Aquí estoy, Señor, eres mi luz.”

La idea de Textos de un Laico nació en 2004: el intentar encontrar los comumes denominadores de las tres lecturas de la misa católica de cada domingo.

Del LAVALLE NACIONAL para uso del católico MEXICANO Compuesto por el Presbítero D. Julián G. Villaláin Edición Especial Herrero Hnos. Sucs. S.A. México, D.F. 1956

Devoción muy útil al acostarse.

Al acostarse escribe con el dedo pulgar en tu frente estas cuatro letras: J.N.R.J. diciendo entre tanto: Jesús Nazareno Rey de los Judíos, me preserve de mala muerte repentina.

El mismo Cristo dijo a San Edmundo que los que esto hiciesen no morirán en esa noche de muerte súbita. (Surius, Vida de San Edmundo. Devoción aprobada por la Santa Iglesia.).

Gregorio XIII (10 de abril de 1580) concede perpetuamente a los fieles un año de indulgencia por cada vez que al son de la campana en señal de elevación del Santísimo Sacramento, adoren al Divinísimo, en donde quiera que se hallen, hincados de rodillas; y dos años, si esto mismo se practica en la iglesia donde se hace la elevación. Asistiendo a la misa y diciendo al tiempo de alzar la siguiente jaculatoria: Sea alabado y dense gracias a cada instante y momento, al Santísimo y Divinísimo Sacramento; se ganan también 200 días de indulgencias, aplicables también a las almas del purgatorio (Pío VII, decreto de la S.C. de Indulgencias, 7 de diciembre de 1819).





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras