Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
50 Años, Dos Capítulos
Eduardo García Gaspar
13 abril 2005
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Si tomamos los último 50 o 60 años, la historia mexicana tiene dos capítulos claros.

En el primero de ellos, el país es autoritario, presidencialista, centralista, corporativista y todo lo contrario a lo democrático. El gobierno es reconocido y respetado en esa época por dos razones, provee estabilidad y produce aceptables tasas de crecimiento económico.

El segundo capítulo inicia en los años 70, con el mal desempeño económico del populismo y la caída de la autoridad presidencial. Y de los años 70 en adelante se desarrolla un proceso político y económico que culmina en 2000 con la elección pacífica de un presidente de oposición, un real milagro de transición de gobierno en México, nunca antes visto… y aún no valorado en su justa dimensión.

El cambio de la realidad es innegable.

Ya no hay presidencialismo, sino división de poderes. Ya no hay un partido, hay varios que participan en diferentes proporciones gobernando estados y municipios, sin ninguno de ellos ser la aplanadora legislativa de antes.

Pero también el mundo cambió, volviéndose global, es decir, yendo en contra de otra de las mentalidades del primer capítulo mexicano, el aislacionismo. México, un país cerrado, se abrió al mundo. Insisto, la realidad cambió, dentro y fuera, de lo que no hay duda alguna.

Sin embargo, hay algo que no ha cambiado a la misma velocidad, la mente de los mexicanos en general. Es decir, existe una brecha entre la realidad y la mentalidad mexicanas. Pongo un ejemplo muy claro. El presidencialismo ya no existe en la realidad, pero la mentalidad mexicana sigue creyéndolo o añorándolo al menos. Prueba de esto son las acusaciones a la presidencia de no hacer nada, sin considerar la realidad de la división de poderes.

Otra prueba, los deseos de un presidente, como los de antes, fuerte y autoritario, sin limitaciones de su poder. Otro ejemplo, menos notorio, pero también muy claro. Los partidos políticos mantienen su papel de ser opositores al partido en el poder. Ése fue su rol antes, cuando había un partido todopoderoso, pero ahora no tiene sentido. Su mentalidad no ha cambiado, saben ser oposición, pero aún no aprenden a gobernar, dialogar, ceder, negociar.

Un ejemplo más. El de los medios noticiosos. Con excepciones, pero muchos de ellos se han dedicado a la nota fácil que reporta conflictos al estilo de los chismes de celebridades y no al análisis de los asuntos. Antes, el periodismo político era de valentía, de revelar lo que la autoridad ocultaba. Ya no más.

La realidad actual pide periodismo político de análisis y explicación, no de revelaciones sensacionalistas. La idea que le propongo en esta segunda opinión es la existencia de una brecha entre la realidad y la mentalidad. La realidad es la de ahora mismo y la mentalidad es la de antes.

La realidad es la del segundo capítulo y la mentalidad es la del primero.

La fisura entre ambas ocasiona problemas que son amenazas a lo que está en proceso de construcción, la democracia mexicana y con ella el régimen de libertades ciudadanas que es necesario para tener prosperidad. Mi impresión es que, como dije, no hemos valorado el maravilloso suceso que logramos, la transición democrática pacífica.

Tenemos ese real milagro político y sin embargo, la ciudadanía en general se distrae cándidamente con el desempeño de Fox, creyendo que la democracia es haber llevado a ese hombre a la presidencia.

O se distrae con las bufonadas de López Obrador, pensando que la democracia es únicamente llevar al político más conocido al poder. Se piensa que la democracia es únicamente salir a votar y tener elecciones limpias.

En fin, todo lo que he querido hacer es proveer una ayuda para entender los sucesos mexicanos de la actualidad.

Los dos capítulos de la historia mexicana en los últimos 50 o 60 años ayudan a entender que estamos en el segundo capítulo, el de una realidad diferente, pero que nuestra mentalidad es aún en buena dosis la del primer capítulo. Reconocer que existe esa brecha es un buen comienzo para remediar el problema.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras