Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
6 Principios Electorales
Leonardo Girondella Mora
11 octubre 2005
Sección: GOBERNANTES, Sección: Listas
Catalogado en:


Las campañas electorales por el gran premio de la presidencia mexicana producen consecuencias de todo tipo —una de ellas es la emisión de promesas electorales, como si la campaña se ganara a fuerza de hacer promesas.

En uno de los sitios de Internet hay una lista de esas promesas.

Tomo esa lista de promesas de un candidato como una muestra que me sirve para proponer al final 6 principios electorales, que establecen cómo se emiten promesas de campaña y cómo ellas dañan la democracia.

Tomé la lista de “compromisos” de uno de los candidatos mexicanos. Son 50, una cantidad respetable y los agrupé en diferentes categorías.

Primero, agrupé las promesas que suenan y son atractivas. Son promesas de regalos si se vota por el candidato; ‘a cambio de tu voto te daré muchos obsequios’ —el problema es, desde luego, que no se calcula el costo de los regalos, ni de dónde saldrá el dinero. Vea usted esta serie.

• Estableceremos… el derecho a la pensión alimentaria para todos los adultos mayores de 70 años.

• Otorgaremos becas a todos los discapacitados pobres.

• Haremos efectivo el derecho… a la atención médica y a los medicamentos gratuitos.

• Garantizaremos la educación pública gratuita en todos los niveles escolares… otorgaremos becas a estudiantes… crearemos albergues-escuelas…

• Entregaremos de manera gratuita… un paquete de útiles escolares en todas las escuelas públicas…

Desde luego, la pregunta que se plantea es de dónde se sacarán los recursos para darnos a todos estos regalos a cambio de nuestros votos, porque si nos vendemos a cambio de espejitos y baratijas, debemos al menos tener la seguridad de que nos pagarán. La lista de promesas con costo usadas para comprar el voto desde una plataforma política sigue con aún más promesas de gasto, como éstas:

• … Otorgaremos créditos para el autoempleo y otras actividades productivas…

• Ampliaremos la cobertura de estaciones culturales de radio y de los canales de televisión…

• … Crearemos… 200 escuelas preparatorias y 30 universidades públicas.

• Apoyaremos la investigación científica…

• Fomentaremos la práctica del deporte…

• … Estimularemos la creación artística… y apoyaremos a músicos, pintores, escultores, escritores, cineastas, y demás creadores.

• Fomentaremos la lectura, las ferias de libros, la labor editorial, la creación de bibliotecas y archivos.

• Pondremos en marcha un programa integral de fomento agropecuario…

No se preocupe, la lista continúa. Hay aún más promesas de gasto que no sabemos cómo serán pagadas y que serán heredadas a gobiernos siguientes para que ellos se encarguen del desastre económico.

• … pondremos al alcance de la población proteínas de buena calidad a bajos precios.

• Sembraremos un millón de hectáreas de árboles maderables…

• Frenaremos la emigración de las maquiladoras mediante… incentivos…

• Mejoraremos las vías de comunicación en toda la República… pondremos en funcionamiento un… tren bala desde la capital hasta la frontera con los Estados Unidos.

• Convertiremos a las Islas Marías en un centro para el ecoturismo… pasará a ser la Isla de los Niños…

• Vincularemos el Pacífico con el Atlántico, en el Istmo de Tehuantepec, mediante la construcción de dos puertos comerciales…

• Construiremos un nuevo aeropuerto internacional en Tizayuca, Hidalgo, con la operación de un tren moderno y rápido hacia la Ciudad de México.

Todo eso cuesta y mucho. Lo mínimo razonable es preguntar de dónde saldrá el dinero para pagarlo. Ya que un gobierno no produce, sus ingresos vienen de lo que toma de los bolsillos de los ciudadanos en forma de impuestos y de lo que pide prestado.

En la lista de promesas, sólo se adivinan las siguientes formas de cubrir el costo de esas promesas; no hay cálculos financieros sólidos:

• Suprimiremos las pensiones millonarias de los ex presidentes de México.

• … no habrán servicios médicos particulares para funcionarios públicos.

• Aplicaremos una política de austeridad que reduzca… el altísimo costo del aparato burocrático. Se reducirá a la mitad el sueldo del Presidente de la República… El Presidente vivirá y despachará en Palacio Nacional… sin afectar a los trabajadores de base o sindicalizados… lograremos, a partir del primer año, ahorros por 100 mil millones de pesos…

• … No aumentarán los impuestos en términos reales ni habrán nuevas contribuciones. No se cobrará el IVA en medicamentos y alimentos…

Después, agrupé las promesas hechas, formando otro grupo, con las que muestra que el candidato quiere meterse a manejar la economía y que sabe más de negocios que sus propios dueños y más de trabajo que los propios trabajadores. Las promesas son maravillosas y la primera que reproduzco es la receta ideal para producir una recesión y elevar el desempleo:

• Garantizaremos que el aumento al salario mínimo esté por encima de la inflación.

• Modernizaremos el sector energético sin privatizar la industria eléctrica ni el petróleo… se venderán a precios justos en el país…

• Buscaremos la convergencia de la inversión pública y privada para la construcción de infraestructura, obra pública y vivienda.

• Promoveremos el desarrollo de las ramas industriales que más contribuyan a la generación de empleos directos e indirectos, así como las que permitan sustituir importaciones y reduzcan la salida de divisas.

• Aplicaremos un amplio programa de mejoramiento, ampliación y construcción de vivienda…

• Buscaremos un acuerdo con los gobiernos de Estados Unidos y Canadá para evitar que se aplique en 2008… la libre importación de maíz y frijol…

• Fomentaremos la actividad turística…

• Otorgaremos concesiones para la operación de bancos regionales, que ayuden a enfrentar el problema de la falta de créditos para el desarrollo.

Formé otro grupo, el de “pues ni modo que prometas lo contrario.” Son las promesas de lo obvio. Vea usted estas maravillas:

• Seremos respetuosos de la autonomía del Poder Legislativo…

• Otorgaremos prestigio y respetabilidad a la presidencia de la República… Representará a todos los mexicanos y será un factor de concordia y de unidad nacional.

• Mantendremos una relación de respeto con todos los pueblos y gobiernos del mundo…

• Respetaremos la libertad de expresión y credo religioso…

• Combatiremos a fondo la corrupción, la impunidad y el tráfico de influencias…

• Respetaremos la autonomía del Banco de México…

• Garantizaremos la tranquilidad y la seguridad pública…

• Impulsaremos un nuevo federalismo…

• Acataremos las resoluciones del Poder Judicial…

Y, para completar las 50 promesas del candidato, reproduzco las siguientes a las que no he agrupado —quizá el lector quiera hacerlo en su tiempo de ocio.

• Empezaremos a pagar la deuda histórica que tenemos con las comunidades indígenas…

• Daremos certidumbre a los fondos de pensiones y revisaremos la edad de jubilación sin afectar derechos adquiridos por los trabajadores.

• Definiremos una política integral para el… agua.

• Fortaleceremos a las Fuerzas Armadas… No utilizaremos al Ejército para resolver conflictos de origen social: nunca más una masacre para reprimir demandas de libertad y de justicia.

• Buscaremos que la relación con Estados Unidos y Canadá vaya más allá del Tratado de Libre Comercio e incluya la cooperación para el desarrollo. En la agenda con el gobierno de Estados Unidos, el tema principal será la migración y los derechos humanos y laborales…

• Simplificaremos el pago de impuestos…

• Reordenaremos la deuda pública…

• Resolveremos en definitiva la cuestión del Fobaproa y otros hoyos negros…

• Como se hizo en el Distrito Federal… el Presidente de la República se someterá al principio de la revocación del mandato…

LOS PRINCIPIOS GIRONDELLA

Lo que he hecho es tomar una lista de promesas electorales, no importa de quién sean, para demostrar, como segundo paso,los siguientes puntos —a los que con total falta de humildad llamaré Principios Girondella:

1. Conforme se eleva la competencia electoral se eleva el número de promesas de los candidatos; si un candidato emite una lista de 20 promesas, otro candidato lanzará una lista de 50 y el siguiente una de 100.

2. Conforme se eleva el número de promesas se acaban los terrenos políticos y económicos y las promesas comienzan a invadir el terreno personal; el candidato que ha prometido una política económica de crecimiento, ahora promete parques, centros de diversión y regalos de útiles escolares.

3. Conforme se eleva el número de promesas, inician su aparición las promesas de lo obvio; el candidato que ha prometido simplificar los impuestos, ahora promete respetar la ley y la libertad de prensa.

4. Conforme se eleva el número de promesas, se terminan las consideraciones financieras y de presupuesto; el candidato que ha prometido estabilidad económica, ahora promete becas, pensiones, subsidios, construcción de casas.

5. Conforme se eleva el número de promesas, inicia la ignorancia económica; el candidato que ha prometido mejorar el crecimiento de la economía, ahora promete elevar el salario mínimo por encima de la inflación.

6. Conforme se eleva el número de promesas, se dejan de considerar las maneras en las que esas promesas serán logradas y todos los candidatos terminan por parecerse y ser indistinguibles unos de otros.

Finalizo con una consideración que me parece básica. Las diferencias entre los políticos no vienen tanto de lo que prometen realizar sino de las maneras en las que lo piensan hacer. Los criterios que el ciudadano usa para emitir su voto no son las promesas electorales sino las estrategias para realizarlas.

Es muy difícil distinguir entre un socialista y un liberal cuando sólo se ven sus promesas esenciales, pero es muy sencillo diferenciarlos cuando explican cómo piensan volverlas realidad. Mientras esto no se entienda, la democracia será la puerta por la que legítimamente entren la demagogia, la ignorancia y los sueños dictatoriales.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.


2 Comentarios en “6 Principios Electorales”
  1. armando Dijo:

    no es objetivo, muestra ideologia tendenciosa y acritita, justifica un estado depredador. NOTA DEL EDITOR: es cierto, esas promesas electorales no son objetivas, son tendenciosas y acríticas y conducen a un gobierno que esclaviza a sus ciudadanos.

  1. Contrapeso » La Misma Gata de Siempre




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras