Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
A Todos Los Socialistas
ContraPedia ContraPedia
8 junio 2005
Sección: Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en: ,


ContraPeso.info agradece a Tech Central Station la gentil cortesía de traducir y publicar este artículo de Carlos A. Ball, editor de AIPE, una organización de noticias en español basada en Florida y Adjunct Scholar en el Cato Institute.

El tema de Ball es Hayek, el autor de El Camino a la Servidumbre, esa obra de tan grande trascendencia y que explica tantas cosas de América Latina, que el autor trata en una de las partes de su columna.

El 10 de marzo de 1944, cuando Friedrich Hayek publicó The Road to Serfdom, el siglo 20 parecía muy avanzado en su trayectoria para ser el apogeo del colectivismo. Hayek nació en Viena en 1899, y cuando adolescente podía viajar a casi todas partes sin pasaportes, visas, ni permisos de trabajo.

Imperios y reinos eran la regla aún, pero el libre comercio bajo el liderazgo británico y el estándar del oro significaban gobiernos pequeños y libertad real personal para una gran proporción de la población del mundo occidental. Pronto cambiaría todo esto la concentración del poder en manos de los políticos, por causa de las dos guerras mundiales, guiados por los socialistas fabianos del Reino Unido y por el New Deal en los EEUU.

Hayek fue invitado a la London School of Economics en 1931 y adoptó la ciudadanía británica en 1938. Esa institución se mudó a Cambridge durante la II Guerra Mundial y fue allí que escribió su libro, dedicado a “los socialistas de todos los partidos”, el que muchos consideran ser el punto de inflexión en la corriente contra el socialismo.

El estado benefactor moderno había evolucionado desde la Alemania de Bismarck, con la regulación de la empresa privada, la intervención del gobierno en la vida de las personas y el desarrollo de la cobertura estatal de salud y planes de pensión.

Hayek argumentó, para la desesperación de la intelligentsia, que el Nazismo, lejos de ser un movimiento extremista, era realmente la “culminación de una larga evolución de pensamiento… colectivismo puro libre de toda traza de la tradición individual.”

En palabras de Hayek:

“El socialismo democrático, la gran utopía de las pocas últimas generaciones, no sólo es imposible de lograr; esforzarse para tenerlo produce algo tan diferente que pocos de quienes ahora lo desean estarían preparados para aceptar las consecuencias… las ideas de justicia social, mayor igualdad y seguridad… son los objetivos últimos del socialismo… [Pero] el socialismo significa la abolición de la propiedad privada, de la propiedad privada de los medios de producción y de la creación de un sistema de ‘economía planeada’….”

En América Latina hoy, el aparente éxito del socialismo y la ruidosa denuncia del capitalismo y la globalización, es la culminación del movimiento hacia el colectivismo logrado por ambos, los Social-Demócratas y los Social-Cristianos durante las últimas décadas.

Correctamente, Hayek creyó que incluso dentro de una relativamente suave forma de socialismo, el amor por la libertad se extingue. Hoy, los Social-Demócratas y los Social-Cristianos de la región están siendo desplazados por extremistas como Chávez, Kirchner y Lula, quienes esperan que a estas fechas la población haya olvidado lo que realmente significa la libertad individual.

Únicamente 2,000 copias de la primera edición fueron publicadas en Inglaterra. Hayek pidió ayuda entonces a su amigo y colega, Fritz Machlup, economista austriaco, trabajando en Washington, para tratar de publicarlo en los EEUU. Hubo escaso interés y un editor dijo que era “inadecuado para publicación.”

Finalmente fue publicado por la Universidad de Chicago y Henry Hazlitt escribió una gloriosa crítica para el New York Times Book Review, declarando que

“Friedrich Hayek ha escrito uno de los libros más importantes de nuestra generación… Es un extraño golpe de ironía que la gran tradición liberal británica, la tradición de Locke y Milton, de Adam Smith y Hume, de Macaulay y Mill y Morley, de Acton y Dicey, encuentren en Inglaterra a su más hábil defensor contemporáneo —no un nativo inglés, sino un exiliado austriaco.”

Poco después una versión condensada del libro fue publicada en las primeras 20 páginas del ejemplar de abril de 1945 en el Readers’ Digest, con una circulación de 8 millones, de los que 1.5 millones iban a soldados americanos. Pero las autoridades de la Ocupación Aliada en Alemania no permitieron la publicación de The Road to Serfdom en ese país, para no ofender así a los soviéticos.

Más tarde, Hayek dijo:

“Después de la publicación de The Road to Serfdom, fui invitado a dar muchas conferencias. Durante mis viajes en Europa y también en los EEUU, en casi todo lugar encontré a alguien que me dijo que estaba totalmente de acuerdo conmigo, pero que al mismo tiempo se sentía muy aislado en sus opiniones y que nadie con los que podía hablar, hablaban de esto. Esto me dio la idea de reunir en un solo lugar a esas personas, cada una de las cuales vivía solitariamente. Y por un golpe de suerte fui capaz de obtener dinero para lograrlo.”

En abril de 1947, 39 economistas, gente de ciencias políticas, historiadores y periodistas se reunieron en los alpes suizos, en Mont Pèlerin, para discutir las amenazas a la libertad.

Entre ellos estaban: John Davenport, S. R. Denninson, Aaron Director, Walter Eucken, Milton Friedman, F. A. Harper, Henry Hazlitt, Albert Hunold, B. de Jouvenel, Frank H. Knight, Fritz Machlup, Ludwig von Mises, Michael Polanyi, Karl Popper, Leonard Read, Lionel C. Robbins, Wilhelm Roepke y George Stigler.

Nació así la Mont Pèlerin Society bajo el liderazgo del profesor Hayek, quien recibiría el Nobel en Economía en 1974. Vivió para ver el colapso de la Unión Soviética y murió en 1992.

La última vez que vi al profesor Hayek fue en una reunión de la Monto Pélerin Society en el Queens’ College en Camdridge, en 1984, cuando estábamos celebrando el 40 aniversario de The Road to Serfdon y también la obra 1984 de George Orwell.

Para escribir esta columna, he estado releyendo el volumen que él me autografió en esa ocasión.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras