Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Alicia López
 
28 julio 2005
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Contrapeso.info present aun texto de Ricardo Valenzuela, a quien se agradece el permiso de publicación.

“Preocúpate de conseguir lo que te gusta, o te verás forzado a gustar lo que tienes. Donde no hay ventilación, el aire fresco es declarado insalubre. Donde no hay religión la hipocresía es de buen gusto. Donde no hay conocimiento la ignorancia es declarada ciencia.” George Bernard Shaw

Ante el horizonte político amenazando con devorarnos, los próximos meses deberán ser de un debate nacional de gran altura en el cual, con honestidad y valentía, se identifiquen y “se acepten” los verdaderos problemas del país, lejos de la demagogia, de miradas miopes, y sobre todo, de los intereses de la clase política y sus cómplices: sindicatos, intelectuales, maestros, burócratas, y por supuesto, nuestros mercantilistas empresarios.

Porque ésa, es la única forma de iniciar su dolorosa solución la cual, es responsabilidad de todos.

Ante ello, se me reclama el que sólo me dedique a señalar la avalancha de problemas nacionales. Se me compara con el filosofo deprimente, Arthur Schopenhauer, famoso por una visión del hombre y de su mundo que definía con frases como:

“El hombre inventó la sociedad para convivir con otros, porque no podría soportarse a si mismo” y “El estado no es más que el bozal para domesticar ese animal carnicero, el hombre, y lograr tenga aspecto de herbívoro.”

“Me dicen que abra los ojos y contemple las bellezas que el sol alumbra; que admire sus montañas, sus valles, sus torrentes y no sé cuantas cosas más. Pero entonces, ¿el país no es más que un lindo escaparate? Ciertamente el espectáculo es espléndido, pero en cuanto a representar algo que inspire, eso es otra cosa.”

Continuaba,”Nuestro mundo civilizado no es más que una mascarada donde merodean caballeros, curas, soldados, doctores, abogados, sacerdotes, filósofos, redentores, pero no son lo que representan, sino sólo la mascara bajo la cual, por regla general, se esconden bandidos y especuladores.”

Muchos piensan que el mundo descrito por Schopenhauer, es tan cierto como triste y ausente de esperanza. El autor, siempre provoca opiniones polarizadas. Nos invita a conocer la realidad del ser humano y del mundo, en un viaje a través de la tristeza, la desolación y una exhortación a no esperar nada.

Ello, nos pueda hundir en un mar de tristeza y desesperanza, pero es sólo la especial noche oscura de su obra, tan necesaria para que resuene la auténtica esperanza de una existencia más profunda, incondicionada y libre. La alegría de un bello amanecer.

Mi actitud de crítico, además de su papel en una sociedad libre, tiene profundas raíces, y sobre todo, me adjudico la autoridad puesto que no soy de los “intelectuales mexicanos” que nunca han sabido lo que es pagar un sueldo, batirse en ese remedo de mercados que rigen en nuestro país y en muchos casos, enfrentar los abusos de gobiernos que arrebataban al hombre el fruto del trabajo de toda una vida.

Yo me formé en los llanos de los ranchos ganaderos de Sonora y en el fragor de la batalla, en la cual, he ganado y he perdido, en grande, y aceptando mi responsabilidad, no claudico, porque tampoco no soy parte de aquellos pobres espíritus, amogotados en esa zona gris, que nunca han conocido victoria ni derrota.

Finalmente, yo no pertenezco la “filosofía de profesores” como ocurría en tiempos de los sofistas, cuando el sincero afán de conocimiento, fue sepultado por la dependencia económica del estado. No es posible ser filósofo o pensador a sueldo.

Por ello, cuando escucho al líder del senado perredista, arremeter contra el PAN por la celebración del dos de julio argumentando la democracia nació con la revolución, se burla cruelmente de los mexicanos.

Cuando escucho a Roberto Madrazo afirmar su partido acepta la liberación de Raúl Salinas puesto que, siempre ha respetado y defendido el estado de derecho, eso es burla más insulto.

Cuando veo a los políticos, ofendidos negar las afirmaciones de corrupción en el país, algo no rima.

Cuando escucho a López Obrador, prometiendo un tren supersónico del DF a Nueva York y Disneylandia en las islas Marías……..se le reventó el cincho y la montura le resbala por el lomo.

Cuando me entero de la liberación de Raúl Salinas luego que, no se le pudo comprobar la participación en el asesinato de su cuñado y cortésmente le dicen; “sentimos mucho el error cometido y la década mutilada a su vida.”

Y por otra parte, en casos como Tlatelolco 1968, Pemexgate, los videos del Peje, los saqueos residentes en el FOBAPROA, los del IMSS, sus autores no sólo siguen libres, sino todavía incrustados en los cuadros del poder… se nos desgorretó el macho y regreso a Schpenhauer:   “No hay que desesperar ante lo absurdo cuando no se refuta; porque es imposible quede eternamente consolidado.

Llegará el momento que se meditará y se juzgará con sentido común de suerte que, transcurrido el tiempo, la gente llegará a comprender lo que el espíritu lúcido detectó primero. Hay que tener paciencia, porque alguien con un rayo de luz entre personas que viven en tinieblas, es similar al hombre cuyo reloj marcha bien, en una ciudad en donde todos los demás están descompuestos.

Él sabe la hora exacta; pero ¿qué importa? Todo el mundo se guía por los relojes que marcan la hora fatal, aun los que saben que sólo el primero da la verdadera.”

Pero yo quiero pensar esos absurdos que todavía rigen a nuestro país y por los que, mis señalamientos molestan, son provocados por los hombres carnívoros descritos por Schpenhauer.

No quiero pensar que continuamos caminando en medio de las tinieblas con relojes descompuestos, puesto que yo prefiero luchar contra la maldad que contra la ignorancia. Porque lo diabólico triunfa pero no conquista. Mientras que en contra de la ignorancia, hasta los dioses luchan en vano.

Pero además, gran parte de lo diabólico que el mundo sufre es provocado por esa ignorancia y las buenas intenciones son aun más letales, cuando emanan de mentes petrificadas.

Si durante los próximos meses privan las dementes luchas de poder, el orgullo y dignidad mal entendidos, pero tan utilizados, el barrer la basura bajo la alfombra, estaremos disparando el tiro de gracia. Y yo no quiero un desenlace como el de Schpenhauar quien, al final de su vida, afirmaba preferir la compañía de su perro y se avergonzaba de ser alemán.

Porque el ignorar las cosas fáciles es un error, pero hacerlo con los problemas graves, es la muerte segura, y éste proceso que nos aguarda, sí es la última llamada.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras