Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Aritmética y Política
Eduardo García Gaspar
20 abril 2005
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La causa de los grandes errores es generalmente algo oculto, poco notable por causa de la gran visibilidad de las equivocaciones mismas. Encontré datos que mostrarán eso precisamente, en el caso concreto del mal desempeño del gobierno actual en México.

Obtuvo Fox en 2000 casi 16 millones de votos, el 42.5% que hizo posible la presidencia. Pero cerca de 2 millones de esos votos por Fox se fueron a candidatos no del PAN en el congreso. Según, José Woldenberg, “si los votantes por el presidente electo hubieran votado en bloque, entonces Fox hubiera tenido mayoría en la Cámara de Diputados.”

México habría sido en extremo diferente si esos votos se hubieran ido al PAN. Pero no fueron dados a ese partido y ésa es la realidad que debía haberse aceptado. No valen las especulaciones, ni las lamentaciones.

Mi punto es que el presidente no consideró esa realidad innegable: ningún partido tiene mayoría legislativa y por eso, de querer lograr las necesarias reformas, es necesario contar con el acuerdo de al menos uno de los tres grandes partidos mexicanos, PRI, PAN, PRD.

Sí, también Fox debía cultivar las relaciones con su propio partido. ¿Qué pensó el presidente? No lo sé.

Lo que sabemos es que no pensó en la opción realista de buscar buenos tratos con los demás partidos. Lo sabemos por su continua crítica a las administraciones pasadas, del PRI, para sobre eso vender la idea de su mejor gestión. No había necesidad estricta de hacerlo, pero lo hizo.

Significa que no buscó alianzas, al contrario. Grande y muy serio error de base. Pero no sólo él cometió esa equivocación. También la cometió su propio partido, el PRI y el PRD.

De este último, no me extraña pues más que un partido es un club de personas en busca del poder para implantar su utopía socialista por medio de la agitación que ocasionan las bufonadas de su más popular miembro.

Tenemos, por tanto, una situación interesante: la estructura del legislativo mexicano es tan fragmentada que para actuar necesita negociar. Y no hubo tal negociación, al menos hasta ahora. Y tampoco la habrá por causa de las elecciones presidenciales muy próximas.

Nos lleva esto a intentar encontrar la razón de esa falta de negociación para acuerdos. Ninguno de los partidos podría lograr nada por sí mismo y ninguno de ellos tomó iniciativas para hacerlo. ¿Por qué?

Debe haber varias razones, pero podré énfasis en una de ellas solamente: los miembros de la clase política nacional poseen un promedio muy pobre de miras e ideas. Los hechos demuestran que sus intereses de partido están por encima de su vocación de servicio a los ciudadanos a quienes gobiernan.

En otras palabras, son gente en general mediocre y de escasas luces. Lo que nos lleva a preguntarnos de nuevo, ¿por qué? Son de escasas luces, me parece, porque no han vivido hasta ahora dentro de un sistema democrático de división de poderes y no saben qué hacer bajo estas circunstancias.

Antes, su labor era sencilla, su papel entero era de oposición. Todo lo que tenían que hacer era oponerse a lo que el PRI deseaba. No saben hacer otra cosa que decir no.

El PRI, ahora fuera de la presidencia, sólo tiene una referencia, la de la oposición de antes y por eso también dice no a todo. Tenemos, por tanto, una situación fascinante: los miembros de la clase política mexicana no saben trabajar bajo un sistema democrático, ignoran cómo negociar, ceder, acordar. Todo lo que saben decir es “no” obedeciendo las instrucciones de la cabeza de su partido.

Consecuentemente, el origen de la serie de errores de los políticos mexicanos es su falta de experiencia para trabajar bajo un sistema democrático que requiere acuerdos. El poder del presidente ha sido acotado extraordinariamente y no es lo que era en el sistema de partido de estado en el pasado.

Ninguno de los partidos, ni Fox, parecen haberse dado cuenta de ese gran cambio en México y siguen creyendo que las cosas se hacen como antes, por medio de la imposición… cuando ahora deben hacerse por medio de la negociación.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “Aritmética y Política”
  1. Servando Dijo:

    Aparte de no haber integrado un grupo de colaboradores eficaz, y de no tener uno(os) verdaderos operadores politicos sagaces, el presidente Fox, ha sido efectivamente un mal negociador.
    Inició con algunas amenazas (presiones)más o menos veladas,a los pristas para lograr su apoyo, pero luego le tomaron la medida, y finalmente ni los perjudicó (razones habia de sobra, recordemos el pemexgate)y estos mañosos PRIstas, consiguieron la exhoneración, sin dar su apoyo.
    Ahora cuenta con ellos para algunas cosas y para otras no.
    El desafuro es una mala estrategia, de donde los beneficiados serán los PRIistas, porque les parece cercano el retorno.
    Es dificil saber que es más peligroso si el ascenso del PRD o el retorno del PRI, que parece no bien valorado.
    A estas alturas las cosas están indebidamente e inecesariamente complicadas.
    Y los ciudadanos de Acámbaro, nomás milando.
    Como suspiramos por un Adolfo Suaréz mexicano.

    Lástima margarito, casi lograbamos el premio.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras