Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Camiseta con Logotipo
Eduardo García Gaspar
20 julio 2005
Sección: FAMOSOS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La camiseta del Che Guevara, viviendo una cierta popularidad desde hace algunos años, me puso a pensar cuando se la vi puesta a un estudiante. Le pregunté la razón de llevarla y sus palabras no tuvieron sentido.

Pero, la realidad era innegable. Ese joven la podía llevar puesta en una sociedad libre, pero lo contrario no podría suceder.

No me imagino que en la Habana pueda uno de sus habitantes llevar puesta la imagen de, digamos, Milton Friedman, ni de Adam Smith. Guevara, convertido en artículo promocional, causa gracia y en más de uno ha provocado una amplia sonrisa. Tenemos además esa película, la de Diarios de Motocicleta y las biografías que aparecieron desde 1997.

En fin, es el caso de una figura con dos lados, la de su explotación comercial y la de su realidad, siendo la primera la que prevalece… incluyendo la aparición de la famosa fotografía en cuanta marcha de izquierda se encuentre usted.

Total, el mito se ha puesto de moda. En un artículo reciente, Álvaro Vargas Llosa nos da algunos datos interesantes, con citas de escritos del personaje (y que traduzco del inglés).

Guevara escribió cosas como éstas, “…odio como elemento de lucha… el que empuja al ser humano más allá de sus limitaciones naturales, haciéndolo una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar.”

En una carta a su madre, escribió, “Fue muy divertido, con bombas discursos y otras distracciones para romper la monotonía en la que estaba viviendo.”

Al arribar a Cuba escribió, “Aquí en la selva cubana, vivo y sediento de sangre.”

Durante la lucha contra Batista, asesinó o mandó ejecutar a veintenas de personas, señala Vargas Llosa, usando a veces ejecuciones falsas como método de tortura. Después de matar a un sospechoso según él, escribió, “terminé con el problema con una pistola calibre 32 en el lado derecho de su cabeza.”

Daba instrucciones de “Si tienen dudas, mátenlo.”

Estuvo a cargo de la prisión La Cabaña, donde en días hábiles, por las noches se realizaban las ejecuciones. Un testigo presencial habla de haber visto docenas de ejecuciones. Los estimados varían desde menos de 200 hasta 700 ejecuciones bajo el mando de Guevara.

Otros recuentos hablan de 2,000 ejecuciones. En Sancti Spiritus, después de tomar la ciudad, en 1958, impuso regulaciones de actividad sexual, de consumo de alcohol y de juego. La mente trastornada le hizo crear la idea, más adelante, de estar creando un “nuevo hombre.”

Hoy le llamaríamos un fundamentalista extremo, empeñado en imponer por la fuerza el colectivismo y llamando “contrarrevolucionario” al que “ha cometido crímenes contra la moral revolucionaria.”

Esos eran los religiosos, los homosexuales, los disidentes, todo el que se opusiera a sus instrucciones. Su adoración por la URSS era absoluta, al menos hasta la última parte de su vida, cuando pensó que los soviéticos eran demasiado suaves. Cuando estuvo a cargo de la economía cubana, ella fracasó totalmente.

Antes había predicho que tendría un ingreso per cápita mayor al de EEUU. La URSS tuvo que subsidiarlos con unos 65 mil millones de dólares al año, los siguientes 30 años. Fue parte activa de la exportación de la guerrilla en Dominicana, Nicaragua, Haití y otras partes, incluyendo el Congo y Bolivia, siempre fracasando.

¿Cómo pueden venderse artículos como tazas, playeras y hasta jabones con la imagen de Guevara?

Una explicación es la moda, eso que hace imitarnos sin mucho sentido unos a otros. Otra es ignorancia plena. Pero existe al menos otra, que es el descubrimiento de un diseño o logotipo que identifica a quienes usándolo desean ser vistos como de izquierda.

No socialistas propiamente, sino de la izquierda extrema, violenta, fanática que echa de menos a la URSS y que quiere mostrar su anti-norteamericanismo. El fenómeno del Che Guevara, insisto, tiene su gracia.

Muchos de quienes lo reconocen no tienen idea de quién fue y no saben porqué lo llevan en una prenda de vestir. Y es así que se ha convertido en un logotipo, no diferente a los de las marcas globales. Un buen material para películas y una muestra de ignorancia.

POST SCRIPTUM

El 18 de julio, The Economist reportó que

“… After flirting with armed struggle for fewer than ten days in 1994, the Zapatistas, a revolutionary front in the southern state of Chiapas, decided to lay down their arms (more or less) and become a lobbying group for Mexico’s oppressed, especially Indians… Mr Marcos, who seems to view himself as a modern Che Guevera, is often applauded for highlighting the plight of Mexico’s indigenous population. He is also brilliant at PR, having kept the illusion of a guerrilla war going without actually having to fight…”

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras