Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Castro de un Lado
Eduardo García Gaspar
27 abril 2005
Sección: Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Hace poco apareció información sobre Cuba. Castro duplicó el sueldo mínimo de casi 2 millones de personas. Antes ganaban poco más de 4 dólares al mes y ahora algo más de 9.

Igualmente antes había elevado pagos a viudas, ancianos, madres solteras, según el Wall Street Journal del pasado 21 de abril. Según la nota, el salario promedio en la isla es de unos 12 dólares al mes.

Son cifras que no pueden tomarse literalmente, ya que el gobierno cubano otorga a la mayoría servicios sin costo de vivienda, educación y salud. Y los servicios públicos están subsidiados fuertemente. Es claro que han llegado fondos al gobierno cubano y se señala que vienen de Venezuela y China.

La noticia es muy ilustrativa del tipo de gobierno que se llama benefactor, destinado por diseño a intentar atender todas las necesidades de la gente desde que nace hasta que muere.

Lo puede realizar en el monto en el que el gobierno tenga fondos y Cuba ahora los tiene, suficientes como para pagar los más de 40 millones de dólares que significa la elevación del salario mínimo a 9 dólares… lo que tiene buena posibilidad de elevar la inflación en caso de no existir un aumento de bienes, y tener por eso escaso efecto neto de beneficio.

En el fondo la información muestra al estado benefactor, muy necesitado de dinero y muy dado a dar “sin costo” servicios de vivienda, salud, educación, transporte, pensiones y demás. El sistema de estado benefactor de la isla es perfecto, pues da al gobierno el poder de decidir a quién le da esos servicios y a quién no. Muy conveniente para mantener a la disidencia al menor nivel posible y a la democracia lo más alejada que se pueda.

Desde luego los servicios no son gratuitos. Todos cuestan y un estado benefactor necesita mucho dinero. Por eso paga poco a los trabajadores, esos 12 dólares de salario promedio. El resto del sueldo que los trabajadores recibirían en un sistema libre, se lo queda el gobierno y con eso reparte favores y premia lealtades.

Diga si hablaría usted mal del que lo puede sacar de su casa o despedir del trabajo. En el sistema opuesto, quien trabaja obtiene el dinero y le sirve para decidir comprar la casa en la que vivirá, que será suya, de nadie más. Y si no le gusta su patrón, hay otros para los que puede trabajar, no uno sólo que lo pueda poner en una lista negra.

Son dos maneras muy diferentes de entender la misión de un gobierno. El estado benefactor crea dependencia del ciudadano en el gobierno.

Un sistema libre, por el contrario, crea ciudadanos independientes, que se valen por sí mismos. Los dos gobiernos cuestan, pues nada hay gratuito. El gobierno más barato es el de una sociedad libre y, naturalmente, el más caro es del gobierno benefactor.

Un estado benefactor tiene que repartir muchos favores, premiar lealtades, proveer muchos servicios… y va a cobrar todo eso de alguna manera. Habrá allí impuestos muy altos, o ingresos muy bajos, o servicios malos, o todo eso. Por esa razón, el gran proveedor de servicios es uno sólo, sin competencia.

Esta información de Cuba y el recordar lo que es un estado benefactor tiene importancia para México, una importancia inmediata.

En la página 78 del libro “Un proyecto alternativo de nación”, se propone que el gobierno mexicano bajo la presidencia de López Obrador, “… debe concebir como ideal la protección de las personas a lo largo de su vida, garantizando el derecho a la alimentación, al trabajo, la salud, la educación y la vivienda.”

Exactamente la misma idea esencial ilustrada en Cuba. Visto en conjunto lo que he expuesto, ello forma un buen dato. Los electores mexicanos deben saber esto y decidir si desean que el gobierno mexicano se dirija en la dirección del gobierno cubano o no.

El modelo de gobierno de López Obrador tiene metas que son muy claras y están en blanco y negro en su libro.

Usted puede leer esa cita, en esa página, casi al final. Todo lo que he querido hacer en esta segunda opinión es ofrecerle un dato duro y sólido, información para que usted la use al pensar su voto en 2006. A lo que añado una breve reflexión: me parecería de mucho mayor provecho estar enterado de datos como éste que del último chisme acerca del desafuero.

Y esto es algo que los medios deben entender, pero también los ciudadanos. Votar sin estar informado es una irresponsabilidad.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras