Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Colectivismo y Liberalismo
Eduardo García Gaspar
8 abril 2005
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


Si se pudieran determinar dos o tres de los más serios asuntos, todos ellos serían sin duda confrontaciones de ideas y una de ellas es a la que quiero dedicar esta columna: el antagonismo entre las ideas colectivistas y las liberales.

Unas enfatizan a los grupos y sectores de seres humanos y los otros a las personas individuales.

Es la lucha intelectual entre liberales y socialistas y ella no ha terminado con la caída de la URSS. Al contrario. Está aún vigente.

Por ejemplo, una columna de Pete du Pont en el Wall Street Journal (marzo 21) trata el tema. Lo hace contrastando la mentalidad liberal de países como Polonia, Irlanda, Dinamarca y la República Checa con la filosofía colectivista de Francia, Alemania y el gobierno de la UE en Bruselas.

Escribe que el enfrentamiento de ideas se da entre las políticas de liberalizar, descentralizar, desregular y privatizar, y las nociones de regular, controlar, centralizar y estatizar. La UE no es el único lugar en el que se da ese choque de ideas.

En los EEUU, los demócratas representan a las ideas colectivistas en una variedad de gradaciones, mientras los republicanos son los partidarios de las ideas liberales. Y en el resto del mundo sucede lo mismo con algunas variaciones.

Por ejemplo, en América Latina existen las dos ideas, pero ha predominado la colectivista. El asunto es vital, porque al final lo que hacemos es el resultado de las ideas que tenemos… aunque no nos demos cuenta de ello. Lo que digo es que somos seguidores de ideas de autores de libros que jamás hemos leído.

Si, por ejemplo, alguien sostiene ideas colectivistas, él sigue ideas de Rousseau, Saint-Simon, Helvetius, Marx y otros pensadores cuyas obras probablemente no ha abierto. Lo mismo va para los liberales y autores como Mariana, Vitoria, Smith, Montesquieu. Mises, Hayek.

Para los colectivistas, el gobierno es una fuerza benefactora en la sociedad, en la que puede confiarse la tarea de lograr la felicidad social… exactamente lo contrario de los liberales, para quienes la persona libre es la fuente y razón de la prosperidad.

El tema político mundial se resume en el planteamiento de esas dos maneras de pensar y de entender al mundo. Hay variaciones y puntos grises en las discusiones y propuestas de ambas escuelas de pensamiento, pero en esas posiciones se concentra la discusión esencial. ¿Cuál de ellas es la correcta?

Aún logrando una respuesta racional, la discusión no terminaría. Ninguno de los dos bandos estaría dispuesto a ceder sin presentar una muy prolongada defensa. Pero hay evidencias que prueban la bondad de uno de esos bandos. La prosperidad ha sido mayor donde han predominado más dosis de liberalismo.

Los razonamientos económicos se inclinan más por el liberalismo también. Y, si uno cree en la dignidad de la persona, la inclinación intelectual será la de admitir mucho más al liberalismo que al colectivismo. También, el reconocimiento de la democracia inclina la balanza del mismo lado.

Pero, repito, incluso con evidencias y razones favoreciendo al liberalismo fuertemente, el enfrentamiento no cesará. Las tesis colectivistas se sostendrán en buena parte por una razón escasamente racional, la inercia gubernamental de la historia humana. La fuerza de tantos siglos de gobiernos grandes y de autoridades todopoderosas no podrá desaparecer en pocos siglos.

Friederich Hayek lo mencionó hace tiempo: el socialismo es una fuerza de costumbre arraigada desde tiempos inmemorables que llama a ver el presente solamente. El colectivismo, en otras palabras, es más una costumbre que un razonamiento. Más un hábito que algo meditado y pensado intencionalmente.

Más una emoción que una reflexión. Por esto, la discusión no terminará pronto. Un argumento racional no puede frenar pronto a una costumbre instintiva. El liberalismo necesita tiempo para ir gradualmente sustituyendo al colectivismo y eso no será inmediato.

En el mientras tanto, la confrontación seguirá y todos seremos testigos de ella en las acciones de los gobernantes, los que pueden sucumbir a sus instintos o actuar racionalmente.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras