Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Conducta y Ejemplo
Eduardo García Gaspar
4 abril 2005
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Se mantiene en los EEUU es escándalo en el béisbol por el uso de esteroides en algunos de sus jugadores, una conducta ante la que las autoridades de ese deporte parecen haberse comportado poniendo la mirada en otro lado.

La esencia del asunto es que una serie de jugadores considerados ejemplos de buen desempeño han mentido y con ello dado ejemplo de lo que no debe hacerse. Otro suceso, en el futbol, es digno de notarse.

En el partido Mallorca contra Sevilla, un mediocampista fue golpeado por un defensa. Juan Arango recibió una agresión realmente fuerte por parte de Javier Navarro. Tan dura que tuvo espasmos. Otro caso de una conducta que es lo opuesto a lo que debe esperarse en jugadores que son vistos y admirados por los aficionados.

Los dos ejemplos son, en opinión, mía, muestras de una tendencia general en el deporte, admitiendo conductas reprobables con cada vez mayor frecuencia y que tienen como resultado la difusión de actos reprobables a los que no se les califica como tales.

Jugadores que no merecen seguir jugando son mantenidos en el espectáculo. La corrupción de algunos árbitros en Alemania es otro de esos ejemplos de conductas reprensibles dentro del deporte.

Lo que digo, en otras palabras, es que lo que en la cancha sucede, tiende a repetirse fuera de ella. Cuando un jugador admirado comete un acto reprochable, ese acto se vuelve permitido para el espectador. Los hooligans ingleses son un buen ejemplo de lo que digo.

Una estadística inglesa muestra eso: en 1979 en las ligas del Reino Unido hubo menos de 100 tarjetas rojas contra unas 450 en 2002. En los años 40 y 50, había menos de 30 expulsiones anuales.

Contaba un real aficionado a futbol que uno de los más famosos jugadores mexicanos, célebre por su censurables conductas, fue castigado no hace mucho con una transferencia a un equipo menor, pero regresó por presión comercial y pública: se le consideró demasiado buen jugador para ser puesto de lado por sus violaciones a las reglas de buen comportamiento.

El punto es obvio. Las audiencias deportivas son en gran proporción juveniles, etapa de la vida con una conciencia aún no desarrollada.

Y son ellas expuestos a espectáculos que no castigan las faltas a las reglas y demasiadas veces las fomentan celebrando engaños al árbitro y falta de respeto a la autoridad. La transmisión del mensaje es nítida para esas audiencias. El deporte, sin duda, no debe ser él único lugar en el que eso suceda.

Hace ya tiempo, por ejemplo, un columnista norteamericano se quejaba de las temáticas de las películas de su país, las que habían cambiado notablemente de exaltar valores tradicionales a recrearse en vicios a los que terminaba por exhibir sin juicio.

Un amigo externó la misma opinión con el cine mexicano, mencionando los ejemplos concretos de las películas de El Santo que solían terminar con una moraleja y las actuales en las que lo vituperable es exhibido normalmente.

Para terminar, me parece lógico señalar a dos personajes que juegan los principales papeles en estos sucesos. Uno es el aficionado y el espectador, expuestos a una serie de mensajes reprobables y en quien recae la responsabilidad de reconocerlos como tales. Este personaje tiene la responsabilidad de hacer juicios de valor sobre lo que ve.

El otro personaje es quien es responsable de realizar los espectáculos y en quien recae el compromiso moral de hacerlo constructivamente. Es el papel más difícil y no significa cancelar en el extremo las obras de Shakespeare por contenidos violentos, pero sí al menos considerar que hay cosas que no pueden exaltarse como conductas ejemplares.

El tema es complejo si se desea analizar las causas y proponer los remedios. Sin embargo, es de gran ayuda el reconocer que sí existe este problema, el de espectáculos que los que conductas reprobables son promovidas como ejemplos a seguir por parte de audiencias aún inmaduras. Reconocerlo sería ya un adelanto.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras