Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Confianza en el Futuro
Eduardo García Gaspar
12 abril 2005
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Los sucesos políticos de México, desde que se han declarado abiertas las carreras por la presidencia, evidencian una seria resquebrajadura en la forma de razonar de los gobernantes y que en palabras sencillas se llama falta de prudencia.

Tan simple es esta idea que escapa a las ocupadas mentes políticas, ocupadas con mil detalles e incapaces de entender lo esencial.

La comidilla política mexicana ha sido el proceso de desafuero del alcalde de la Ciudad de México y es noticia de ese calibre no por sí misma, sino porque es él un candidato a la presidencia del país. En esa carrera por el poder, que es obsesión política, no hay espacio para pensar con prudencia, es decir, para pensar en los efectos que en otras partes causan los actos de los gobernantes.

Seamos lógicos viendo el objetivo de un partido político cualquiera. Él existe para llegar al poder, para tener influencia en las decisiones de gobierno de un país. Es ésa su razón de ser y lo puede lograr únicamente por medio del voto de los ciudadanos. Cuantos más votos, mejor para el partido.

Por lo tanto, un partido político toma como sistema de vida el cómo convencer a los ciudadanos de ser la mejor opción, o la menos mala. Surge, entonces, una posibilidad destructiva, la de lograr votos por medio de la seducción engañosa al electorado.

Es decir, la emisión de una serie de promesas irreales que se cumplirán en caso de que cierto partido llegue al poder. Es tal la presión por lograr votos, que las promesas se elevan incluso a pesar de ser irreales.

Un ejemplo de esto fue la promesa electoral del actual presidente. Fox prometió que el país crecería al 7 por ciento anual. Nadie en su sano juicio podría creer esa promesa y sin embargo ella se hizo. Ahora, el alcalde de la Ciudad de México promete que el gobierno revitalizará la economía, creará empleos al por mayor y tendrá un sistema que cuidará al ciudadano desde la cuna hasta su muerte. Otra promesa, aún mayor, que es mera fantasía.

En otras palabras, los partidos políticos en su afán de ganar votos, crean sueños fantásticos con promesas irrealizables. En esa lucha por el poder, los gobernantes realizan acciones de muchos tipos sin considerar los efectos reales de sus actos. Este es el punto que quiero destacar. Lo hago con un ejemplo.

La pérdida de inmunidad del alcalde de la capital mexicana está siendo manejada por él como un ataque político a su persona y su defensa no sigue el camino legal sino el de la calle: protestas, marchas y manifestaciones. Y su plataforma presidencial, de acuerdo con su libro recién editado, es una serie interminable de promesas caprichosas destinadas a prometer lo imposible sobre principios económicos falsos.

Ahora reunamos esos dos elementos, las protestas callejeras que ignoran la solución legal, más una propuesta política llena de errores pero atractiva para el votante incauto. ¿Va a tener eso un efecto en el país? De seguro y no será positivo por una razón básica, le quita certidumbre al futuro.

Las personas tomamos decisiones usando las señales que captamos en la sociedad y las señales que manda este gobernante no son de tranquilidad, al contrario. Él provoca inquietud en las calles y, si llega a la presidencia, sus propuestas políticas son las contrarias a lo que se necesita. Las señales enviadas son malas.

Es un muy clásico caso del político que en su vehemencia por obtener el poder realiza acciones que crean expectativas de un futuro incierto y eso es veneno puro para la estabilidad del país. La prosperidad sólo puede irse creando cuando el futuro es razonablemente cierto. La certidumbre es cimiento del progreso.

Y lo que la carrera presidencial en México está haciendo es lo opuesto. Los partidos políticos mexicanos, en especial el PRD, no han aún entendido que esa ambición de poder les hace realizar actos que son señales de un futuro intranquilo e inquieto, que no es propicio al bienestar del país que gobiernan. Un claro caso de miopía política mayúscula.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras