Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Costos de Despido
Eduardo García Gaspar
23 septiembre 2005
Sección: EFECTOS NO INTENCIONALES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es una realidad que los países tienen leyes e instituciones que establecen cómo son las relaciones entre particulares. La idea es que esas reglas logren el bienestar de la población. Un grupo de esas leyes e instituciones regula los tratos entre empleados y empleadores, con el mismo objetivo, que todos salgan beneficiados.

La teoría es la de igualdad en las personas y trato igual bajo la ley. Las regulaciones laborales, sin embargo, se inclinan en algunas naciones para beneficiar a unos sobre otros. Eso está en contra de la justicia, pero sucede y los legisladores lo hacen intencionalmente.

Con eso logran efectos contrarios a los que desean y terminan dañando a esos que pretenden ayudar. El caso más claro es el del salario mínimo, cuya elevación suele terminar produciendo desempleo y que es uno los casos más usados en Economía para ilustrar la ley de oferta y demanda.

Recientemente, el Banco Mundial emitió una serie de datos al respecto de las facilidades que los gobiernos de los países dan a la actividad empresarial. Uno de sus apartados explora el tema de las situaciones laborales sobre las dificultades de contratación, despido, establecimiento de horarios y demás.

Voy a poner atención en uno de ellos, el del costo de despido. Con esto intento demostrar cómo las buenas intenciones de los legisladores se vuelven causas de daño al que pretenden proteger. Primero, los datos. Los costos de despido en México, según esa investigación, son de 74.5 semanas de salario. Esa misma cifra promedio para los países desarrollados (OCDE) es de 32.6 semanas.

La diferencia es grande. México es mucho más caro, 2.3 veces más caro. Entre los países estudiados esta cifra va de cero o casi, por ejemplo, en EEUU, Australia, Nigeria y Nueva Zelandia, hasta más de 150 en Egipto, Brasil, Sri Lanka, Zambia y Sierra Leone.

México está del lado elevado y lo está por una razón sencilla de mostrar. Los legisladores al hacer esta ley quisieron proteger al empleado en caso de ser despedido.

Quisieron que el empleador le diera una cantidad de dinero, de tal monto que le sirviera de protección mientras encontraba un nuevo empleo. Hicieron que el costo de esa protección cayera sobre el empleador. No está mal pensar en que el recién despedido cuente con una reserva temporal hasta que encuentre un empleo nuevo.

Pero esa buena intención se queda en eso. La realidad es otra muy diferente a lo que los legisladores imaginaron.

El empleador, cuando contrata empleados, considerará la posibilidad de despidos, por la razón que sea, pues es una posibilidad de todo negocio… y verá que el costo de despido es grande. Es decir, el costo total de contratación se eleva y hará lo lógico, contratar menos de lo que contrataría en caso de una cifra menor de despido.

El resultado neto de la ley en este punto concreto es elevar el desempleo que se tendría sin esa disposición legal. A pesar de esta realidad, el legislador permanece satisfecho porque únicamente ve lo que ha hecho y no lo que ha provocado.

Ha hecho que quienes están contratados tengan una protección alta en caso de despido y eso lo hará sentirse contento. Con dificultad verá a esos a quienes no tienen empleo porque su ley ha provocado una menor contratación.

En menos palabras, lo que digo es que el legislador es corto de vista en estos aspectos. Va a ver a los empleados contratados bajo la legislación que emitió, pero no va a ver a los desempleados que esa misma legislación ha creado.

Esto que es obvio y da vergüenza repetir, sin embargo, parece ser un secreto para muchos legisladores, que no ven los efectos colaterales de sus decisiones. La explicación de este fenómeno de los legisladores ha sido objeto de análisis.

Uno de ellos es de Mises, el economista de la Escuela Austriaca, y que señaló hace muchos años que una causa de esta extraña conducta de los legisladores es que muchos de ellos no tienen la menor idea de cómo funciona la economía, lo que no importa para que ellos legislen sobre lo que desconocen.

Todo lo que he querido hacer es ilustrar un caso concreto de miopía legislativa y de falta de análisis. En la superficie luce muy bien elevar las indemnizaciones por despido de trabajadores, pero se requiere un poquitín más de preparación para comprender sus efectos colaterales.

POST SCRIPTUM

El tema va más allá. Estoy razonablemente seguro de que si en México algún gobernante propusiera disminuir a la mitad la indemnización por despidos, recibiría la reprobación general de la población; se le acusaría de estar vendido a las empresas y a los ricos. La inmensa mayoría de la población no entendería que esa propuesta es positiva y que ayudará a combatir el desempleo.

Es fascinante en este tema conocer la opinión del Salario Justo por parte de los Escoláticos, quienes sin nduda fueron más perspicaces que los legisladores actuales. En ContraPeso.info: Empleo hay más material al respecto.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.



No hay comentarios en “Costos de Despido”
  1. Rafael Perez Yañez Dijo:

    Me parece que estas muy equivocado.
    El costo promedio del despido en Mexico no puede ser de 72 semanas.

    El costo del despido en Mexico va en relacion directa a la antiguedad del empleado y se paga (en el mejor de los casos) a razon 3 meses fijos, mas 20 dias por cada año trabajado, lo cual significa que se le pagaran 72 semanas solo a aquel empleado que tenga una antiguedad de 20.7 años de servicio, lo cual obviamente esta muy lejos del promedio nacional que es menor a 3 años.

    Por otro lado, no se te olvide que en los paises que no tienen costos de despido, el empleado acumula antiguedad para efecto de su retiro y ademas esos paises cuentan con un seguro de desempleo.
    En Mexico si tu trabajas 10 años para un patron y te vas de la empresa, no te queda nada para cuando llegues a la edad del retiro, excepto el famoso Afore que no te va a servir de mucho, por que esta topado.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras