Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Creación de Monstruos
Eduardo García Gaspar
18 mayo 2005
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


El sindicato ha logrado “conquistas” maravillosas… para sus empleados. Tienen subsidios en comidas, vacaciones, eventos culturales, vivienda. También servicios médicos gratuitos, empleo de por vida, retiro temprano, descuentos de 90 por ciento en electricidad. Todo es manejado por un consejo de beneficios sociales.

El presupuesto del consejo es de 530 millones de dólares, emplea a 18 mil personas, es dueño de más de 200 centros vacacionales y publica propaganda de izquierda. El dinero viene de la empresa, pero ella no tiene control sobre los fondos. Y en algunos momentos puede haber 5 mil empleados sin trabajo concreto, pero que reciben sueldo.

Los datos vienen del Wall Street Journal (10 de mayo). Ahora, con eso en mente, adivine quién se opone a la privatización de Electricité de France SA, que es la empresa de la que hablo, un monopolio estatal formado al final de la II guerra.

Desde luego, los beneficiados primarios, los que gozan de esa serie de agasajos laborales. El costo corre por cuenta del cliente, el ciudadano francés que no tiene otro remedio que comprarle electricidad al monopolio gubernamental. El problema es similar al que enfrentan los países que crearon esos monstruos y dieron a sus trabajadores categorías privilegiadas.

México tienen sus buenos ejemplos de esto, como monopolios del tamaño de Pemex y CFE. La situación es tan extrema que escuché a una persona que sabe del asunto decir, “si se quiere privatizar Pemex, el comprador tendría que ser el que reciba dinero por adquirirla.”

En esto hay algo folclórico en México. Uso datos de encuestas de Ipsos Bimsa de 2001.

El 53 por ciento de los mexicanos se oponen a la privatización eléctrica y el 35 la apoyan. El 68 por ciento dicen que si se privatiza, el servicio sería mejor y el 10 que empeoraría. La situación es pintoresca a más no poder. Hay más oposición que apoyo a la privatización eléctrica, pero al mismo tiempo se opina que el servicio sería mejorado.

No tiene lógica esta manera de pensar. No tiene lógica hasta que no se incluye otro dato. El 78 por ciento de las personas dicen que si se privatiza la electricidad en México, ella costaría más. El 12 por ciento dicen que costaría menos. Mi interpretación es simple.

La oposición ciudadana a la privatización de la electricidad en México se sustenta en la creencia de que ella elevaría sus precios.

Manteniéndose en manos del gobierno, se cree que los precios seguirían como están. Esta reacción del ciudadano mexicano que quiere seguir con el monopolio estatal, incluso a pesar de tener mal servicio, es parte del monstruo creado.

No sólo se dio a luz a un sindicato sediento de cortesías para sus trabajadores, sino a una ciudadanía que se ha acostumbrado a gozar de ofrendas. Dos monstruos enormes creados por gobernantes de escasa prudencia. Se trata de efectos reales, lógicos aunque no previstos en lo general, producidos por la mentalidad del estado benefactor.

Ése que se erige en el gran repartidor de favores y que quiere hacernos felices a su estilo. Y por eso cría monstruos, entes que sólo saben pedir y que quieren regalos creyendo que todo es gratis. Otro dato de Ipsos Bimsa: 73 por ciento de los mexicanos conocen la existencia de un problema de abasto de energía.

Decía Ortega y Gassett en “La rebelión de las masas” que los ciudadanos de hoy pueden ser vistos como niños malcriados, que no saben el trabajo que cuesta lograr lo que se tiene. La democracia, con todas sus bondades no está libre de defectos y éste es uno de ellos, el de las promesas irreales dadas a ciudadanos ingenuos que se comportan como eso.

Saben que hay un problema, pero no están dispuestos a pasar por el remedio. Todo lo que he querido hacer es darle pruebas del fenómeno de nuestros días, la creación de engendros egoístas que no están dispuestos a reconocer la realidad.

Ni los sindicatos ni los ciudadanos quieren reconocer la realidad y desean continuar en una posición que sencillamente no es sostenible a la larga. La realidad existe y es independiente de nuestros buenos deseos. Eventualmente ella cobrará su factura, sin remedio y causando estragos mucho peores que los de las correcciones necesarias ahora.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras