Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Desarrollo y Burocracia
Eduardo García Gaspar
8 agosto 2005
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


El Wall Street Journal del 3 de agosto reporta que el gobierno mexicano ha anunciado una serie de medidas destinadas a promover la actividad económica recortando los trámites burocráticos.

Las acciones se aplicarán de aquí al término de la administración del actual presidente. Las medidas abarcarán áreas de salud, comercio, finanzas, gobiernos locales y otras más.

Se trata de una respuesta a la falta de competitividad del país y se reconoce así que la burocracia es un freno a la prosperidad. Un funcionario gubernamental dijo que al más simple de los negocios le toma 54 días abrir. La meta es reducir eso a 72 horas. Es una buena noticia y algo que debe hacerse.

Veamos algo más al respecto con información del Banco Mundial. De acuerdo con los estudios de esa organización, en México toma 58 días abrir un negocio siguiendo los 8 trámites principales y requiere unos mil dólares.

  • En Australia toma 2 días y tiene un costo de 600 dólares.
  • En Bolivia 59 días y casi 1,500 dólares.
  • En Brasil, 152 días y menos de 300 dólares.
  • En Francia 8 días y 300 dólares.
  • En EEUU, 5 días y 210 dólares.
  • En España, 108 días y 3,500 dólares.

Claramente se ve que existen grandes diferencias tanto de días como de costo. Por simple sentido común puede decirse que lo más conveniente es que el abrir un nuevo negocio tome pocos días y tenga un costo bajo.

Los datos de Australia son una buena meta en esta calificación. En México toma 30 veces más tiempo que en Australia y cuesta un 50 por ciento más.

No es nada malo el anuncio del gobierno mexicano. La pena es que se está haciendo con unos cuatro años de retraso o más. Ésta debía haber sido una de las primeras acciones del gobierno de Fox, por una sencilla razón.

Va directo al tipo de reforma que se necesita y está dentro del dominio administrativo del poder ejecutivo, es decir, no tiene que contar con el acuerdo del congreso mexicano. Esto es un punto de experiencia política fallida en esta administración.

Las reformas que propuso fueron las que requerían un acuerdo con el congreso, como la fiscal, la laboral, la energética y demás. Con un congreso hostil, apostar a esas reformas era una locura. Pero sí podía haberse apostado a reformas necesarias y capaces de ser logradas en áreas del gobierno en las que no se tiene que pedir permiso a nadie más. La eliminación de trámites es una de esas cosas que se podían hacer de inmediato y es hasta ahora que se anuncia.

Una buena idea, pero que llega tarde para que ella sea mantenida como vigente. México, como una buena parte del mundo, sufre de lo que hay detrás de esa mentalidad burocrática.

Porque, la verdad, se necesita tener muy escaso sentido para como en Bolivia hacer que el que quiera abrir una empresa tenga que pagar 1,500 dólares y tardar doce semanas. Eso es lo que es digno de hacer notar con esa información, más que los datos en sí mismos.

¿Qué tipo de estructura mental se necesita para obstaculizar de esa manera el trabajo de las personas? Porque, sea lo que sea, algo debe haber en las mentes que hacen eso, alguna idea que les indica que es mejor tener muchos trámites que pocos y que es mejor aumentar los costos de las empresas en vez de reducirlos.

Sin duda, quien eso hace no tiene la menor idea de economía, ni de cómo progresar. Pero mucho me temo que la cosa es peor.

No sólo esa mente no tiene idea de los más elementales principios de sentido común, sino que tiene ideas contrarias a la empresa y siente que es obligación suya el obstaculizar la existencia de empresas, el hacerles la vida difícil.

No es ningún secreto que en muchas partes del mundo, marcadamente en América Latina, los círculos intelectuales tienden fuertemente al desprecio del comercio y al industria.

Ya que no entienden cómo funcionan y sus mentes se inclinan por las explicaciones simples, es una real posibilidad que ellos hayan afectado al burócrata haciéndole creer que poner trámites es bueno. Las reformas se necesitan y la simplificación del burocratismo es urgente.

Lo temible de esa medida que suena tan bien es que ella caiga en la inercia gubernamental que mandaría a crear más burocracia para simplificarla, como se está haciendo en México, abriendo 63 oficinas adicionales para reducir los trámites. No es lógico.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras