Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Desnudando la Demagogia
Eduardo García Gaspar
17 marzo 2005
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La situación mexicana es por demás interesante. En economía el país cambió a partir de los años 80 dando un giro sorprendente, de la economía intervencionista a la abierta.

Y desde los años 70, muy poco a poco, se fue dando la apertura democrática que en 2000 logró colocar en la presidencia a un candidato de la oposición… después de 70 años del PRI como partido de estado.

México no es aún un país que pueda llamarse liberal, pero se mueve en ese camino y en la dirección correcta. Se mueve a pasos en extremo lánguidos, muy lentamente, como con miedo. Y es natural, 70 años de inercia intervencionista, leyes anticuadas, instituciones atrasadas y mentalidades oxidadas no son sencillas de desaparecer.

En medio de todo este proceso perezoso, sin embargo, hay episodios de gran color y vivacidad.

El más llamativo de esos episodios ahora es la rivalidad entre el actual presidente, Fox, y el jefe de gobierno de la Ciudad de México. Durante muchos meses, la miopía del primero y la astucia del segundo, dieron ocasión a una guerra de declaraciones en ataques mutuos que muchos medios reportaron ingenuamente, al estilo de una telenovela diaria. Ha sido hasta ahora un antagonismo irrelevante y francamente inepto, muestra cegadora de que en la democracia cualquiera puede ser electo.

La declaraciones de uno y de otro mostraron a la ingenuidad enfrentando a la malicia, en una serie de crecientes animosidades, de esas que llevan a la nada y, si producen algo, es una división sentimental en la población que votará en una elección presidencial en 2006.

Los análisis que he leído y los comentarios que he escuchado tienen un común denominador: es bueno que ese conflicto haya terminado recientemente.

El presidente Fox ha prometido dejar de hablar del jefe de gobierno (lo que jamás habría hecho desde su inicio). La promesa fue bien recibida y se aplaudió la decisión presidencial viendo en ese conflicto nada provechoso. Difiero de esa conclusión. Me parece razonable afirmar que tal serie de declaraciones y encaros nos han dado a los mexicanos una buena cantidad de información.

A los gobernantes se les conoce principalmente por sus palabras, especialmente si van acompañadas de hechos. Lo áspero de la lucha entre ambos personajes aventaba información sobre ellos, tanta que era difícil verla. Una vez quizá terminada la guerra de declaraciones diarias entre ambos, con más calma, es posible ver alguna de esa información.

Es mi parecer que Fox confirmó ser lo que aparentaba. Creo entenderlo como un tipo bien intencionado e inocente, sin sentido político. Un ser simple y abierto, acostumbrado a hablar como en el campo, sin tapujos y esperando que el otro sea igual que él.

Su conversación, luego hecha pública, con Fidel Castro, lo muestra con esa candidez que menciono. Debe tener pocos dobleces, pero también incapacidad de entender los torcidos vericuetos de la política.

En fin, conocimos a Fox en la presidencia, cuando ya ejercía el poder y no hay manera legal de retirarlo de esa posición. Pero en el caso del jefe de gobierno del DF, todo el que quiera verlo, el enfrentamiento ha permitido que los mexicanos lo veamos antes de que sea presidente, de lo que tiene una razonable probabilidad.

Y esa información es invaluable. Literalmente invaluable para todo el que la quiera ver sin apasionamientos. Se trata de un tipo sagaz, astuto y malicioso, con sed de poder y una mente que no captura la realidad.

Un ente jabonoso que tiene habilidad para salirse de problemas personales, como la corrupción filmada de sus colaboradores. Inventor de confabulaciones en su contra, preocupado por su carrera, no por la gente y capaz de ignorar las leyes que juró respetar. Por no mencionar su irresponsabilidad financiera.

Lo bueno es que sabemos esto antes de pueda ser elegido presidente. Y eso es una gran ventaja para el electorado. Es decir, con la información abierta y clara, en una democracia, la responsabilidad pasa al elector. ¿Ha sido el ciudadano mexicano capaz de ver esa información o ha puesto su atención sólo en la superficie de las declaraciones de uno y otro?

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras