Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Efecto Roe y el Aborto
Leonardo Girondella Mora
26 septiembre 2005
Sección: EFECTOS NO INTENCIONALES, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La situación en su esencia puede ser mostrada con un ejemplo hipotético: una población cualquiera dividida en dos grupos de igual tamaño:

• un grupo se opone al derecho a aborto

• otro lo apoya.

En una decisión de Gobierno se declara que efectivamente existe el derecho a aborto. Todos en esa población, por tanto, pueden acceder a ese derecho. Al cabo del tiempo, el tamaño de los segmentos cambia:

• el segmento que se opone al aborto crece y se convierte en más de la mitad de la población

• el segmento que apoya al aborto decrece y se convierte en menos de la mitad de la población.

La razón del cambio en la proporción de los grupos es irrebatible: el grupo que apoya al aborto, lo practica y tiene a la larga menos partidarios. Lo contrario sucede con el grupo que se opone al aborto, pues no lo practica y su número aumenta. Es decir, los partidarios del aborto se matan a sí mismos y disminuyen su número.

A la larga, por votación mayoritaria, puede darse reversa a la decisión gubernamental de autorizar el aborto. En los EEUU, James Taranto, editor del OpinionJournal.com ha sostenido este caso de efectos colaterales no intencionales. Lo ha llamado el efecto Roe. La columna suya del 6 de junio trata el tema y de ella tomo alguna información a la que añado comentarios míos.

La Corte Suprema de Justicia de EEUU estableció el derecho constitucional al aborto en una decisión que confirmaba una tendencia iniciada desde los inicios de los años 70. Este establecimiento, dice Taranto, logró polarizar el tema, el que se convirtió en un asunto electoral en las campañas políticas de los años siguientes en ese país.

La posición de los partidos fue la siguiente:

• Partido Republicano: una posición pro vida para cambiar la constitución y prohibir el aborto.

• Partido Demócrata: una posición pro aborto que se opone a casi cualquier prohibición. Desde los años 80, las elecciones presidenciales han tratado el tema y en esos años, los Republicanos han ganado la mayoría de las elecciones —cinco de siete—, además de dominar el senado desde el inicio de esa década y también la cámara de representantes poco más de diez años después.

La sociedad no es sujeta de experimentos y los datos no son “limpios” ante la multitud de variables que la política de ese país ha presentado —además, las posiciones de cada partido no son totalmente “limpias” tampoco. Sin embargo, quizá pueda concluirse que su posición en el tema no ha sido de ayuda al partido Demócrata.

Con esto en mente, Taranto presenta el efecto Roe, que él califica como una realidad inevitable: cada aborto realizado resulta necesariamente en un voto menos 18 años después. Aquí no hay juicios morales, sino una realidad que debe verse a la luz de los números.

Si los registros indican que en los EEUU se han realizado unos 40 millones de abortos desde la decisión de la Corte Suprema, el paso siguiente es investigar en qué segmentos de la población se han registrado esos abortos. El número de abortos no está distribuido de manera homogénea en todos los segmentos de la población.

Taranto pone el ejemplo de la población negra en los EEUU, cuyas mujeres abortan con mayor frecuencia que la población hispana y la población latina tiene un índice de abortos mayor que el de los blancos no hispanos. Esta situación favorece el voto a los republicanos:

• Los negros tienden a ser más demócratas que republicanos.

• Los hispanos son menos demócratas que los negros.

• Los blancos no hispanos tienden a ser más republicanos que demócratas.

Cuando las elecciones son muy competidas, el diferencial así logrado favorecerá a los republicanos. Taranto define el efecto Roecomo “el nexo que existe entre la práctica del aborto y la política del aborto.”

El grupo pro vida tiende a tener menos abortos que el grupo pro aborto, lo que es obvio, pero a esto se añade otra variable: los hijos tienden a tener las mismas opiniones y creencias que sus padres —y esto significa que desde ese año de 1973 se ha elevado el número de hijos de familias que favorecen la opción pro vida.

Lo que a su vez favorece al partido Republicano. La primera ola de hijos con influencia pro vida habrían votado en 1992 con muy poco efecto, teniendo menos de 20 años. Para 2004, los votantes de la generación Roe tienen 31 años o menos, un número sustancialmente mayor y que crecerá en el futuro sin remedio como tendencia demográfica.

La palabra clave es “tendencia” pues existen muchas otras variables y casos concretos que oscurecen la relación entre un fenómeno y otro. Una prueba a favor de la tesis de Taranto es el número de votos electorales de los estados inclinados a los republicanos: los estados que votaron por el actual presidente en 2000 contaron 271 votos, después contaron 278 y antes habían contado 260.

En 2004, Bush ganó en nueve de los diez estados de mayor crecimiento. Para establecer un hallazgo formal serán necesarios más estudios e ir esclareciendo fenómenos relacionados, como el hecho de que las personas casadas favorecieron más a Bush que a Kerry en las elecciones —mientras que los solteros tuvieron un comportamiento opuesto.

Además de ver el cambio de opiniones políticas a través del tiempo y que generalmente establece una elevación de las posiciones conservadoras al aumentar la edad.

El fenómeno corresponde a la categoría conocida como efectos no intencionales, señalada quizá por primera vez por Mandeville señalando efectos inesperados de acciones razonables en primera instancia. El artículo entero puede ser encontrado en http://www.opinionjournal.com/extra/?id=110006913.

En esta columna he querido presentar un hecho real y razonable, con evidencias que lo apoyan y sin recurrir a argumentos morales. Si a ellos acudiera, desde luego, condenaría la práctica del aborto —un tema diferente.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras