Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Ideal Que no Existe
Eduardo García Gaspar
21 noviembre 2005
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Recibí un correo interesante de un lector, quien se quejaba de mi “consistente” crítica del PRD y su candidato a presidente. Me acusó de “sesgado” y “no objetivo”.

La cuestión va más allá de eso y muestra uno de los problemas de la cultura política mexicana, del que he oído varias exposiciones. La cosa está así.

Si usted toma como base de pensamiento a las personas que son candidatas a puestos de elección popular en 2006, la conclusión que va a encontrar es la misma que señala ese amable lector. La posición mía es la de considerar a ese partido y a su candidato de manera negativa.

Pero si usted toma como base de pensamiento el sostenimiento de valores de libertad, va a encontrar que mi posición es objetiva y consistente con esos valores.

La diferencia está en la base que usted seleccione. Usted puede escoger a las personas, pero también puede escoger a las ideas. Se ha criticado a los mexicanos por seleccionar a las personas y no a las ideas, lo que ha creado palabras como foxismo, zedillismo, salinismo, maderismo, carrancismo… todas sustentadas en personas. El problema es que las personas son imperfectas e inestables.

Por eso son preferibles las ideas, o como se les dice ahora, los valores.

Siendo partidario de la libertad humana, de la idea de que somos seres dignos y respetables, de que tenemos capacidad de razón, tengo que partir de allí y comparar contra ellas a las personas, incluyéndome a mi mismo. Prefiero que me guíen las ideas o los valores, a seguir a un ser humano que es igual de imperfecto que yo. Se dice que los mexicanos tienden a hacer lo contrario: prefieren abandonarse en las personas y no en las ideas.

Como dice la canción de Manzanero, “no es nada personal”, a lo que añado que se trata de una cuestión de ideas. Después de leer el libro de López Obrador, analizarlo, ver sus propuestas y estudiarlas, mi conclusión es que su plataforma es contraria a las ideas que sostengo de libertad humana y de iniciativa personal.

Realmente opuesta. Son las mismas razones por las que también con consistencia he escrito en contra de Hugo Chávez, otro que va en contra de las ideas que respeto y valoro.

El punto, como todos los de real impacto, es de lo menos tratado. Ha sido escrito que la política mexicana es una de sentimientos y personalismos, en la que se busca a salvadores mesiánicos que resuelvan todo. Así se alimentó la esperanza en cada sexenio, creyendo que el siguiente presidente sería mejor.

Así llegó a la presidencia Fox creando expectativas irreales, aún en personas razonables. No es casualidad que López Obrador se engañe a sí mismo y a otros como otra esperanza.

Eso es un error serio y bien probado en la discusión política mexicana en la que casi nunca son mencionadas las ideas, pero las personas ocupan todo el espacio. Se habla de los candidatos, de lo partidos, de sus corrupciones, de sus enemistades, de sus chismes, pero las ideas pasan inadvertidas. Por eso es que el país es colocado en las manos de una persona cada sexenio con las más alocadas de las esperanzas, para llegar al final en medio de las más grandes decepciones.

Basarse en las ideas, y no en las personas, tiene una ventaja, pues pueden verse las cosas buenas y las malas de cada gobernante. Esta es otra prueba de lo que digo, al polarizarse las opiniones políticas personalistas. Viendo personas se termina por ver, por ejemplo, sólo a Salinas para colocarlo quizá como un villano, perdiendo la posibilidad de ver las cosas buenas que hizo, que sí las hizo. Pensar en personas crea un mundo de caricatura en blanco y negro.

Por eso la política mexicana se hace extrema. Hay pocos partidarios de ideas, pero abundan los partidarios de personas. Por eso se ve a López Obrador como una esperanza por parte de unos y como un villano por parte de otros, perdiendo todos la posibilidad de examinar sus ideas (que son bastante malas y atrasadas).

Lo mismo sucede con el sentimiento personalista con Bush, que suele ser emocional y por eso caricaturesco, como Maradona lo enfrentó. Nada personal trato de tener al examinar a gobernantes.

Es contra las ideas que valoro que los comparo y saco conclusiones. Es una forma más estable de entender y examinar el mundo que nos rodea.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras