Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Jefe es Caprichoso
Eduardo García Gaspar
24 febrero 2005
Sección: NEGOCIOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La siguiente es una historia real, modificada para evitar identificar a los personajes. Un ejecutivo recibe órdenes de su superior: comprar mil relojes de cierto tipo para regalar como artículo promocional de la empresa.

Los relojes los vio el jefe en un viaje que hizo al extranjero, le gustaron y ordena a un subalterno hablar con un proveedor, cotizarlos y adquirirlos.

Obediente, el subalterno telefonea al proveedor y habla del pedido. En una reunión, el proveedor, pone sobre la mesa varias posibilidades de compra. La del reloj exacto que quiere el jefe es la más cara y tardada; pero hay otra, la de un reloj similar a un costo menor a la mitad y que puede ser entregado de inmediato.

El subalterno, entonces, se enfrenta a la situación que más aborrece. ¿Debe obedecer literalmente al jefe o usar su criterio aceptando la opción más razonable?

Dependiendo de la cultura de la empresa y de la personalidad del jefe, el subalterno seleccionará una de esas dos posibilidades.

Mi punto aquí es que demasiadas veces, el subalterno selecciona la opción “segura”, la de no contrariar al jefe y obedecerlo ciegamente, es decir, decidiendo la peor de las opciones, la cara y tardada. Es muy posible que si la información dada por el proveedor hubiera “subido” hasta el jefe, seguramente él hubiera tomado la decisión lógica, la de un reloj muy similar a menor costo y de entrega inmediata.

Pero esa información no llega a él y su subalterno opta por tomar la orden de manera literal. Esto lo he visto suceder mil veces y en la superficie es normal culpar al subalterno.

Yo pienso lo contrario, el culpable de situaciones de este tipo es el ejecutivo superior, no el inferior. El ejecutivo más bajo que actúa así reacciona ante un medio ambiente organizacional que fomenta esas decisiones malas y el medio ambiente no ha sido creado por él, sino por su jefe.

Es una clara responsabilidad del ejecutivo superior fomentar el uso de la razón y hacer que sus ejecutivos tomen decisiones. No deben ser ellos seguidores ciegos del órdenes.

Otro caso real. El director de una empresa pide un trabajo a uno de sus ejecutivos de primer nivel. El le contesta que ese trabajo no es el correcto para satisfacer la necesidad de información necesitada en ese momento, que es más eficiente y barato hacer otra cosa.

El subalterno tiene la razón, pero su jefe lo niega y ordena que el trabajo se haga.

Y se hace como él lo ordenó. El proyecto falla a la vista de todos, pero el director lo niega y el ejecutivo subalterno sufre un regaño espectacular. Ese superior está fomentando un ambiente en el que se premia la obediencia ciega de instrucciones del jefe. Sus órdenes han dejado de serlo y son ya caprichos. Y el talento de sus ejecutivos se desperdicia.

La responsabilidad es del superior, no del inferior. El subalterno tan sólo reacciona ante el medio ambiente creado por el superior. Y por eso es que la información no “sube” a su escritorio. Esa empresa compró relojes a más del doble de precio, pagado un costo extra por entrega inmediata, lo que significó pagar casi tres veces más y usar recursos sin eficiencia y, peor aún, sin que el ejecutivo más alto estuviera siquiera enterado de ese error.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras