Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Liberalismo es Mejor
Selección de ContraPeso.info
28 junio 2005
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Existe ahora y lo ha hecho por decenios la idea de que el algún sitio hay por descubrir una tercera vía, mejor, que la que las dos opciones de economía política, liberalismo y socialismo —algo que recuerda la inútil búsqueda de la piedra filosofal.

Era esa piedra el idea de remedios y soluciones, literalmente un elixir inexistente que desvelaba a los científicos. La tercera vía entre liberalismo y socialismo es igual de ilusoria, pero no por ella menos ansiada y menos capaz de producir grandes discursos y enormes obsesiones.

Un ejemplo de esto lo presentó el Adam Smith Institute en un reporte reciente y en el que se presenta la gráfica que se muestra. La gráfica es clara.

Las economías que siguen un patrón liberal tienen mejores crecimientos que las que siguen el patrón socialista.

Las evidencias al respecto son realmente muchas, tantas que uno se pregunta la razón por la que no se ha aceptado de una vez por todas eso —espere usted un momento, sí se ha aceptado, el hecho de que sean los socialistas quienes buscan la tercera vía significa que implícitamente están reconociendo que el socialismo no funciona tan bien como el liberalismo, aunque se nieguen a decir que el liberalismo es mejor y sea por ello que buscan otra solución, la que sea con tal de que no sea el camino del liberalismo.

¿Por qué es que no se reconoce la superioridad del liberalismo? La siguiente es una lista tentativa de razones. Si usted desea agregar más razones, use el botón de comentarios al inicio de esta columna.

• Ignorancia económica. Personas que no han aprendido a ver cómo es que un control de precios causa escasez, un salario mínimo puede causar desempleo, el cierre de fronteras no crea riqueza adicional y similares.

• Distorsión educacional. Personas que fueron indoctrinadas en escuelas y universidades con tesis marxistas y que explican a la sociedad con ideas erróneas. Son las personas que conciben al mundo como formado por conflictos inevitables entre sectores y que por todos lados ven confrontaciones de grupos en pugnas inapelables.

• Deseo de poder. Gobernantes que siguen al socialismo porque él produce un gobierno que les otorga más poder que un gobierno que siguiera políticas liberales.

• Miedo. Las políticas liberales dejan en libertad a las iniciativas humanas y hacen al futuro impredecible, mientras que las políticas socialistas dan la sensación de tener dominio sobre los sucesos futuros.

• Buenas intenciones. Personas genuinamente conmovidas por la pobreza y miseria de muchas partes del mundo que se dejan guiar sólo por sus intenciones y no por sus razones.

• Primitivismo. Personas en las que domina la vieja tradición de repartir sin crear, propia de invasores y piratas, cuyo trabajo consiste en saquear sin preocuparse por el futuro.

• Pretextos religiosos. Personas que creen que en libros religiosos existen principios de política económica y que usan el nombre de Dios para defender sus ideas y no las de esos libros. La teología de la liberación es un ejemplo de esta mentalidad.

• Soberbia. Personas que se creen lo suficientemente sabias como para decir al resto de la humanidad lo que deben hacer, qué deben producir y a qué precio lo deben vender.

• Corrupción. Personas que pragmáticamente reconocen que sus ingresos se reducirían, pues las políticas liberales propician mucha menor corrupción gubernamental que las políticas socialistas.

• Deseos utópicos de perfección. Personas que creen que es posible construir utopías en la tierra, sistemas sin defectos en la que todo está regulado y planeado. No reconocen que ningún sistema puede ser perfecto.

• Envidia. Personas que quieren obtener sin esfuerzo la riqueza producida por el trabajo ajeno y encuentran en el socialismo un pretexto de apariencia racional. • Imprudencia. Personas que no consideran los efectos colaterales de las medidas que apoyan o realizan.

• Adoración del corto plazo. Personas que ponen todo el énfasis en la distribución de la riqueza existente sin considerar la dinámica de la economía que crea riqueza.

• Afectación de propiedad privada. Personas que están dispuestas a alterar los derechos de propiedad personal sin considerar los efectos que eso tienen en las personas.

• Deseos de destrucción de lo actual. Personas de mentalidad extrema que proponen la destrucción de la sociedad actual para construir un sistema nuevo que presuponen carece de defectos. Desechan todo el conocimiento previo acumulado por la civilización.

• Mentalidad clasista. Personas que quieren explicar la realidad sobre la base de la existencia de clases en pugna —ricos contra pobres, empresarios contra trabajadores, hombres contra mujeres, productores contra consumidores, empresas grandes contra chicas. Para solucionar esos supuestos conflictos, ellas proponen al gobierno como el único posible árbitro.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “El Liberalismo es Mejor”
  1. Cecilia L. Dijo:

    También existen las personas que quieren soluciones instantáneas a problemas que existen desde hace décadas. Esas personas se niegan la oportunidad de usar su razón para analizar lo ilógico de las soluciones mágicas que por ejemplo proponen los socialistas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras