Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Mundo al Revés
Eduardo García Gaspar
10 marzo 2005
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Una nota en un periódico mexicano, no hace mucho, reportaba una noticia con el siguiente encabezado, “Distorsiona mercado los sueldos.” Quien eso leyera, debería concluir que el mercado tiene un efecto negativo en los ingresos de las personas. Vayamos ahora a la información reportada.

Al principio de la nota, se insiste en el punto anterior diciendo que

El mercado de trabajo en México ha creado distorsiones y los sueldos no corresponden con el nivel de preparación de los egresados de las distintas universidades… Un acomodador de autos… puede ganar hasta 4,670 pesos mensuales, apenas por debajo del sueldo promedio de 5,184 pesos de una enfermera y de 6,139 pesos de un auxiliar de contabilidad.. Más aún, un mesero en un restaurante puede ganar unos 6,000 mensuales en comparación con un licenciado en letras cuyo sueldo es de unos 7,000.

La idea en la mente del reportero es sencilla y falsa. Lo que dice es que el mercado de sueldos falla y distorsiona las cosas porque en él tienen más ingresos personas sin estudios que personas con grados académicos.

Su hipótesis mental es que quien más estudios tiene más debe ganar y que si eso no sucede la culpa la tiene ese ente tan vago que llama “mercado” al que culpa de distorsionar los sueldos.

El asunto es literalmente al revés de lo que dice esa nota. La distorsión no viene del mercado que señala los ingresos de las personas, sino de una situación totalmente ajena al mercado.

Me explico con un ejemplo extremo. Suponga usted que alguien estudia durante diez años en alguna institución la carrera de Historia de Literatura Medieval en Europa del Este y otra persona estudia durante dos años reparación de computadoras.

Según la nota periodística debería ganar más el historiador que el técnico, independientemente de la materia estudiada y ése es precisamente el error que comete.

Lo relevante no es el número de años de estudio tanto como la materia estudiada y la necesidad que de ella exista en la comunidad. ¿Cuantos historiadores de ese tipo son necesarios y cuántos reparadores de computadores se requieren?

Cuando los sueldos de una ocupación son reducidos, ello es una señal del mercado que comunica que no se necesitan más personas de esa especialidad. El mercado no distorsiona.

Al contrario, manda señales reales y útiles para que la gente tome decisiones y se dedique a lo que ella decida considerando los sueldos existentes.

La cantidad grande de personas estudiando carreras de comunicación quizá produce más personas de las necesarias en esa carrera y los ingresos bajos son información práctica que sirve a la gente para no dedicarse a eso en lo que existe una oferta excesiva de personas. Exactamente lo contrario de lo reportado.

Es un error colosal. No sólo no hay dislocación producida por el mercado, sino que es el mercado mismo lo que lleva información a las personas para avisarles que algunas ocupaciones tienen una oferta grande y que eso les producirá ingresos bajos. El mercado manda señales útiles para tomar decisiones personales.

El valor de los bienes y servicios en el mercado, afortunadamente, es determinado por las decisiones personales y conjuntas del comprador y del vendedor. Y ese valor se decide de manera personal expresado en dinero por ambas partes.

Si los sueldos de los ingenieros industriales son altos y los de los sociólogos son bajos, eso es una información preciosa que está diciendo que se necesitan más de unos que de otros.

Esa información, en manos de universidades y estudiantes, es imprescindible para tomar mejores decisiones que sin ella. Si no se tuviera esa información de precios, las personas no sabían que producir ni qué comprar. En esto, la nota a la que hago referencia comete un error monstruoso.

Es grave la equivocación porque falla en su razonamiento central al sostener una idea que es falsa. El mercado no distorsiona. El mercado informa. Y es grave, además, porque colabora a la deseducación del lector incauto, quien puede acabar creyendo que esa idea falsa es verdadera.

Post Scriptum

Es posible dar una explicación más detallada acudiendo a las dos explicaciones de los precios.

• Unos opinan que los precios están determinados por los costos de producción, como lo reportado en este caso: alguien que estudió 20 años composición musical del contrapunto deberá ganar más que un pintor de casas. O bien, quien pasó 30 dias produciendo un mueble debe venderlo a un precio más alto que el mismo mueble producido por otro en 3 días.

• Otros sostienen que los costos de producción son irrelevantes para determinar los precios, pues ellos representan la valoración que el comprador hace de ellos y nada más. Consecuentemente, los precios de producción son una consecuencia de lo que se piensa que el consumidor estará dispuesto a pagar.

Los primeros sostienen que los costos de producción son causa de los precios y los segundos que los precios son la causa de los costos de producción. Tienen razón estos últimos. El valor de las cosas está en la mente de quien compra; es la única manera de explicar un fenómeno: las obras de pintores famosos se venden a precios que no tienen relación con el costo de haber realizado la obra.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras