Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Sentido Común
ContraPedia ContraPedia
20 mayo 2005
Sección: EDUCACION, Sección: Asuntos
Catalogado en:


ContraPeso.info agradece el gentil permiso de Tech Central Station para traducir y reproducir el siguiente artículo de S. T. Karnick, senior editor del The Heartland Institute, associate fellow del Sagamore Institute for Policy Research, y coeditor de The Reform Club.

Ha sido dicho que los tiempos actuales carecen de sentido común, uno de los atributos de la buena filosofía. La exploración que hace del tema su autor es realmente fascinante y el ejemplo que usa no necesita mayor comentario.

Uno de los mayores principios de vida que fue descartado durante los últimos 50 años, particularmente en los últimos 25, fue la engañosamente simple noción de lo que llamamos sentido común. Fue crecientemente desdeñada la idea de que había una cosa llamada sabiduría popular; y ella fue reemplazada con el generalmente loable deseo de tener evidencia científica y, a menudo, la exagerada consideración dada a los expertos.

Los de-construccionistas en especial, dentro de la comunidad académica, se mofaron de la noción del sentido común, considerándola solo otro medio de la gente en el poder para mantenerse en él.

Desde luego, cualquier cosa era considerado por ellos como un instrumento de los poderosos para permanecer en el poder, todo menos su propia doctrina, que es un mazo retórico que usan para asumir y mantenerse en el poder.

De seguro, hay mucha sabiduría popular que está muy equivocada, pero es importante recordar que mucho de ella viene de varios miles de años de ensayo-error humano, parecido a nosotros mismos en términos genéticos al menos.

Después de todo, millones de personas han enfrentado los mismos problemas que se nos presentan o parecidos, y han tratado todo tipo de formas para resolverlos. Unos han resultado, otros no; unos han sido parcialmente exitosos y otros han tenido consecuencias desastrosas.

Esta gente se ha hablado entre sí, acerca de esos incidentes y sus resultados; a menudo otras personas han sido testigos y, por tanto, una gran cantidad de datos se han creado, incrustados en la vasta memoria de recuerdos de la civilización.

Con esa gran cantidad de información acumulada por tantas personas, hay una buena probabilidad de que sean encontradas muchas verdades. Es natural que muchas de estas verdades sean difíciles de probar en términos estrictamente lógicos, porque es necesaria información y un argumento lógico para cada una de ellas.

Conocemos estas verdades por medio de la experiencia y la intuición, ya que nuestros cerebros trabajan con mayor velocidad que el razonamiento de incluso los más brillantes entre nosotros. Por tanto, estas son formas perfectamente legítimas de obtener conocimiento.

Entonces, antes de descartar cualquier proposición que no involucre claras contradicciones con hechos conocidos o de lógica interna, es necesario que primero intentemos encontrar algún principio de explicación acerca del por qué el principio es creído cierto. Desde luego. debemos estar dispuestos a probar todo y descartar rápidamente lo que sea falso.

Es mero sentido común. Pero siempre debemos respetar las proposiciones que prueben ser verdaderas aunque no estemos muy seguros de por qué. Lo que nos lleva a un artículo fascinante en el New York Times, acerca de los cólicos en los infantes. Un cólico es un lloro prolongado inexplicable que algunos bebés sufren durante los primeros meses de su vida.

Los científicos, según el artículo, están en desacuerdo acerca de las causas de los cólicos e igualmente en desavenencia sobre lo que los padres deben hacer para remediarlos. Para el sentido común es particularmente interesante la solución sugerida por un doctor que ha estudiado el problema y creado un tratamiento de cinco pasos que parece hacer maravillas para suprimir los lloros de los bebés.

Este es un excelente caso de experiencia humana a través de los años y codificado en verdades de sentido común que son verdad a pesar de ser difíciles de demostrar en términos lógicos y científicos.

La siguiente es la manera en la que lo describe el New York Times:

“La solución del Dr. Karp: recrear para los infantes las sensaciones del vientre para ayudarles a mantenerse tranquilos. En el vientre, el que pronto nacerá, está envuelto estrechamente, con la cabeza hacia abajo en posición fetal, con gran cantidad de sonidos de líquidos que fluyen por la placenta y que son más intensos que una aspiradora de casa.

De acuerdo con el Dr. Karp., estas condiciones ponen al feto en un trance. “’Los bebés irritables podrían verse realmente beneficiados si pudieran regresar al útero cuando se sienten abrumados.’ dijo el Dr. Karp. Paradójicamente su inquietud también puede deberse al no ser suficientemente estimulados.

‘Nuestra cultura cree en el extraño mito que un bebé quiere que lo dejen en una habitación oscura y silenciosa.’ dijo. ‘¿Pero qué es esta quietud para un recién nacido? Puede producirle aversión, ya que el vientre es ruidoso y movedizo. Para calmar al bebé, el Dr. Karp establece cinco maniobras que afirma pueden crear un reflejo calmante y producir sueño en el infante. Deben ser realizadas progresivamente, como una especie de danza, para que obtener resultados prodigiosos. dijo.”

Esas maniobras incluyen envolver al bebé, sostenerlo en los brazos de lado o sobre su estómago, hacer “un sonido fuerte del tipo shshshs cerca de su oído”, mecerlo y permitir que chupe un dedo u otro objeto no alimenticio, de acuerdo en el artículo.

Y son estas, desde luego, exactamente las cosas que desde tiempo inmemorial han usado los padres para tranquilizar a sus bebés.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras