Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
¿Hay Cambio en México?
Eduardo García Gaspar
28 noviembre 2005
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


El actual gobierno del presidente Fox se erigió como el gobierno del cambio, lo que en la oposición ha sido criticado diciendo que no hay cambio, que las promesas no se han cumplido y que su gobierno es un fracaso precisamente por eso, porque el cambio prometido no llegó.

La insistencia es tanta que muchas personas repiten sin mucho pensar eso de que no hay cambio. La verdad es que sí hay cambio en México y un cambio extraordinario, tan grande que no es fácil darnos cuenta.

El cambio, sin embargo, no consiste tanto en el logro de las promesas electorales de Fox, que eran cuestión de campaña, sino en el cambio político del país, independientemente de quién es el presidente. El cambio de México elevó la fortaleza política del sistema. Me explico.

Primero, Fox no logró muchas de las metas prometidas, como crecimiento y empleo. Eso es cierto y es criticable hasta cierto punto. Por otro lado, en esta administración se mantuvo la ortodoxia financiera en los manejos del gobierno y eso es positivo, más de lo que suele pensarse. Pero, segundo, hay un elemento poco visible que es realmente bueno y es en parte, obra de Fox.

Me refiero a la separación de los poderes, algo que en México ha agarrado fuerza y, creo, llegó para quedarse. Existe una fuerte división entre el legislaltivo, el ejecutivo y el judicial, lo mismo que más intervención de los gobernadores estatales y elecciones a cargo de un organismo independiente. Más un banco central independiente.

Esto es realmente bueno, a tal punto que debemos estar realmente satisfechos. La separación de poderes fue vista en este sexenio en su faceta negativa, cuando neciamente los legisladores se opusieron al ejecutivo en sus iniciativa no por otra razón que la de ir en contra de un partido de oposición.

Esta terquedad es mala y ha ocasionado un retraso económico, con pérdida de competitividad. Es cierto y es una conducta muy reprobable por parte de los legisladores en general y de Fox también, con su insistencia en criticar a administraciones anteriores sin necesitarlo.

Pero, esa independencia del legislativo tiene una faceta positiva, muy positiva en serio. Es un gran mecanismo en defensa de la posibilidad de llegada al poder de un presidente mesiánico que sueñe con implantar ideas extrañas o alocadas.

Si esto llegase a suceder, el legislativo será un buen freno para impedir locuras del ejecutivo, igual que el poder judicia y, los gobernadores lo serían. Realmente, éste es el corazón de la democracia, más que el voto electoral. Es un gran cambio, realmente bueno y bienvenido, al que debemos reconocer como uno de los más grandes beneficios en este gobierno y que es obra quizá involuntaria de los partidos políticos.

Ya no será posible caer en los programas locos de gobierno como los de Echeverría y López Portillo. Son muy buenas noticias. No es un mecanismo perfecto, pero es de enorme ayuda.

Por ejemplo, Venezuela no estaría donde está si allí existiera división del poder político. La separación de poderes es lo opuesto al presidencialismo imperial de ese país y que en México se tuvo, aunque con gobiernos en su mayoría razonables.

Basta pensar en que esos dos presidentes mexicanos, bajo las nuevas condiciones, no podrían haber causado las crisis de las que fueron autores. La separación del poder político es como un seguro contra tonterías del ejecutivo, lo que en un país de tendencia presidencialista es necesidad absoluta. Este gran cambio será crucial en el sexenio siguiente, por una razón.

Para nadie es sorpresa que una buena cantidad de personas expresan preocupación ante la posibilidad de un presidente con un proyecto extremo de gobierno que argumente ser la voz del pueblo. Es la preocupación del populismo que regresa… pero si acaso regresa, no lo hará bajo las bases de antes, sino bajo un sistema de separación de poderes que le pondrá frenos a las posibles burradas del ejecutivo.

Mi tesis es simple. Sí hubo un cambio enorme en México, del que no nos hemos dado mucha cuenta y que es realmente positivo. Es un seguro contra las chifladuras presidenciales… y créame, es un gran alivio. No la solución perfecta, pero sí un buen cambio.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras