Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Inquietud Política
Eduardo García Gaspar
11 abril 2005
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Hará unos 10 días o algo así que los analistas descubrieron mexicanos lo obvio: la incertidumbre política daña a la economía y por eso, reduce inversiones, con toda la cadena de hechos conexos que al final equivale a decir que lo sucedido en la política repercute en las probabilidades de progreso. La cuestión está así en México.

El alcalde de la capital tiene ambiciones grandes para ser presidente del país. Pero enfrenta un proceso judicial que ha terminado en una decisión de desafuero, lo que le hará pasar a juicio y enfrentar la posibilidad de no poder ser candidato.

Ante esta situación se han tomado dos caminos. Uno es el proceso legal normal que actos como éste deben seguir. El otro es el camino tradicional de la política mexicana, que es llevar a la calle la defensa del supuesto culpable.

Nada anormal para México, un país acostumbrado a ignorar el diálogo y a la ley para dirimir las diferencias con presiones políticas callejeras (la versión actual de los levantamientos armados de antaño). Es un asunto netamente político, pero que ha llegado ya al terreno económico.

Por ejemplo, El Universal de esa ciudad (6 de abril) cita una declaración de Paulo Leme, economista en jefe para América Latina de Goldman Sachs:

“Hasta la semana pasada, muy pocos inversionistas estaban analizando la situación política de México con miras a la elección del 2006. El desafuero les parecía una cosa muy menor, alejada y limitada al DF.”

Fernando Losada, economista de ABN Amro, por su parte, declaró que

“Eventualmente, si el clima político se enrarece, es posible que los precios de los activos denominados en moneda extranjera también reflejen la mayor inquietud de parte de los inversionistas.”

Y esa nota al final reporta que

“Alberto Bernal, analista de la firma Idea Global, comentó que el tema del desafuero ha generado ruido político, que impactó las tasas de interés, el precio de los bonos y afectó a las acciones mexicanas. Ayer la TIEE, una de las tasas de referencia en México, alcanzó un nivel de 10.01 por ciento, que no se observaba desde marzo de 2003, mientras que la Bolsa Mexicana de Valores reportó su mayor tropiezo del año con una caída de 2.3 por ciento.”

El asunto se complica notablemente por otra razón. Este candidato presidencial, según encuestas, está en primer lugar actual de preferencias, al mismo tiempo que ha lanzado una plataforma electoral basada en el regreso a políticas estatistas, cierre de fronteras, presidencialismo, petro-dependencia, elevación de inversión estatal y en general la serie de medidas económicas que caracterizaron a la época pasada del proteccionismo, el corporativismo y la intervención estatal.

Si con todo esto no se ponen nerviosos los agentes económicos, la verdad no sé con qué más podrían estarlo. Es la combinación fatal de inquietud callejera y de políticas que amenazan la inversión que tanto necesita el país.

De hecho, ya se habían tardado los mercados financieros y las comunidades empresariales en poner atención a esto y lo que sucede es natural. Muchos siglos antes se había escrito al respecto.

Recuerdo a Maquiavelo señalando esto mismo, por ejemplo. La situación es realmente clara cuando se piensa sin pasión electoral. Las políticas exitosas de crecimiento y de ataque a la pobreza son de sobra conocidas y ellas se basan en el logro de un estado estable de derecho y la implantación de medidas de libertad económica.

Eso es de sobra conocido. La aplicación de medidas estatistas, especialmente las emitidas por mesías políticos, llevan a pobreza y miseria. Recuérdese a Argentina y Perón. Es decir, el problema de México, como el de muchas otras naciones, no es económico, es político y proviene de gobernantes que siguen sus instintos sin meditar.

El alcalde de la Ciudad de México es uno de esos, de los que además no miden las consecuencias de sus actos. Que los inversionistas, los empresarios y la gente se ponga nerviosos e inquietos es la consecuencia lógica y natural de cualquier ser con tres dedos de frente.

Post Scriptum

La bolsa mexicana tuvo una subida notable poco después y eso ha sido tomado como la interpretación del regreso a una situación normal de tranquilidad. Lo dudo.

Primero, porque la bolsa es un índice solamente, que aisladamente no dice mucho. Segundo, porque lo importante es ver la tendencia general de varios índices o señales.

Tercero, porque ya no hay duda acerca de las ideas del alcalde de la Ciudad de México, las que implican un regreso notable al intervencionismo estatal de las épocas del populismo mexicano. Cuarto, porque se está creando un ánimo de adversidad en el electorado provocado por la estrategia electoral de ese candidato, que consiste en crear un enemigo del pueblo y del que él es víctima.

Quinto, porque usted mismo está pensando en el riesgo de un candidato alborotador y eso crea la expectativa de un futuro incierto.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras