Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Las Armas de Chávez
Selección de ContraPeso.info
29 abril 2005
Sección: DIPLOMACIA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta un reporte de CADAL de abril. El tema es la seguridad y las armas que Hugo Chávez ha adquirido de Rusia, España (sí, la España bajo la guía de Rodríguez Zapatero) y quizá, Brasil.

Las características del régimen chavista son de sobra conocidas por todo aquel que quiera verlas y, ahora, con la adición de esa salida de compras, es cuestión de sencillamente decir, dos y dos son cuatro.

Los cruces de declaraciones entre las administraciones del Presidente Bush y el Presidente Chávez forman ya casi parte de la cotidianeidad del paisaje latinoamericano.

No es poco frecuente escuchar críticas del gobierno norteamericano sobre la situación y marcha de la democracia venezolana o al mandatario sudamericano denunciar complots políticos en contra de su continuidad organizados o alentados desde los Estados Unidos (en los últimos tiempos ha agregado al menú un presunto plan para liquidarlo).

Sin embargo, en las últimas semanas, parece haber habido una escalada en el enfrentamiento, motivada principalmente en la preocupación del gobierno de Bush por el anunciado plan de Chávez de renovar el equipamiento militar de sus fuerzas armadas.

En efecto, el mandatario venezolano ha dado a conocer la adquisición de 100.000 fusiles AK-47 y 40 helicópteros rusos (se especuló inclusive con la posibilidad de que Rusia vendiera a Chávez algunos de los sofisticados MIG-29).

Ha anunciado a su vez haber entrado en negociaciones con el gobierno brasileño para la compra de aviones “Súper Tucanos” de la empresa Embraer.

Más aún, en la ultima semana de marzo, y teniendo como escenario la cumbre de la que participaron los mandatarios de Brasil, Colombia, Venezuela y España, Chávez cerró con el premier ibérico Rodríguez Zapatero un acuerdo de U$S 1.700 millones para la adquisición de 4 patrulleras de vigilancia costera, 4 corbetas oceánicas, 2 buques tanqueros, 10 aviones de transporte y 2 aviones de vigilancia.

La administración republicana teme que la campaña de rearme de Chávez se convierta en un foco de inestabilidad para la región o en el puntapié inicial para una carrera armamentista en Latinoamérica. A través de declaraciones de varios de sus funcionarios ha dejado clara su posición: “No puedo imaginar para qué necesita Venezuela 100.000 fusiles AK-47”, afirmó el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld en visita a Brasil sobre fines de marzo, “Tampoco puedo imaginarme que eso sea bueno para América latina”, agregó. Semanas atrás, en declaraciones al británico Financial Times, otro funcionario, Roger Pardo Maurer, subsecretario de Defensa adjunto para América Latina, había mostrado la preocupación norteamericana de que Chávez pueda subvertir a países de la región a través del apoyo a grupos radicales. Chávez está empleando una “estrategia de hiena”, advirtió.

La secretaria de Estado, Condoleezza Rice, ya había acusado en enero a Venezuela de “ejercer una influencia desestabilizadora en Latinoamérica”. La preocupación por el rearme de Chávez ha encendido las alarmas no sólo en los Estados Unidos, sino también en parte de la castigada oposición venezolana y en sectores políticos colombianos. Los primeros acusan a Chávez de militarizar la sociedad venezolana y crear milicias populares con el objetivo único de sostener su poder.

Mientras que los segundos, o bien desconfían de las intenciones del mandatario venezolano (no son pocos los que aseguran la existencia de vínculos cercanos entre la administración chavista y por ejemplo, las FARC) o bien temen que las armas caigan en poder de grupos que podrían atentar contra el gobierno y la sociedad colombiana, otra vez las FARC.

La propia canciller colombiana, Carolina Barco afirmó “Muy importante es tener claro qué se hace con las armas que van quedando en desuso. La preocupación que se tiene es cuando las armas salen de uso quién se va a hacer cargo”. A idéntico blanco apuntaron las palabras del Presidente Álvaro Uribe, cuando pidió a sus colegas en el marco de la cumbre ya apuntada que se tenga cuidado “para evitar que a los terroristas colombianos lleguen armas nuevas o viejas”.

Por su parte, el Presidente Chávez, ha afirmado el derecho de Venezuela como estado soberano de renovar sus fuerzas armadas y ha negado que esto represente un peligro para la estabilidad regional o el inicio de una carrera armamentista en Latinoamérica.

Refiriéndose específicamente al acuerdo con España declaró que los elementos adquiridos “se utilizarán para fortalecer la capacidad de custodia, de patrullaje, de vigilancia, de lucha contra tantos vicios como el narcotráfico, la delincuencia internacional el contrabando”.

“No son armas para la guerra, son equipos para la paz” aclaró. En los gobiernos latinoamericanos no parece haber habido especial preocupación por el plan de rearme de Venezuela o por lo menos ésta no se ha hecho pública (al margen de las declaraciones de las autoridades colombianas).

El Presidente Lula por ejemplo, en el marco de la cumbre arriba referida, expreso su solidaridad a Chávez a la vez que afirmó que “no aceptamos difamaciones contra compañeros. Venezuela tiene derecho a ser un país soberano”. Sin embargo, se supo que tanto a la administración del Partido de los Trabajadores, como a la del Presidente Kirchner en Argentina les ha sido transmitida la preocupación del Presidente Bush por la situaron venezolana y se les ha pedido que contengan a Chávez y contribuyan así a la estabilidad de la región.

Habrá que ver que rumbo toman.

Fuentes: Fleischer, David, Brasil Focus Weekly Report, 1 de abril de 2005. Diario La Nación y Clarín, de Buenos Aires; O Estado de Sao Paulo; www.bbcmundo.com; www.elnuevoherald.com.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras