Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Lecciones de Madrid
Selección de ContraPeso.info
19 julio 2005
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


ContraPeso.info presenta un texto de José María Marco, de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid. El autor hace una breve y profunda reflexión de cara al terrorismo y las pruebas que él impone en occidente. Se agradece el amable permiso de Tech Central Station para traducir y reproducir este artículo.

En un mundo que pensara lógicamente, los ataques en Londres llevarían a la opinión pública en los países europeos a apoyar a Tony Blair, al gobierno inglés y al norteamericano. La alianza contra el terrorismo sería fortalecida y todas las partes cerrarían filas para acelerar el retorno a la normalidad en Irak y llevar la democracia a los países árabes.

Desafortunadamente no vivimos en un mundo así. Los terroristas que atacaron a Londres han enviado varios mensaje.

• Uno está dirigido a los norteamericanos. Los Demócratas y los medios progresistas han hecho de nuevo a la intervención en Irak un asunto político. La popularidad del presidente Bush en las encuestas es baja. Los terroristas han recordado a los norteamericanos que la guerra al terrorismo será una cuestión muy larga y prolongada. Y que será lidiada lejos, en Irak, pero también en Europa y quizás en las ciudades de EEUU.

• Otro mensaje está dirigido a los británicos. Representa un ataque al liderazgo de Blair en el preciso momento en el que Gran Bretaña recibe a la Cumbre de G8 y ha realizado propuestas de reformas internas en la Unión Europea. Los terroristas les harán pagar un precio alto por su éxito, incluso por haber obtenido los Juegos Olímpicos en Londres para el año 2012.

• El tercer mensaje está dirigido a la opinión pública en el resto de los países europeos. Está destinado a recordarles el alto precio que tendrán que pagar por tratar de combatir al terrorismo o, en otras palabras, el castigo que se les impondrá por ser un aliado leal a los EEUU en la guerra al terrorismo. No habrá probablemente efectos posteriores durante algunos días. Pero no sería sorprendente que los eventos que sucedieron en Madrid después del 11 de marzo de 2004 se repitieran.

En Madrid, el sentido de unión basado en indignación y lamentación duró escasamente un día. La tentación para aprovechar los eventos en propósitos políticos era demasiado grande. Nos hemos embarcado en la segunda etapa de la guerra contra el terrorismo.

Primero, los terroristas tratarán de convencer a la opinión pública en las naciones occidentales —especialmente las europeas— que esos que se retiren de la guerra estarán seguros. Esto es lo que los españoles pensaron después del 11 de marzo.

Entonces, justo cuando esta premisa sea aceptada, un aún más brutal ataque será perpetrado para destruir la confianza pública que aún pueda existir en la capacidad de la democracia para combatir al terrorismo. Entonces los terroristas habrán ganado la guerra.

Lo sucedido en Madrid fue una prueba de la capacidad de las naciones europeas para soportar presión. Mostró que ellas tienen escasa capacidad en este respecto. Veremos ahora cómo reaccionan a este segundo ataque. Mucho de lo que suceda dependerá de lo que hagan los británicos. Se sostendrán mejor que los españoles.

Son patriotas buenos y tienen una tradición amplia de combate. Por su parte, Blair ha pasado por una numerosa serie de situaciones difíciles. Ha demostrado sus dotes de líder. Está ahora frente a la prueba más difícil de todas. Inmediatamente después del ataque fue formidable. Debemos apoyarlo y desea tranquilidad y valor a los británicos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras