Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Liberales no, no lo Somos
Eduardo García Gaspar
7 octubre 2005
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Ha sido un tema frecuente de la izquierda el culpar a su enemigo favorito, el liberalismo, de cuanto sucede de malo en la economía de cualquier país.

La izquierda mexicana no es la excepción y ella, consistentemente, aduce que los malos desempeños de la economía nacional se deben a que en el país se han aplicado medidas “neoliberales.” No lo creo. Y déjeme probarlo.

Usaré datos del Banco Mundial. De una investigación de más de 150 países, México está en el lugar 73 en términos de lo fácil que es hacer negocios aquí. La media tabla que ocupa es una buena prueba de que el país no es una economía liberal y esto es lo que hace inválido el argumento de la izquierda.

Si México no es una economía liberal, no puede culparse al liberalismo de lo que sea que acontezca aquí. Más en detalle. México tiene el lugar 125 en cuestiones de regulación laboral, muy cerca del final de la tabla. Si fuera liberal, estaría en los primeros lugares. Pero está en los últimos, con una regulación laboral excesiva.

Ocupa el mismo lugar en la calificación de protección a inversionistas, cuando un país realmente liberal no tendría esa evaluación. En cuanto a cumplimiento de contratos, ocupa el lugar 100. Hay otras calificaciones que pintan un mejor panorama. En cuanto a facilidad para cerrar un negocio, el lugar de México es el 22 y en cuanto a comercio internacional, es el lugar 39.

Las demás calificaciones, colocan al país en medio de la tabla. Facilidad de crédito, por ejemplo, en el lugar 68. El lugar 74 en registro de propiedad, el 95 en facilidad de pago de impuestos.

En fin, allí está una serie de datos que sugieren que la economía mexicana no tiene las características liberales que de acuerdo con la izquierda dañan a México. De hecho, la prueba es la contraria.

Los primeros lugares en esta clasificación son países como Nueva Zelandia, Singapur, los EEUU, Canadá. Noruega, Australia, Dinamarca, Inglaterra, Japón y similares. En los últimos lugares están Chad, Sudán, Nigeria, Togo, Mali, Egipto y otros.

La lista de países indica en realidad lo opuesto de lo que asegura la izquierda. Ella dice que cuanto más liberal es un país, menos progresará. Pero es lo contrario, cuanto más liberal es la nación, más progreso registra. Según la teoría izquierdista, Eritrea progresaría más que Finlandia, porque tiene una economía menos liberal. La tesis de la izquierda es un absurdo total.

Estas cifras son una de las muchas pruebas que existen para demostrar que la izquierda es de hecho una causa de pobreza. Las pruebas existen y son muchas. En teoría y en práctica, las economías más liberales son las que más desarrollo y prosperidad producen.

Pero la izquierda mexicana insiste en lo opuesto. Ella quiere más intervención estatal, cuando lo que se necesita es menos. Quiere más regulaciones, leyes, impuestos y lo que se requiere es exactamente lo contrario.

¿Por qué padece esto la izquierda mexicana? Para saberlo, habrá que preguntarles. Puede ser que se trate de ignorancia, de desviación ideológica, de conveniencia política para tener más poder, de sentimientos mesiánicos. No lo sé en específico y, quizá, no importe mucho.

Sobre todo, cuando hay frente a nosotros un fenómeno más interesante, el de que numerosas personas fuera de la clase política también creen lo mismo.

Me refiero al ciudadano común, como usted o yo, que creen eso mismo, que las medidas económicas del liberalismo producen problemas económicos. Gente que cree, por ejemplo, que para progresar hay que volver a cerrar las fronteras al libre comercio; que piensa que para crecer hay que elevar el gasto público, incluso a pesar de elevar la inflación. Ciudadanos que afirman que debe elevarse por decreto los salarios mínimos para combatir la pobreza.

Todas esas medidas, y muchas más, son contrarias al progreso y sin embargo, una buena cantidad de personas las cree ciertas y votará por los políticos que las apoyan. Su voto será bien intencionado, pero votarán por lo opuesto a lo que conviene.

Es decir, el problema práctico no es que existan partidos políticos socialistas, sino que existan personas que voten por ellos. Quizá se deba a que las propuestas socialistas son en extremo simplistas y por eso no necesitan que las personas tengan siquiera cursado un año de educación.

POST SCRIPTUM

En ContraPeso.info: México no es Liberal, hay más material sobre el punto.

Otra prueba de que México no es un país liberal puede encontrarse en Freetheworld y sus estudio de libertad económica.

• Los países con índices de mayor libertad son Hong Kong, Singapur, Nueva Zelandia, Suiza, EEUU, Inglaterra, Canadá, Irlanda, Australia, Estonia.

• Los de menos libertad son Myanmar, Zinbabwe, Venezuela, República Democrática del Congo, Guinea-Bisaau, Burundi, Argelia, República de Congo.

• Entre los 127 países estudiados, México está en el lugar 59, a media tabla, rodeado de Malaysia, Kenia, Honduras, Uganda, Guyana, India, Paraguay.

Otro punto. Si se ve este mismo índice en el tiempo, tenemos los resultados siguientes para México (a mayor el número, más libertad económica, con máximo posible de 10):

1970 — 6.0

1975 — 5.3

1980 — 5.1

1985 — 4.3

1990 — 5.7

1995 — 6.2

2000 — 6.2

2001 — 6.3

2002 — 6.5

2003 — 6.5

Es decir, tenemos en esta medición un poco de mayor libertad económica que en 1970 en global, sin mejora sustancial desde 1995.

En el mismo estudio se confirman resultados y conclusiones que apoyan la idea de que la libertad económica produce mejores resultados. A mayor libertad económica:

— mayor ingreso per cápita

— mayor crecimiento económico

— mayor inversión per cápita

— menor desempleo

— mayor expectativa de vida

— mayor ingreso per cápita del segmento más pobre

— mayor educación

— menor mortalidad infantil

— menor trabajo infantil

— mayor acceso a agua

— mayor desarrollo humano y pobreza humana, según definición de la ONU

— menor corrupción

— menor economía informal

— mayores derechos políticos y libertades civiles

— mayor estabilidad política

El punto es doble. Primero, la izquierda se equivoca, México no es un país de economía liberal y, por tanto, sus problemas económicos no puede ser asignados a un liberalismo económico que no existe. Segundo, el liberalismo económico produce buenos resultados; no es perfecto, pero sus resultados son buenos. Y ambas cosas son demostrables con pruebas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “Liberales no, no lo Somos”
  1. Jose Cayetano Ortiz Cisneros Dijo:

    Estoy de acuerdo con el autor casi en todo, pero difiero un poco en cuanto a las condiciones de ´pobreza en las que mexico se encuentra contando con tanto recurso natural y humano, sintiendo que no estan encauzadas las fuerzas politicas para solucionar los problemas economicos de fondo, olvidandose de colores de partido, promoviendo la productividad en todos los ambitos para ser más competitivos, pero sin olvidar que el capital es uno de los elenentos basicos del desarrollo de un pueblo y el trabajo bien dirigido y planeado nos puede hacer competitivos para el mundo globalizado en que vivimos, y manifestando que el socialismo es un fracaso, para un pais de libertades.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras