Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Lucro, Empleos, Empresas
Eduardo García Gaspar
23 noviembre 2005
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Uno de los retos actuales y muy buen ejercicio mental, es intentar explicar a las mentalidades socialistas. Proponen ellas una serie de medidas que van en contra de la experiencia, los resultados prácticos y la razón. Pero a pesar de ello, siguen existiendo y en momentos tienen gran fuerza.

Un ejemplo muy específico de esto lo encontré hace días en la exposición de un hombre que habló sobre temas económicos sosteniendo varias tesis que son incongruentes entre sí, pero que él colocó como imperiosas medidas a tomar de inmediato para remediar la pobreza.

Expongo las tesis de esta persona: lo primero, deben crearse empleos porque es por medio de ellos que la pobreza puede remediarse sobre bases estables. Es cierto. Aunque falta añadir que los empleos derivan su ingreso del valor añadido que producen y de la productividad de la persona.

Crear empleos por crearlos es simple, la clave está en cómo hacerlo. Le faltó aclarar cosas, pero uno no puede estar en desacuerdo con esa idea genérica de crear empleos. Sin embargo, luego, salió de él un furioso ataque al afán de lucro con el que él aseguró que las empresas, todas, se mueven en la economía.

Dijo que ese afán de ganancias debe ser moderado por medio de impuestos que lleven a niveles “razonables” las utilidades de las firmas bajo un sistema planeado y racional.

Aquí, la verdad, yo toso. No hay duda de que la economía debe ser planeada y debe ser racional. No es ése el punto. El punto es quién hace la planeación y el pensar. ¿Una oficina del gobierno o los empresarios y trabajadores? Es el dilema de fondo y que el expositor dio por solucionado sin siquiera tener la pregunta planteada.

Su respuesta: el estado, pero sin mencionar la otra opción. Consecuentemente, este hombre piensa de la manera siguiente. Se necesitan más empleos para remediar la pobreza y ello se va a conseguir por dos medios, elevando los impuestos a las empresas y regulando la economía. No hay congruencia. Los gobiernos no crean empleos, los crean las empresas y los impuestos a ellas disminuyen su potencial de creación de empleos.

Es decir, el hombre cree que se crearán empleos implantando medidas que los disminuyen. Es tan absurdo como creer que voy a curarme la cirrosis elevando mi consumo de ron.

Creo que en parte esa flaqueza de razonamiento se debe a una noción equivocada, que es creer que las utilidades son una cantidad en efectivo que está en el banco y que se da de inmediato a los propietarios para sus gastos personales. Las utilidades no son eso.

En realidad son un costo de sobrevivencia de la empresa. Sin utilidades no sobrevive y sin empresa no hay empleos. Las utilidades además, son una medida de eficiencia del uso de los recursos, indicando que los recursos usados están siendo usados de manera eficiente. Hacerlo es un deber en un mundo de recursos escasos. Con ellas puede reinvertirse y crear más empleos. Además, quisiera que alguien me definiera que es “razonable” en el nivel de utilidades.

Las utilidades elevadas son señales importantes, que atraen a otros inversionistas y tienden a reducir precios y por tanto utilidades. Sin la perspectiva de grandes utilidades, el eje gira negativamente a la posibilidad de grandes pérdidas. ¿O acaso el gobierno protegerá a las empresas de pérdidas que no sean “razonables” también?

Creo que este expositor es un muy claro ejemplo de buenas intenciones y pésimo razonamiento. Quería él enfatizar la necesidad de crear empleos, lo que es bueno, pero dejó la noción sin definir y peor aún, dio como solución implícita la planeación central de la economía… exactamente lo opuesto de lo conveniente para ese propósito.

Y al mismo tiempo recomendó limitar las utilidades de las empresas a un nivel vago e indefinible que castiga a la fuente misma de la creación de empleos. La empresa que crece es la que tiene utilidades, no la que no las tiene, ni la que las mantiene a nivel de sobrevivencia.

No se necesita saber mucho de grandes teorías económicas para llegar a esa conclusión. Lo admirable es que estas incongruencias de lógica existan aún y quieran ser llevadas a la práctica a pesar de evidencias y razonamientos opuestos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras