Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
MacGobierno
Eduardo García Gaspar
13 septiembre 2005
Sección: CIENCIA, GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


La gran noticia tecnológica de la semana pasada fue el lanzamiento del iPod Nano de MacIntosh. El Wall Street Journal reporta que Apple, la empresa que lo ha creado, espera que el increíble producto sea de gran venta y mantenga la tradición de liderazgo en ese segmento de música portátil.

Uno de sus columnistas lo describe: “Tome una tarjeta de presentación… recorte el 20 por ciento a lo largo” y lo tiene, con el espesor de un lápiz. Allí podrá llevar hasta tres días de música que se oye con toda fidelidad y no tiene disco duro que puede patinar.

Más unas 14 horas de batería y todo por unos 250 dólares y hasta menos. La tradición Apple continúa con un nuevo tipo de aparato que, estoy seguro, pone a Sony y a muchos más, verdes de envidia.

La noticia es parte de nuestra vida. Tomamos a los adelantos tecnológicos como parte de la vida normal. Recuerde usted el fax y el revuelo que armó, por no mencionar otras cosas como las computadoras y la Internet. Igual sucede en otros campos.

No nos extraña que se descubran medicinas maravillosas, ni nuevos materiales de construcción, ni relojes que reciben señales de una central atómica con una variación de un segundo cada mil años. Hemos adelantado en todo… bueno, casi en todo. Hay una área humana en la que no ha habido muchos adelantos.

En donde seguimos con los mismos problemas de hace muchos siglos. Me refiero a los gobiernos. Allí seguimos estancados, sin adelantos, sin innovaciones, con los mismos problemas de siempre. Con mi iPod, que es de los más viejos, puedo llevar unos once días de música sin repetir piezas a donde quiera.

Pero en cuestiones de gobierno, sigo oyendo las mismas tonterías de siempre. Hay una desproporción o asimetría entre los adelantos del resto de las áreas humanas y lo que sucede en los gobiernos. Por alguna razón, las áreas políticas no han sido campo de innovación.

Tome usted al ex-alcalde de la Ciudad de México, por ejemplo, y lea su propuesta de gobierno… el tipo está en los tiempos de los bulbos, cuando uno encendía un radio y tenía que esperarse a que se calentaran para escucharlo. Lo mismo sucede con Fox y su terrible campaña de egocentrismo desbocado.

¿Por qué tenemos al mismo tiempo adelantos como el iPod y antigüedades como los gobiernos de Hugo Chávez, Castro y otros? ¿Por qué tenemos gafas multifocales y al mismo tiempo gobiernos miopes que hacen lo contrario de lo correcto? Recordemos a Bush prohibiendo importaciones de acero en EEUU. La razón es sencilla. La política no es un terreno propicio a la innovación, ni a la discusión seria.

Es más un campo de doctrinas y dogmas, muy particularmente de la izquierda, en el que abundan los sueños mesiánicos de gobernantes que inventan sus propias realidades y las creen ciertas. Cuando usted tiene dogmas políticos, como el de la lucha de clases, su mente se estrecha. igual que lo haría la mente que no puede pensar más allá de los bulbos.

Esta idea no es nueva. La propuso hace ya tiempo la historiadora Barbara Tuchman en un gran libro titulado The March of Folly, que significa algo así como El Desfile de las Tonterías. Sostiene ella esto mismo: los adelantos abundan por todos lados, menos en el terreno político. Allí seguimos teniendo los mismos problemas de hace siglos, sin importar que los gobiernos sean de izquierda o de derecha.

Las próximas elecciones mexicanas harán esto en extremo patente revelando lo que es obvio: los candidatos hablarán de los mismos problemas de siempre y propondrán las mismas soluciones de toda campaña. No espere innovación de ellos. La innovación es un atributo de los arriesgados y los gobernantes no quieren arriesgar.

México, sin embargo, necesita innovación y con eso me refiero a lo que se ha llamado reformas estructurales. Son ellas actualizaciones y modernizaciones urgentes de leyes e instituciones anticuadas y obsoletas. Ésa es la innovación que se necesita, como la del impuesto parejo.

Pero será extraordinariamente raro que sea propuesto. La mente del político no entiende a la mente de la innovación. Al contrario, ellos, como López Obrador, propondrán quedarse en el pasado y lo extraño será que lo harán en medio de aplausos y vítores.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras