Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Mala Explicación Guadalupana
Leonardo Girondella Mora
13 diciembre 2005
Sección: DERECHOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


México, dice el clisé, es una nación guadalupana antes que nada —así se hace referencia a la especial devoción que los mexicanos católicos tienen a la Virgen de Guadalupe, con una gran celebración nacional el 12 de diciembre.

Creo que es menos de lo que se afirma, pero aún así pienso que sin duda la Virgen ocupa un lugar muy particular en la gran mayoría del país.

El hecho, en manos de un sociólogo, sin embargo, se presta a los más imprevisibles de los análisis y a las piruetas mentales más peligrosas. No tengo nada en contra de los sociólogos en sus personas, pero sí contra la sociología cuando ella quiere erigirse en ciencia que ignora el pasado, toma una posición de ingeniería social y quiere proponer sus propias explicaciones haciendo caso omiso de ciencias relacionadas, como la economía, la ética y la historia.

En manos de la sociología, sigo diciendo, el “fenómeno guadalupano” suele recibir explicaciones que en el mejor de los casos son confusas. Recordando varias lecturas sobre el tema y con enfoque de ese tipo, hago el siguiente resumen de las tesis que sostienen:

• El aspecto religioso se pone aparte y suele no ser mencionado, logrando que la Virgen sea vista como un suceso meramente “sociológico” —lo que sea que ello signifique. La verdad es que quitando lo religioso de Guadalupe es difícil entender acciones de devoción y seguimiento pero aún así se intenta, logrando análisis incompletos.

• Segundo, se coloca a la Virgen como un modelo de comportamiento social, una especie de paradigma que debe ser seguido particularmente por las mujeres mexicanas. Es cierto, el catolicismo, entre otras cosas, propone modelos de conducta, no sólo de la Virgen —están las vidas de los santos como modelo, pero desde luego el gran modelo, el mismo Jesús. Nada original en lo dicho por esos análisis.

• Como parte de los análisis que trato de resumir, suele hacerse una lista de los rasgos de conducta que enfatiza el modelo de la Virgen. Se mencionan cualidades como abnegación, sumisión, castidad, decencia, decoro, nobleza, recato, dignidad, negación propia, obediencia, trabajo, lealtad y muchas otras similares.

Tampoco hay aquí nada original en los análisis sociológicos de la Virgen de Guadalupe. El catolicismo fomenta esos hábitos y otros muy relacionados para sus fieles, como prudencia, caridad y demás, resumidos en el tratar a otros como uno quiera ser tratado.

• Pero estos análisis hacen una cabriola mortal para conseguir una conclusión que no necesariamente sigue. Dicen que esos rasgos han producido inferioridad en la mujer y le han impedido ser lo que ella quiere ser —una hipótesis sacada de la nada.

Dicen que la Virgen ha servido al machismo para fortalecerse, queriendo que las mujeres sean como ella, calladas, resignadas, solamente encargadas del hogar y de tener hijos y de servir la comida al marido. La cabriola llega a la siguiente resolución.

• Para ser una mujer real, según los sociólogos que leí, la mujer mexicana debe deshacerse de todas las cualidades de la Virgen —dejar de tener todas esas cualidades de abnegación, sumisión, castidad, decencia, decoro, nobleza, recato, dignidad, negación propia, obediencia, trabajo, lealtad y las relacionadas.

Explico algo más esto que he llamado cabriola. La explicación sociológica afirma que la mujer mexicana es víctima de una posición de inferioridad porque ha seguido o se le ha impuesto, el modelo de conducta de la Virgen de Guadalupe. Consecuentemente el remedio a la inferioridad femenina es abandonar íntegramente ese modelo de conducta.

Es una solución absurda e ilógica el afirmar que el ser mujer consiste en seguir las cualidades opuestas al “modelo” de la Virgen —absurda y por si fuera poco, peligrosa. Lo que esos analistas dicen es que la mujer, esa que no es ya inferior, es una mujer opuesta al modelo de Guadalupe.

Es decir, es una mujer egoísta, desobediente, impúdica, indecente, sin decoro, vulgar, descocada, indigna, soberbia, perezosa, egoísta y demás. Esta conclusión mía parece exagerada, pero no lo es. Es la conclusión simple de pensar que el modelo de la Virgen de Guadalupe es causa de la inferioridad de la mujer.

El efecto no intencional de esos análisis es de repercusión larga, pues llama a la mujer a abandonar hábitos buenos y positivos, alegando que ellos son causa de su discriminación —están afirmando de facto que el realizarse como mujer es hacer lo opuesto a las cualidades que la Virgen posee.

En el caso del hombre, siguiendo el mismo razonamiento sociológico, se le llamaría a abandonar toda buena costumbre para llegar a ser él mismo. Se tiene un análisis malo, incompleto que naturalmente lleva a colofones equivocados. La falla de los análisis está en tomar al modelo de conducta de la Virgen con un horizonte en extremo limitado y volverlo una explicación a un hecho que tiene otras explicaciones mejores.

Apunté la causa de la falla al principio de este escrito —la sociología pretende trabajar sin servirse de otros campos de conocimiento y es lógico que cometa errores serios como éste. Cuando se hacen de lado la moral, la historia, la ética, la filosofía, la economía, que son todas ciencias de la persona humana, se está condenado a cometer pifias como la que estoy señalando.

Y quien cree en las conclusiones de análisis tan incautos terminará teniendo como modelo de comportamiento al que debe imitar a las mujeres liberadas de toda obligación moral, ética, y que desprecian a las virtudes y buenos hábitos. ¿Es eso ser mujer? Desde luego que no, pero es a lo que llegan esos análisis tan rústicos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “Mala Explicación Guadalupana”
  1. Hugo Ríos R. Dijo:

    La Sociología es una ciencia multidisciplinaria y estudia el hecho social. Mal haría un sociólogo si prescinde de otras ciencias para llegar a conclusiones apresuradas que no resisten un análisis serio.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras