Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Marketing Político
Eduardo García Gaspar
3 octubre 2005
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Una cartelera contiene un aviso publicitario de un gobernante mexicano, con su fotografía muy estudiada y un eslogan que dice “leyes para ti.” La publicidad me dejó pasmado.

Si son leyes para mí, literalmente, los impuestos serían reducidos a una tercera parte, con un pago anual de tasa fija… se privatizaría el monopolio estatal energético y mucho más.

Obviamente no se trata de leyes para mí. Deben ser leyes para otros, pero no sé quiénes. Quizá sea que quiere decir “leyes para los ciudadanos”, pero eso es absurdo, pues no hay nadie más para quien hacer leyes.

Total, me quedo con la impresión de un gobernante que hace marketing y así se convierte en un producto cuya meta es acercarse a la gente, con una fotografía bonita y una frase posible de ser usada por un papel higiénico.

Hay otros eslóganes políticos que usan las ideas de “con el pueblo”, “siempre cerca de ti”, “bienestar para todos” y similares. El uso de frases publicitarias quizá empezó en México con el “arriba y adelante” de Luis Echeverría, a la que siguieron frases como “la solución somos todos.”

Neto, neto, frases muy pensadas y meditadas, pero que están vacías de todo contenido. ¿Qué puedo pensar de alguien que dice hacer leyes para mí? Nada, absolutamente nada.

El opuesto sería prometer “leyes para otros” y esto no tiene sentido. De modo que está prometiendo lo obvio y esperado. Sus consejeros de marketing, tal vez, tienen una idea muy baja del ciudadano, al que suponen interesado en eso, que hagan leyes para él, sin saber nada más.

Es aquí donde entro al tema que me interesa. Demasiado marketing y poca política, en eso se han convertido las campañas electorales mexicanas, y es una lástima.

Desde luego, hace falta el Marketing, pero su exageración en el contenido tiene una consecuencia muy negativa: quita espacio a las ideas políticas del candidato. Cuando se cree que decir “estoy cerca de ti” se vuelve lo principal, las ideas del candidato pasan a segundo lugar.

Lo deseable en un mundo ideal es que el candidato se abra y diga sus prioridades y, sobre todo, cómo las piensa lograr. Con eso en mente, cada ciudadano sí tendría bases de selección, pero no cuando el candidato quiere decirnos que hace “leyes para ti.” Lo que quiero saber de un candidato, mucho me temo, es lo que su marketing no me dice.

Quiero saber si es socialista, si es liberal, o de centro. Quiero saber si apoya las reformas estructurales, si quiere o no privatizar a Pemex, si quiere elevar o disminuir impuestos. Éstas y cosas como ellas es lo que quiero saber.

No me interesan cosas publicitarias abstractas y vagas, como decir que es un “candidato del pueblo” o que su apellido empieza con la M de México.

Esas son reales y absolutas idioteces. ¿Cómo se espera que vote yo? ¿Sobre la base de la primera letra de su apellido? La cosa es realmente tonta y se debe, mucho me temo, a demasiado marketing y poca sustancia. Lo que me lleva a una conclusión simple: el Marketing exagerado está dañando a la democracia mexicana, volviendo a los candidatos seres tan primitivos como una pizza de peperoni.

Insisto, sí es necesario usar el Marketing, pues se trata de esfuerzos de comunicación.

Pero usarlo con inteligencia y creyendo que los ciudadanos somos inteligentes y podemos decidir, pero que necesitamos información, y no frases tontas y vacías. Le digo, demasiado Marketing y poco contenido… que es lo que se intenta hacer cuando se tiene un producto mediocre y sin distinciones.

Igual está otra campaña que dice que debo votar por un candidato porque resulta que él quiere el mismo México que quiero yo. ¿Cómo sé eso, si el anuncio dice nada particular, excepto que debe haber más parques, empleos y seguridad?

Hay una frase que es de colección y que dice “Por lo mucho que el pueblo ha luchado la alegría está por llegar.” ¿Quiénes creen que somos? ¿Cómo votar sin la claridad abierta de qué ideas específicas tiene cada candidato?

Eso es lo que se necesita saber y no la repetición desaforada de alguna frase de un creativo que parece que trata de esconder a su cliente. Necesitamos información, posturas claras y no marketing que disfraza a sus productos realizando un fraude informativo que daña el proceso democrático en su esencia misma. ¿Los responsables? Sin duda los asesores de Marketing.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Marketing Político”
  1. El dilema | En algún lugar...




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras