Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Más Avisos de Peligro
Eduardo García Gaspar
7 diciembre 2005
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


Varias de estas columnas han sido dedicadas con marcado sentido de urgencia a examinar la posición política del PRD y su candidato a la presidencia. El sentido de urgencia es explicable por una razón obvia: esa plataforma política, de realizarse, conducirá al país al barranco de crisis económicas y políticas.

No es un complot contra ese partido, es un aviso serio. Una pieza de información al respecto fueron las declaraciones recientes de Juan Villorio Toranzo, un académico de izquierda, parte del equipo del candidato del PRD.

Bajo el tema de que las ideas políticas de C. Cárdenas son más sólidas que las de López Obrador, este personaje abrió información invaluable sobre la plataforma electoral perredista y no es algo agradable.

En sus declaraciones a la prensa, Villoro mencionó abiertamente que ese candidato no es populista, que su política económica es la del keynesianismo, empleada por F.D. Roosevelt en los años 30 en los EEUU, durante la depresión en ese país. Dijo que la meta de López Obrador es elevar el empleo basado en las ideas de Keynes, el economista inglés.

Para cualquiera con un poco de sentido común esto es una real y abierta luz roja, una señal seria de peligro para todo el país.

Primero, desde luego, porque se da ese regreso a lo intentado y fracasado. Keynes, en su aplicación práctica, es una opción descartada ampliamente. Muchos análisis indican que la depresión en los EEUU duró más de lo que debía precisamente por eso, por la aplicación del keynesianismo de Roosevelt.

Segundo, porque la estrategia central de esa política es la de elevar el gasto gubernamental considerando que él produce desarrollo. La realidad es opuesta, totalmente opuesta. La información mencionada por Villorio es congruente con el libro de López Obrador, donde también se habla con admiración de ese presidente norteamericano.

Esta reiteración es importante porque confirma lo señalado en esa obra: el esquema económico del PRD es uno basado en la fuerte intervención estatal en la economía, es decir, un sistema muy parecido a los aplicados por Echeverría y López Portillo.

Se tienen ya, sin duda de ningún tipo, señales abiertas y claras de un peligro cierto y real para México. Las políticas económicas del PRD llevarán a una crisis de excesivo gasto gubernamental y están basadas en supuestos al menos dudosos, y de resultados fracasados. Son lo opuesto a lo que se necesita.

No creo que nunca el elector haya recibido tantos avisos previos de un candidato, de que lo que él hará es llevar al país al abismo. Pero, y ésta es una buena noticia, de resultar ganador en las elecciones, López Obrador tendrá un poder acotado por el legislativo, el judicial, el Banco de México, los gobernadores y otros organismos.

Es muy bueno, pero llevará a enfrentamientos políticos de consideración entre los poderes y los organismos. Sobre aviso, no puede haber engaño. Y finalmente me quiero referir a un comentario, relacionado con lo anterior, que me envió un lector hace poco. Se quejaba él, de la manera más educada, de mis críticas al PRD y su candidato, señalando que también hay otros partidos a los que se puede y debe criticar. Es cierto. El lector tiene razón.

Hay otros partidos y ellos no son perfectos. Sin embargo, el sentido de urgencia me hace poner la atención donde está el peligro real y verdadero. La plataforma electoral del PRD es lo más peligroso que este país está enfrentando hoy, ahora mismo. De los demás partidos ya me podré ocupar en otra ocasión, más adelante.

Pero con el PRD y su candidato, es imperativo señalar estos peligros de inmediato. No es una confabulación oscura en contra de ese partido por razones personales, es un llamado abierto y objetivo para señalar la gravedad de una plataforma económica que siempre ha producido daños donde se ha aplicado.

El keynesianismo no es sólo algo fallido y desprestigiado, probado como un fracaso absoluto, sino el regreso al estatismo que padecimos durante los 70 años del PRI y que tuvo su clímax con Echeverría y López Portillo. Lo que López Obrador propone nos llevará a crisis económicas como las anteriores y quizá a crisis políticas de pronóstico serio. La luz roja ha sido prendida con aún mayor intensidad.

POST SCRIPTUM

Dada la obsesión del candidato del PRD a interpretar toda situación contraria a él como un complot en su contra, vale la pena reiterar mi punto: esta crítica no es parte de una confabulación, sino el resultado de sus propias ideas; ideas malas, riesgosas, opuestas a lo que realmente necesita México para resolver sus problemas y realizar su potencial.

El peligro de sus ideas es inmediato y real, abierto a todo el que quiera conocerlo. La izquierda que representa el PRD es retrógrada, atrasada, superada y reúne dos elementos de administraciones anteriores: (1) el mesianismo de Echeverría y (2) la irresponsabilidad de López Portillo.

Otra cosa: la aparente unión o cercanía de este candidato con empresarios, entre los que destaca Carlos Slim, el más exitoso en México, no es garantía de ningún componente positivo en López Obrador. Los empresarios no son regla de buenos pensadores políticos y quizá la mayoría de ellos sean lo opuesto… incluso frecuentes víctimas del encanto que sobre ellos ejercen los políticos, una profesión muy sustentada en embrujar con falsas apariencias a las personas.

Recuerdo a varias personas que, después de ver a López Obrador, abandonaron el análisis de sus ideas para poner atención en la “personalidad” del candidato, encontrándolo “interesante. Y cometieron el obvio error de dejarse embrujar por las apariencias.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras