Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Muy Ricos y Muy Pobres
Eduardo García Gaspar
30 diciembre 2005
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIEDAD
Catalogado en: ,


Es normal la letanía electoral que se sustenta en la polarización de la sociedad. Son los candidatos que claman al cielo asegurando que la población entera de un país está dividida sólo en dos clases, los muy ricos y los muy pobres, y que desde luego ellos han llegado para reparar una injusticia.

La realidad es más compleja que el simplismo marxiano de esos políticos en busca del poder. Veamos algunos datos duros, por ejemplo los de la Asociación Mexicana de Agencias de Investigación.

Son esos que investigan mercados para campañas de marketing. La clasificación que ellos hacen coloca en el extremo alto de la pirámide de ingresos al 7 por ciento de la población y en el nivel más bajo al 10 por ciento. Es decir, hay un 83 por ciento que está en medio.

En esas categorías medias de ingresos, que es más del 80 por ciento, hay segmentos. El 33 por ciento del total está en una posición alta dentro de ese segmento grande medio y el 50 por ciento en la parte baja.

No está mal, aunque podía estar mejor. Los de más abajo en esa parte media son familias con un jefe que tiene escasa educación y viven en casas propias o rentadas. Son taxistas, choferes, pequeños comerciantes, empleados de gobierno, mensajeros, cobradores y similares.

Es una prueba de la falsedad en esa imagen vendida por los candidatos extremistas que provocan esa visión de que todos somos pobres con excepción de los ultra millonarios que viven de la explotación capitalista del resto.

El mundo es más rico y complejo que la fantasía marxiana. Y ahora unos pocos datos más. En pobreza extrema, en 1970, el 16 por ciento de los mexicanos, para en 1994 ser menos del 11. En pobreza moderada, en 1970, el 40 por ciento, lo que en 1996 fue de menos del 24. Esto es según la medición estandarizada de Lodoño y Szekely. Más recientemente el Banco Mundial afirmó que. “La crisis de 1994-1995 constituyó un enorme revés.

La pobreza extrema se incrementó de 21% de la población en 1994 a 37% en 1996. Entre 1996 y 2002 la pobreza extrema disminuyó en 17 puntos porcentuales a 20%, sólo un punto porcentual por debajo del nivel antes de la crisis de 1994”.

Lo que intento decir con pruebas es que usted no debe creerse la idea de un país en el que todos son pobres muriéndose de hambre mientras unos pocos están nadando en la abundancia.

Ésa es la visión caricaturesca que se trata de vender en las campañas electorales. Con un problema: esa visión extremada de una sociedad dividida impide resolver el problema de la pobreza real, porque lo propuesto es generalmente lo contrario a lo que se necesita. Van a poner todo el énfasis en la distribución de la riqueza y no en su creación. Si no me cree, lea el libro de C. Cárdenas, “Un México para todos” y verá usted que lo que digo es cierto.

Todo lo que dice este político es que el gobierno debe crecer para poder progresar. Pero hay más. Lo que sabemos es que las crisis elevan la pobreza, que fue lo que sucedió en 1995. Es obvio y debemos recordarlo. Recordarlo para tratar a las finanzas gubernamentales con cuidado y prudencia, sin tener déficit en el gobierno. La idea es importante porque eso es precisamente lo que pide uno de los candidatos a la presidencia.

Pero regresemos al tema: en México existe pobreza, pero ella no corresponde a la imagen que algunos tratan de imponer, la de una sociedad dividida en dos extremos totales. La mayoría de la población está en las partes medias y la pobreza ha ido disminuyendo. Más aún, la pobreza está muy localizada en las zonas rurales y en algunos estados, justo en las áreas en las que no hay actividad ligada al comercio exterior.

Es decir, los tratados de libre comercio han tenido buen efecto en donde ellos han tenido impacto económico, que es lo opuesto a lo que la izquierda mexicana afirma. Los datos que le he ofrecido y otros muchos más están disponibles para quien sea que los busque.

Lo lastimoso de la situación es que la imagen de demasiados no está basada en ellos, sino en un discurso falso y extremo, cuyo fin es electoral. Cuanto más grande y grave se perciba el problema de la pobreza, mayor será la “venta” de las medidas que algún candidato quiera implantar. No las realmente necesitadas, sino las que él quiera.

POST SCRIPTUM

Los datos de la AMAI vienen de su boletín de enero de 2000, una fecha más cercana que la actual de la crisis de 1994-95. Los datos de Lodoño y Szekely están el un análisis de BBVA de 2001, aquí.

El enlace al Banco Mundial lleva al reporte mencionado aquí.

La mente socialista padece un síndrome de simplificación conceptual producido por su tendencia a pensar en términos bipolares: ricos y pobres, explotadores y explotados, transnacionales y locales, obreros y empresarios. Ante esos polos opuestos, el socialista coloca al gobierno como la solución del conflicto por medio de la acumulación de poder en esa autoridad. En esencia, todo el socialismo eso eso.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



2 Comentarios en “Muy Ricos y Muy Pobres”
  1. Sofia Osorio De Castro Dijo:

    Por recomendación de mi hijo he estado en estos últimos meses pendiente de sus escritos, la mayoría de los cuales me parecen interesantes y acertados. Este último me deja preguntándome y por eso deseando preguntarle si, más allá de las estadísticas, ha tenido tiempo para caminar por las calles de Chiapas y Oaxaca por ejemplo (obviamente no sólo Tuxtla Gutierrez o La ciudad de oaxaca), hablar con la gente y cotejar los datos estadísticos o de las Agencias de Investigación, con lo que ud. ve.Esto digamos, por lo menos, porque hay más que ver al respecto en muchos otros lugares a donde, yo me imagino, dichos investigadores no voltearon ni ensuciaron sus zapatos.
    No soy de ningún partido, sólo tengo la oportunidad de viajar y por eso describo lo que veo. Además tengo una serie de sentimientos y emociones hacia este mi pais: me duele.
    Es la primera vez que me atrevo a escribirle y es con todo respeto e interés de retroalimentar y enriquecer como ud. lo hace conmigo al poder leerlo.
    Con mis mejores deseos:
    Sinceramente
    Sofía Osorio DC.

  1. Contrapeso » Datos Fríos, Impresiones Calientes




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras