Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Pendientes del Gobierno 2005
Eduardo García Gaspar
5 enero 2005
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Los inicios de todo año suelen acarrear la irresistible tentación de hacer propósitos que corrijan viejas conductas y así mejorar la vida. Los gobiernos no deben ser la excepción de esto, que es precisamente lo que voy a hacer.

Tomo como base un documento del IMF (el reciente) y del Plan Nacional de Desarrollo. Los pendientes a realizar ya son estos.

Reforma laboral. Se trata de lograr mayor empleo y elevar la productividad, que son objetivos prioritarios. Y lograrlos por medio de mayor flexibilidad legal, con menores costos, por ejemplo, de despido.

El estado actual es de indeterminación, con propuestas que no corrigen los defectos y terquedad laboral para mantener el estado actual de cosas, incluso a costa de menor empleo y reducción de productividad.

Reforma energética. El propósito es aumentar la eficiencia de su producción y elevar la oferta futura. La forma de lograr eso está en hacer posible la inversión privada en esta industria y quitar vicios a las paraestatales del ramo.

Hay alguna participación privada ya, muy menor, siempre obstaculizada por leyes que la prohíben y mentalidades que la creen herejía contraria a la soberanía.

Reforma bancaria. Se trata de una modernización del sistema para elevar el ahorro interno, profundizar los mercados de capitales, difundir el crédito sin ampliación de riesgos y algunas otras cosas.

Ya ha habido cambios legales, el gobierno se ha quitado acciones de bancos, la supervisión bancaria ha aumentado y demás. No va mal, pero hace falta ir más allá.

Reforma de telecomunicaciones. La idea es ampliar las coberturas, elevar la calidad, bajar los precios, admitir innovaciones. Todo, por medio del aumento de la competencia en el sector.

No mucho ha pasado. El obstáculo es Telmex con 96% de las líneas fijas y 80% de las móviles, con violaciones a los acuerdos de la OMC. Otro serio pendiente.

Reforma judicial. Una lista enorme de pendientes que va desde transparencia gubernamental hasta combate a la corrupción, pasando por rendición de cuentas de servidores públicos y modificaciones a leyes.

Ha habido resultados, como protección a accionistas minoritarios, derechos de acreedores, ley de transparencia, pero poco em seguridad.

Reforma fiscal. La idea es elevar los ingresos del gobierno y darle solidez a sus finanzas que dependen del petróleo. Y hacer eso por medio de la simplificación absoluta de la ley, de la ampliación del número de causantes y de la reducción de impuestos.

El estado actual es estacionario totalmente. Nada ha sucedido. Hay más, por ejemplo, lo de las pensiones en empresas paraestatales y cuyos fondos están siendo subsidiados con impuestos; lo del déficit de gasto; algunas cosas de reestructuración de deuda pública y otras.

No es una lista que deba ignorarse, aunque de hecho se haga y nuestros políticos estén dispuestos a sacrificar a los ciudadanos en aras de su esperanza electoral.

La anterior lista es, digamos, la oficial. La serie de cosas que hay que hacer ya en 2005 simplemente porque de ello depende el bienestar del país. No es mucho pedir que se le ponga atención, lo que nos lleva a especular sobre la razón de la situación actual que es por demás pintoresca.

Allí tiene usted a los gobernantes que en un ejercicio alocado de mi imaginación puedo pensar que lo que deben hacer es gobernar, es decir, atender esos pendientes… y sin embargo, no lo hacen.

Me parece razonable suponer que no lo hacen porque sus esfuerzos están ocupados en otros menesteres, más importantes para ellos aunque irrelevantes para el resto de los ciudadanos.

Todos lo sabemos. Los gobernantes están muy ocupados en la lucha por el poder y no piensan en nada más. Están como ése, que no podía caminar y masticar chicle al mismo tiempo. Porque podían hacer las dos cosas simultáneamente. ¿Por qué no lo hacen?

Porque esas reformas significan riesgos y los políticos en tiempos electorales, si son mediocres, odian tomar riesgos.

No van a apoyar nada que cambie la situación actual, lo que significa que la lista de pendientes arriba mencionada quedará pendiente durante 2005 y 2006, hasta que sea elegido el nuevo presidente y el nuevo congreso, con el riesgo de que los pendientes sean puestos de lado y el problema sea entendido como “vamos a cambiar el modelo” y si eso sucede, los pendientes seguirán y seguirán…

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras