Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Problema de Religión
Eduardo García Gaspar
23 marzo 2005
Sección: RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Sus declaraciones, hace unas semanas, en CNN fueron directas. Dijo literalmente “La religión impide que las personas piensen… la religión es una enfermedad neurológica.” No se quedó en eso.

Dijo más cosas, “Somos una nación que se ciega por la religión.” Eso dijo un comediante norteamericano, de nombre Bill Maher, el que se ha asociado con la idea de lo políticamente incorrecto.

No son declaraciones originales. Por años y siglos, muchas personas como él han atacado a las religiones de muchas maneras. Él lo hace como un comediante que se ampara en la idea de ser gracioso atacando creencias establecidas.

Otros lo han hecho con seriedad y frases memorables, como esa de que la religión es el opio de los pueblos. Los ataques van y vienen, sin que hagan mucha mella en las ansias religiosas de las personas.

Ante estas situaciones hay dos posibilidades para reaccionar. Una de ellas es la de la indignación que llegaría hasta el extremo de prohibir la expresión de tales ideas: una especie de censura a la libertad de expresión y que es la reacción más simple.

La otra posibilidad es muy diferente: dejar que esos ataques se den y que sirvan para dilucidar estas cuestiones en una especie de revaloración de las creencias religiosas.

Yo me inclino fuertemente por esta segunda forma de reaccionar. En buena parte porque escuchar a gente como Maher no hace otra cosa que reafirmar mis creencias: cuanto más gritan los tontos más se reafirman mis posiciones… porque Maher no es otra cosa que un comediante petulante que se apoya en pensamientos vanos.

Distintas serían las condiciones si se tratara de un pensador serio, pues eso daría lugar a una discusión de fondo.

El tema religioso es importante y complejo, especialmente para los que apoyamos la idea de un ser humano libre y que debe vivir en un sistema de libertades económicas, políticas y sociales, incluyendo desde luego la libertad religiosa.

La libertad, por definición, necesita ser guiada bajo criterios razonados, pues de lo contrario la vida sería una serie inconexa de actos aleatorios.

Muchos de esos criterios vienen de la religión. Lo que digo es que si usted quita a la religión y los principios morales que ella sostiene, la libertad deja de tener sentido. No se puede ser libre sin principios éticos y la religión es la principal fuente de esos principios. Cuando personas como Maher atacan a la religión están también yendo en contra de la libertad.

¿Debe prohibírseles hacer esos ataques? Definitivamente no por medios gubernamentales que usen la fuerza… pues hacerlo sería atacar a la misma libertad. Las afirmaciones de ese comediante, mejor aún, son oportunidades de reexamen personal y de confirmación de ideas. Son una forma de avance y afianzamiento personal.

La naturaleza humana es tal que necesita aprender y una de las maneras de hacerlo es cometiendo errores y teniendo ideas equivocadas. Mal haríamos en aceptar ideas sin juicio crítico y sin cuestionamiento. Aún las palabras tontas de Maher sirven a ese propósito.

Las religiones, en los sistemas de libertad humana, pueden ser vistas como reales cimientos de la sociedad.

Quite usted a las religiones y poco a poco la sociedad se irá cayendo y desmoronando por una sencilla razón: al final de toda decisión humana siempre existe un componente moral y si éste se retira, la decisión deja de ser humana.

Como afirmaba Tocqueville, no se puede ser libre sin tener creencias morales… porque la misma libertad es una idea moral.

Me parece que es ése el error de muchos defensores de la libertad que la llevan a ser entendida como la simplista idea de hacer lo que cada persona desea, cuando la libertad siendo un concepto moral es la decisión de hacer lo que se debe hacer y no lo que se puede hacer.

Es lo que Tocqueville, de nuevo, afirma: la religión pone un sano límite en la conducta humana al indicar que mientras que todo se puede hacer, no todo se debe hacer.

Sin duda, nuestros tiempos de libertades ampliadas nos dan ese panorama en el que los ataques a las religiones son tal vez más abundantes que antes. Cada uno de esos ataques, repito, es una sana oportunidad de reafirmar lo conveniente que es tener creencias religiosas, pues sin ellas no se puede ser libre.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras