Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Protocolo de Kyoto
Leonardo Girondella Mora
13 enero 2005
Sección: ECOLOGIA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La situación respecto al calentamiento global es paradójica. Personas que no creen en el pronóstico del tiempo de mañana para su ciudad, juran que en 10 años los polos de la tierra se derretirán.

En mucho, eso se ha podido lograr con una alta presencia en medios masivos, los que atraídos por una historia llamativa y dramática, han promocionado una idea muy sencilla: la tierra se está calentando; hace unos años, la idea era la opuesta. P

rensa, radio, televisión e internet reproducen escenarios catastróficos. Y eso sin contar a Hollywood.

El resultado es el natural. La historia del calentamiento es creída y considerada una verdad revelada, sagrada, que no puede ponerse en duda. La realidad es más complicada que la simple historia que vemos superficialmente en los medios noticiosos.

Se trata en realidad de un asunto científico y no de opiniones, mucho menos de dogmas divinos. Tampoco es un asunto de relaciones públicas, ni de opinión pública —una encuesta no podrá revelar la realidad.

Son la ciencia y la tecnología quienes tienen la responsabilidad de dilucidar el asunto y, hasta ahora al menos, es posible aducir que  no está claro. El clima de nuestro planeta es un asunto complicado, muy complejo, que el estado de nuestra ciencia aún no puede explicar con exactitud.

Sin embargo, sobre el tema, las posiciones se han dividido claramente en dos. Existen dos grupos de personas que sostienen ideas diferentes. Uno de ellos ha recibido mayor publicidad y el otro sustancialmente menos.

Las ideas que sostienen acerca del calentamiento global son radicalmente diferentes. Los siguientes puntos contrastan esas diferencias entre lo que unos dicen y lo que otros aseguran.

• Ha una elevación de la temperatura mundial registrada en los últimos 100 años: La temperatura actual está dentro de los movimientos conocidos antes.

• La temperatura mundial actual es alta en relación a los mil últimos años: La temperatura mundial ha tenido períodos fríos y calientes antes, cuando no había actividad humana significativa.

• El calentamiento que se ha tenido en los últimos años es probablemente causado por la actividad económica: Los niveles de dióxido de carbono no tienen efectos en las temperaturas globales.

• La actividad humana está teniendo efectos en el medio ambiente y esos efectos pueden ser irremediables: Las mediciones con globos no muestran el calentamiento alegado por esa actividad humana.

• Los modelos de predicción climática pronostican una elevación de la temperatura de la tierra: La ciencia no puede predecir con certeza el clima futuro. Los modelos usados no incorporan aún nuevos mecanismos de retroalimentación recién descubiertos.

• Deben realizarse ahora acciones que mitiguen o anulen ese calentamiento: Las acciones tomadas sobre bases falsas tendrán efectos desastrosos, peores que los que supuestamente predicen.

• Existen un acuerdo en el sentido de que el calentamiento global es un hecho: El consenso no es una prueba científica válida. En tiempos anteriores existían consenso de que la tierra era el centro del universo y hay muchos científicos que opinan lo contrario.

Ya que uno de esos bandos ha sido el que ha recibido mayor apoyo de los medios que reproducen sus historias, este escrito intentará recuperar un poco el equilibrio con una revisión de las ideas de uno de los oponentes a la tesis del calentamiento global.

Se trata de Patrick Michaels, del Departamento de Servicios Ambientalistas de la Universidad de Virginia. No es el único en este grupo, pues también están en él personajes como Robert Balling de la Universidad Estatal de Arizona, Richard Lindzen del MIT y otros más, como el asesor económico de Vladimir Putin.

Como representativo de la posición contraria a la del calentamiento global de tintes catastróficos, se ha tomado un ‘statement” del profesor Michaels, presentado al Instituto Cato, en los EEUU, el 29 de julio de 1998 y cuyo título es Kyoto Protocol: a useless appendage to an irrelevant treaty.

Los siguientes son los principales puntos sostenidos en ese documento.

• Hay evidencia de que el cambio de clima ha sido varias veces menor al predicho por los modelos.

• Hay evidencia de que los cambios observados están confinados al invierno en las regiones más frías de Siberia y el noroeste de América.

• Hay evidencia de que la variación de las temperaturas regionales ha disminuido globalmente, al mismo tiempo que no ha habido cambios en la precipitación.

• Hay evidencia de que en los EEUU las sequías han disminuido y al mismo tiempo las inundaciones no han aumentado.

• Hay evidencia de que los aumentos en el dióxido de carbono son menores a los estimados más bajos de la ONU, ya que ha sido procesado por una vegetación creciente.

• Hay evidencia de que el metano, que es el segundo gas de mayor impacto en el efecto invernadero, no se elevará de manera importante en los siguientes 100 años.

• Hay evidencia de que el efecto de calentamiento del dióxido de carbono ha sido exagerado.

• Hay evidencia de que el Protocolo de Kyoto no tendrá un efecto importante en el clima global.

• Es posible afirmar que la amenaza del calentamiento global es menor a lo imaginado y que conviene hacer un reexamen de esa tesis.

• En 1988, en junio, durante un verano muy caliente y seco, un científico de la NASA atestiguó ante la Cámara de Representantes de los EEU que había una relación causa-efecto entre las temperaturas y la emisiones humanas. James Hansen, ese científico, hizo un modelo y realizó una película para probar su tesis. Ese y otros modelos climáticos han sido usados para probar la idea del calentamiento global.

• La predicción del modelo fue la siguiente: la temperatura global se elevaría de 1988 a 1997 en 0.45 grados C. La realidad fue una elevación cuatro veces menor, 0.11 grados. Más aún, las mediciones de los globos indicaron una disminución de la temperatura.

• En modelos a 100 años, las predicciones eran de un calentamiento de 1.5 grados para 1988. La realidad fue un cambio de 0.5 grados. Es mucho mejor estudiar a la naturaleza que dejarse llevar por los modelos en computadora.

• Debe considerarse que en parte se debe a que el dióxido de carbono ha sido exagerado, incluyendo al metano. Esto no ha sido considerado en las predicciones climáticas.

• Es necesario considerar que la existencia de una emergencia climática es la razón de ser de la comisión responsable. Si no existiera esa emergencia, la comisión no tendría sentido y sus miembros dejarían de trabajar allí.

• Las predicciones de la elevación de la temperatura han sido revisados periódicamente. En 1990 el estimado para 2010 era de 3.2 grados; en 1992 era de 2.6; en 1995, de 2.0. Más tarde se hicieron correcciones a los estimados de CO², que llevaron al estimado a 1.7; y otras correcciones lo redujeron primero a 1.4 y luego a 1.0.

• Hay evidencia de menor variación de temperatura interanual.

• Hay evidencia de que no hay cambio estadísticamente significativo en el número de registros récord de temperaturas altas y bajas.

• Hay evidencia de que el cambio más notable de temperatura está en las masas aéreas de Siberia y el norte de América, lo que es de beneficio.

• Hay evidencia de que no hay mayor variabilidad en el clima, de hecho es lo contrario. De esto no puede concluirse que la interferencia humana ha sido peligrosa.

• El Protocolo de Kyoto pide la reducción de las emisiones. Por ejemplo, la reducción solicitada a los EEUU es de 43 por ciento comparado con el uso proyectado según las cifras de los últimos 20 años. El costo de hacer esto es enorme.

Si todos los países del mundo cumplen sus compromisos, el estimado de impacto es una reducción de 0.07 grados.Este nivel es tan pequeño que no puede ser medido con confianza científica. Si el estimado de la elevación mundial resulta ser en realidad menor, eso reduciría aún más el efecto, para ser quizá de 0.04 grados. El costo de lograr eso es enorme. El Protocolo de Kyoto es un apéndice inútil de un tratado irrelevante.

Presentar esto tiene un propósito: lograr que el asunto del cambio en las temperaturas del mundo sea visto como una cuestión científica y no como una campaña de relaciones públicas.

Un buen ejemplo de la prensa sucumbiendo a uno de los dos lados de la historia fue un artículo reciente de Grupo Reforma en México, que inicia con estas palabras.

“Afecta a México cambio climático. Un informe de ONU revela que el calentamiento global tendrá impactos ambientales en el País como sequías, ausencia de bosques y contaminación del agua. (12 Diciembre 2004).-  Al igual que otros países de América Latina, México ya sufre las consecuencias del cambio climático producto del calentamiento global que, según la región de que se trate, se profundizará en los próximos años con crecientes sequías y desertificación del suelo, pérdida de masas de hielo, contaminación del agua potable subterránea, desaparición de bosques y avance del océano con salinificación de los terrenos fértiles.  Estos impactos ambientales se traducirán en mayores riesgos en materia de salud pública, producción de alimentos básicos y disponibilidades de agua dulce, además de afectación de infraestructuras y asentamientos humanos e incremento de incendios.”


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras