Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Remar Para el Mismo Lado
Eduardo García Gaspar
14 febrero 2005
Sección: NEGOCIOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Publiqué no hace mucho una columna en la que hablé de un concepto de la empresa Gap International, referido a la idea de poner a todas las personas de la empresa enfocadas en la misma dirección.

Gap le llama alineamiento (alignment) y es algo así como lo que hacemos con los neumáticos en los coches, para evitar que se desgasten y tengamos problemas.

A lo que va el concepto de alignment es a reconocer un problema real que merece una solución real: existen instituciones y empresas en las que las personas están enfocadas en diferentes direcciones. La columna debió haber tocado alguna fibra sensible por los comentarios que recibí, todos reconociendo esa realidad.

Con confianza entera, dos de los correos que recibí me narraban situaciones que comparto a continuación, en las que toda posibilidad de identificar a los personajes será imposible pues he disfrazado al máximo los datos específicos.

Una de ella contaba el caso de una fábrica de guantes para cirujanos zurdos, cuya misión decía que debían tener la máxima calidad y diferenciarse de su competencia que era intensa.

Todos los ejecutivos, aparentemente, estaban bien direccionados o alineados, excepto el contador de la empresa: era esta persona la que hacía los presupuestos de venta y autorizaba la compra de equipo, además de que él era quien entrevistaba a todos los nuevos trabajadores, no importaba a qué departamento entraran.

Nadie podía ser corrido de su puesto sin la autorización del contador. Las quejas acerca de esta concentración de autoridad fueron reportadas al director de la empresa, sin que éste hiciera nada para corregirlo. ¿Está esa empresa alineada?

Aparentemente sí, en manos del contador y eso, la verdad no es alineamiento. Alineamiento implica decisiones autónomas de diferentes personas con responsabilidades concretas grandes. Alinear no es obedecer órdenes, sino tomar decisiones para caminar por voluntad propia por el mismo camino.

Otro caso es el de una empresa fabricante de toallas muy finas, tan finas que se deben lavar en seco. Allí, el director general tiene una reunión mensual con el primer y segundo nivel, en las que explica la situación de la empresa y los planes del siguiente mes.

Todos en esa empresa están convencidos que el director general es un tipo inteligente y siguen sus instrucciones al pie de la letra. ¿Está esta empresa alineada? No. Por dos razones.

La principal de ellas es que no tiene una visión de largo plazo. Según se me dijo, en la empresa los planes pueden cambiar drásticamente de un mes a otro, muchas veces reaccionado a lo que hace la competencia como toda guía. Eso no es alineación, sino cumplir mandatos cambiantes. Por muy disciplinados que sean los ejecutivos obedeciendo al jefe.

El alignment implica tener una dirección clara y entendida por todos, de largo plazo, algo que alcanzar o una meta hacia la que caminar. Implica también libertad ejecutiva, la que conlleva creatividad y por eso valor agregado. Y, necesariamente, es obra voluntaria de varias personas, ni de una sola, ni de un pequeño grupo; es de todos.

Finalmente, le invito a compartir algunas de sus experiencias de negocios conmigo y así hacerlas del conocimiento de otros, con todas las garantías de confidencialidad (incluyendo la destrucción del correo enviado por usted). De seguro tiene usted historias interesantes que narrar.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras