Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Si se Hiciera Una Encuesta
Eduardo García Gaspar
27 diciembre 2005
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


México esta inmerso en las campañas políticas de candidatos a la presidencia. Ellas arrancarán de nuevo a mediados de enero. Las confrontaciones entre ellos seguirán siendo comunes y se reportarán en los medios. Las elecciones, pues, seguirán girando alrededor de las personas y todo se volverá de nuevo algo muy miope: ¿quién ganará la presidencia?

Lo que quiero decir con lo anterior es que la realidad hace suponer que mucha gente en este país tiene una idea en extremo limitada de la democracia, lo que no debe sorprender. La democracia en México es demasiado nueva para que sepamos de qué se trata y cómo usarla para nuestro beneficio.

Si se hiciera una encuesta en México preguntando qué es la democracia, la respuesta número uno sería una muy primitiva.

La mayoría de las personas contestaría que la democracia es, en resumen, la selección de los gobernantes por parte del voto respetado de los ciudadanos. Es decir, la definición de la democracia está limitada, creo, a la simplista creencia de que ella es colocar en puestos de gobierno a los que la mayoría elija… y ya.

Digo que no sorprende por una razón, eso es lo que en las escuelas se ha enseñado sin más refinamiento ni comprensión.

Cuando la democracia se entiende de esa manera tan estrecha, ella se limita a surgir en momentos de elecciones, para desaparecer del mapa el resto del tiempo. El votante piensa que la democracia es ir, tachar una papeleta, ponerla en una urna sin que nadie lo vea y reclamar un conteo real de las papeletas.

Una vez anunciado el ganador, la democracia se escabulle de las mentes de los ciudadanos, hasta la próxima elección.

Esto es lo que sucedió en la elección del actual presidente y lo que está sucediendo seis años después. El mismo error de antes, que es enfocar todo a los candidatos y la elección del que se crea el mejor por parte de la mayoría. Este entendimiento estrecho y miope de la democracia, que es falso, tiene una utilidad enorme para el gobernante con ansias de poder y que si es elegido, argumentará poseer la voluntad mayoritaria.

A lo que voy es que México, como me parece en otros países de América Latina, sufre de una mala definición de democracia y que este error abre las puertas al opuesto de la democracia misma, al dictador. Bajo esta situación, todo lo que tiene que hacer el dictador en potencia es obtener una sola victoria electoral, sin importar engaños y promesas locas. Una vez en el poder, tendrá la excusa de hacer lo que su gana le dicte cobijado bajo el manto democrático.

Dirá que las cosas que hace son las que la mayoría quiere y toda su preocupación estará en mantener la popularidad entre el segmento mayoritario, para hacer su voluntad. Es un riesgo real, muy bien ilustrado en el caso de Venezuela en estos momentos. Y que puede suceder en otras partes, incluyendo a México.

Todo por creer que la democracia es tan solo colocar en el poder al seleccionado por la mayoría. Nos lleva esto a un intento de definición de democracia, como un sistema de gobierno que en su diseño previene e impide los abusos de la autoridad por medio de la división del poder en ejecutivo, legislativo y judicial, en estados o provincias y, también desde luego, en elecciones periódicas.

Con esta definición en mente, tenemos una conclusión muy sencilla: el gobierno de Venezuela no es democrático, ya que en él no existe la división del poder y su presidente ha centrado en él lo que debía estar repartido. Llegó por medio del voto, pero Hugo Chávez no es un demócrata, sino alguien que ha prostituido a la democracia.

En México, ahora como hace seis años, por lo que he visto, se está cometiendo el mismo error. El de confundir a la democracia con el voto de los ciudadanos. Es por esto que algunas opiniones expresan susto por la posibilidad de que llegue al poder algún candidato loco.

Si es que llega, ello sería algo nada deseable. Pero, si subsiste el sistema de división de poderes, eso le impedirá realizar sus caprichos, que es precisamente la gran utilidad de la democracia, insisto, el evitar los abusos y errores de autoridad cuando llega a posiciones de gobierno gente extremista o incapaz.

&&&&&&

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “Si se Hiciera Una Encuesta”
  1. Armando Palacios Lárraga Dijo:

    Tiene razón. El concepto de la democracia en México es absolutamente superficial. Así lo enseñan en la escuela. Es el concepto impuesto por los intereses de grupo y de poder en los países del mundo, incluidos los de las televisoras, partidos políticos, los banqueros, el alto clero católico, en los medios neoliberales; en suma, de quienes en la historia han detentado los mecanismos de decisión política y económica, utiizándolos sin consideraciones ni éticas ni morales. Son los que en México han impedido se concreten los sentimientos de la nación que, desde José María Morelos hasta nuestros días, se han preservado en la moral mexicana. Si uno voltea alrededor, se cerciora que los gobiernos y sus asociados se esmeran cotidianamente por hacer creer a los pueblos que la antidemocracia es la democracia, que la doble moral o la hipocresía, la falsedad y la mentira son valores de convivencia. Que terrible, ¿no cree usted? ¿Será culpa de la gente?





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras