Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Sólo Los Humanos
Selección de ContraPeso.info
8 noviembre 2005
Sección: ETICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


ContraPeso.info presenta un texto de Jordan Ballor, Associate Editor del Acton Institute. El tema es la compasión, la misericordia, la clemencia, como un rasgo que los humanos no compartimos con nadie más. Agradecemos la gentil cortesía del Acton Institute para traducir y reproducir este texto.

Los monos entraron al tema, o al menos eso puede concluirse de un reciente estudio publicado en la revista Nature. Joan Silk, una investigadora en la University of California, Los Angeles, realizó un experimento con chimpancés para determinar si los monos eran motivados por sentimientos de compasión o ayuda. Tuvo resultados sorprendentes.

El equipo de Silk colocó a un chimpancé en una situación en la que tenía la opción de tirar de una de dos sogas. Tirando de la primera el animal recibía una porción de comida. Tirando de la segunda, el animal recibía la misma porción de comida, pero otro chimpancé colocado en otra jaula también recibía una porción similar. Lo que Silk encontró fue que los “chimpancés fueron enteramente indiferentes” con respecto a la situación de su vecino.

Tiraron de la primera soga aproximadamente la mitad del tiempo y el resto de la otra. Y esta indiferencia se manifestó incluso a pesar de que el chimpancé vecino rogaba en ocasiones e imploraba que tirara de la segunda cuerda. Dijo Silk que “tenían ellos a veces su cara levantada. Pero sus gestos de pedir no parecen haber tenido un gran impacto en la conducta del mono.”

Para los científicos de la naturaleza el asunto es por qué los humanos muestran actos tan increíbles de compasión —como los que sucedieron en los inicios de los huracanes de la costa del golfo de México y el tsumani a principios de año— a pesar de que animales auto conscientes no lo hacen.

Hay ejemplos opuestos en ambos lados; no todos los humanos actúan con compasión y los chimpancés a veces actúan aparentemente de maneras caritativas, pero el asunto tiene validez.

Silk dice que “es importante darse cuenta de qué tan cooperativas son las personas y lo diferente que son con respecto a otras criaturas.” Se sabe que los chimpancés son capaces de dominar la cooperación si ambas partes ganan algo que de otra manera hubiesen perdido. Pero no es lo mismo con los humanos.

Dice Silk que, “la escala de cooperación es diferente. Tenemos sociedades estratificadas y división del trabajo. Otros animales no han alcanzado esto. La pregunta es por qué. Qué es lo que nos permite hacer cosas que otros animales no hacen.” Desde luego, la búsqueda puramente naturalista o mecánica de la respuesta será necesariamente inútil.

Pero las observaciones de Silk nos llevan a asuntos importantes acerca de la persona humana, que son el tema de las ciencias morales. Y aunque no todos los humanos actúan con compasión, y quizá no todos los animales actúan egoístamente, la realidad importante a reconocer es que nosotros necesariamente sacamos conclusiones morales de la conducta.

Lo que puede iluminar más del estudio de Silk es que clarifica el hecho de que los seres humanos hacen juicios de valor acerca de actos egoístas y actos caritativos.

Si el mono se rehusa a compartir cuando no le cuesta nada hacerlo, nosotros estamos inclinado a verlo como un mono “malo” o “travieso.” Como mínimo podemos ver qué tan diferentes son los humanos y los chimpancés. Pero, más aún, si un ser humano ayuda a un vecino lo juzgamos como un acto virtuoso.

Y cuando una persona se rehusa a ayudar, reconocemos que se trata de una falta moral y entendemos que algo ha fallado. De hecho, el deber de mostrar compasión al prójimo ha sido una enseñanza principal de la moral a través de la historia humana.

Se encuentra en todas las principales religiones. Sócrates y Confucio están de acuerdo en que no debemos hacer a otros loo que no nos gustaría que nos hicieran. Pero la doctrina cristiana de la imagen de Dios acierta en la clave del asunto y da una respuesta comprehensiva al asunto.

La historia de la creación en el Génesis relata que Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios los creó, hombre u mujer los creó.” Los teólogos cristianos han dado importancia a está última frase, “hombre y mujer los creó,” como una parte constitutiva de lo que significa ser creado a imagen de Dios. Hay en la persona humana una sociabilidad inherente.

Este aspecto social de la imagen de Dios nos da una oportunidad de ver la conexión entre los dos famosos mandamientos del amor. ¿Qué es lo que nos lleva a actuar con compasión cuando los animales no lo hacen? Sencillamente esto: fuimos creados con un propósito, para amar a Dios amando al prójimo.

Nota del Editor

Hay más material sobre el tema en ContraPeso.info: Naturaleza Humana.

En Ayudas Gubernamentales se trata el tema de la destrucción familiar ocasionada por el Estado de Bienestar.

También es interesante la idea en La Mala Caridad Incompleta.

En Los Ricos y La Caridad se habla de la definición estrecha de la caridad, tan propia de lo políticamente correcto.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras