Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Turistas Sin IVA
Eduardo García Gaspar
1 noviembre 2005
Sección: ECONOMIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Fue aprobada la propuesta en México de exentar a los turistas de pagar el impuesto al valor agregado. La intención de tal medida es atraer más turistas al país reduciendo el precio de su estancia aquí.

No es una intención mala, al contrario. Se trata de aplicar la conocida ley de la oferta y la demanda, que establece que si el precio baja la cantidad demandada se eleva.

Desde luego, el efecto real que se tenga podría ser insignificante si es que los turistas no tienen a las compras como su motivación principal en México, pero de seguro se tendrá una reducción de los ingresos gubernamentales, por un monto aún por conocer.

Son cosas obvias y que hacen de esa medida algo menos bueno de lo que en la superficie parece. Pero detrás de todo esto hay una idea que promete. La forma de razonar de los legisladores es correcta.

Si se ponen medidas de este tipo la intención es promover una actividad económica. Concretamente, los impuestos se reducen y la actividad florece. Es cierto.

Los impuestos son un costo real de operación de las empresas y de la gente. Son parte de lo que cuesta vivir y si ellos se reducen, los costos bajan y todos viven mejor. Si eso es verdad y toda la evidencia que se tiene lo indica, entonces los legisladores tienen en su poder tomar una decisión de aún mejores resultados: reducir los impuestos no sólo a los turistas, sino a todos, absolutamente a todos.

Sería la lógica inapelable. El turista deja de pagar impuestos y esa actividad florece. Por tanto, si los impuestos de toda actividad bajaran, la vida de todos los mexicanos sería mejor. La conclusión es cierta y presenta una paradoja. Si los legisladores saben que reduciendo impuestos la economía se promueve, por qué razones incomprensibles tienen leyes fiscales que obstaculizan la vida de los que aquí viven. No tiene sentido la situación, pero es lo que sufrimos.

Hay, por tanto, falta de congruencia en la actividad de los legisladores, que tratan a los turistas de manera privilegiada, pero no a sus ciudadanos. De aquí que podamos concluir que los legisladores deben ser congruentes y reducir los impuestos de los nacionales para que el país crezca.

Una de las posibilidades de esta reducción de impuestos es su simplificación: pasar de leyes fiscales barrocas a leyes fiscales minimalistas… simples, que todos entiendan y puedan calcular, sin excepciones…. por ejemplo, el impuesto parejo. Teniendo un poco de sentido común puede comprenderse la lógica de los impuestos.

Son los ingresos del gobierno, pero también son los egresos de la gente. Es igual a una compraventa, aunque forzada. El ciudadano paga una cantidad nada despreciable a cambio de algo: seguridad, policía, orden y similares. Igual a la compra de alimentos. Cuanto más bajos sean los precios de los alimentos, mejor vivirá el ciudadano.

Es obvio que cuanto más bajos sean los impuestos, también mejor viviremos todos. La mentalidad opuesta es la del gobierno que cobra muchos impuestos y nos vende muchos servicios, por la fuerza. Eso se llama estado benefactor y es el tipo de gobierno que propone el candidato del PRD a la presidencia.

La propuesta es una de hacer que el gobierno nos dé más servicios, no menos y de un gasto gubernamental mayor, no menor. Al final la consecuencia inevitable es una elevación de los impuestos, es decir, quitarnos una porción mayor de nuestros ingresos para tornarnos dependientes del estado.

Pero el punto queda claramente establecido en esa propuesta de retirar el IVA a los turistas. Los legisladores entendieron el mecanismo y saben algo de las leyes de economía al pensar que quitando impuestos la actividad económica prospera. Partiendo de esa base, si reducimos impuestos al resto de las actividades, las que realizamos los que no somos turistas, necesariamente toda la economía mexicana recibiría una gran promoción.

¿Cómo reducir impuestos? Lo más obvio es reducir las tasas fiscales, con por ejemplo, el impuesto parejo. Otra cosa buena sería quitar excepciones a los impuestos. Simplificar es otra manera de reducir los impuestos. Y al final queda la pregunta, ¿cómo es posible que los mexicanos no reciban el mismo incentivo que los extranjeros?

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras