Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Buen Año
Selección de ContraPeso.info
8 marzo 2005
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Contrapeso.info presenta una gran idea en un texto del reverendo Gerald Zandstra, pastor ordenado de la Iglesia Cristiana Reformada de Norte América y director del Centro para Mandato Emprendedor del Instituto Acton.

Aunque la referencia geográfica de Zandstra es la región del sub-Sahara, la tesis que presenta es universal y especialmente relevante en América Latina, donde se presenta el mismo síndrome del que él se queja: un grupo de ministros religiosos que han condenado al sistema de libre mercado sin molestarse en ver las evidencias que sostienen lo contrario.

Recientemente el Banco Mundial publicó sus “Prospectos Económicos Globales 2005”, con un resumen de la economía global en 2004 junto con un pronóstico de los años venideros. El reporte, especialmente para el mundo en desarrollo, es mayormente bueno.

La frase inicial de la introducción del documento es notable, “Este año —2004— está tomando forma como una de los más saludables para los países en desarrollo en las últimas tres décadas.”

En 2004, el comercio mundial creció 10.2%. El crecimiento económico mundial fue alrededor de 4%. Los países en desarrollo “están ahora creciendo más rápidamente que sus tasas promedio anuales de los 80 y 90.”

Si se sostienen estas tasas, en los siguientes 10 años se duplicará la tasa de incremento en las economías en desarrollo. Estos son buenos números, pero ¿qué significan para seres humanos reales?

Después de todo, la economía es más que gráficas, tablas y números. Hablando en general, la economía puede ser descrita como el estudio de la producción, distribución y consumo de bienes y servicios escasos. Los economistas estudian cómo la gente satisface sus requerimientos básicos diarios de vida.

Para la gente de fe, una de las mayores preocupaciones debe ser el estado de los pobres entre los pobres. ¿Qué hay en esos números para quienes tienen lo menos?

De acuerdo con el estudio, si la tasa de crecimiento continúa al 6.1% en la siguiente década en un número de países en desarrollo, el número de personas viviendo en extrema pobreza será disminuido a la mitad. Incluso si quitamos de la lista a China, India y Rusia —técnicamente países en desarrollo—, la tasa de crecimiento en el resto de la naciones es 5% en 2005.

La razón de deuda a ingreso bruto nacional sigue siendo una carga en muchos países, pero es ahora la mitad de lo que era en 1994. Creciendo sostenidamente así se reduciría a la mitad en número de personas que viven con menos de 1 dólar diario y con entre 1 y 2. ¿Qué es lo que trae estos cambios?

Las personas que se preocupan por los pobres deben no sólo celebrar la mejora de las condiciones, sino también tener una idea clara de sus causas. Más aún y últimamente, ellos deben apoyar con firmeza las fuerzas que los producen para así hacer que más personas salgan de la pobreza. La causa de la mayoría de estas buenas noticias no es la caridad, incluso siendo ella importante en la atención de las necesidades humanas.

No es la respuesta del mundo desarrollado al llamado de Bono y otros a donar una porción mayor de su producto nacional bruto. La abrumadora respuesta es el mercado libre junto con sus anclas en el estado de derecho, la propiedad privada, la libertad, el acceso a los mercados y la reducción a las barreras del comercio. Pero en medio de todas las buenas noticias, hay señales problemáticas para las personas que viven en el África del sub-Sahara.

De acuerdo con el reporte, “El crecimiento en la región continuará estando detrás del resto del mundo con un margen significativo.” Esto ha sido una preocupación para todos aquellos que toman seriamente la admonición de Jesús, “Lo que haces para los demás, lo haces para mí.” Nuestra primera reacción debe ser preguntarnos por qué esa región fracasa en mejorar adecuadamente.

Las respuestas usuales no son en realidad respuestas. Esa región de África tiene más recursos que la mayor parte del mundo en desarrollo. Así que la proposición de que le faltan recursos naturales debe ser desechada. Por ejemplo, hay 10 millones de personas viviendo en Zambia; y se dice que si fueran sólo 5 millones serían doblemente prósperos de lo que son ahora.

Estos cálculos simples engañan a la gente y nos son ciertos. China y Rusia, junto con casi todos los países en desarrollo están más densamente poblados que la mayoría de las naciones africanas.

Tener menos niños no es la solución de la pobreza. ¿Dónde nos deja esto, si nuestros corazones se preocupan por la pobreza de seres humanos hechos a la imagen de Dios y viviendo en el sub-Sahara? La gente de fe, especialmente aquellos que actúan como voceros de Dios, deben demandar que los beneficios del mercados sean llevando allí.

Debemos exclamar proféticamente pidiendo derechos de propiedad privada y el retiro de las barreras al comercio. Debemos hablar en contra de los varios tipos de subsidios de gobierno que dan a los agricultores de países desarrollados una clara e injusta ventaja sobre los agricultores del mundo en desarrollo.

Es es una cuestión de justicia respaldada por números que no pueden ser ignorada. Desafortunadamente, esa evidencia empírica es demasiadas veces ignorada.

La Alianza Mundial de Iglesias Reformadas, un grupo compuesto por denominaciones con 75 millones de cristianos reformados en todo el mundo, parece ser ignorante de la realidad de la pobreza y sus principales causas.

Porque para algunos de los líderes de ese grupo, el sistema de mercado libre está condenado y lo colocan al nivel de las viejas políticas del apartheid en Sudáfrica. Esas creencias muestran que los líderes religiosos están mal guiados y han mal analizado el corazón de los asuntos que causan hambre, muerte prematura, enfermedad y escandalosas tasas de mortalidad infantil.

En lugar de promover el crecimiento del mercado y del libre comercio, ellos condenan a los más miserables ciudadanos del mundo a la desesperación causada por sus perspectivas ideológicas y no por su preocupación por los pobres. Deberían ellos estar revisando cuestiones de gobernabilidad, corrupción y defendiendo los derechos de propiedad de esa región para así salir de la pobreza.

Pero esas falsas voces proféticas ignorarán los números. Ignorarán la realidad de la pobreza. Ignorarán las justas demandas de los africanos que tienen los recursos, las mentes y las habilidades para mantenerse por sí mismo, pero que no lo pueden hacer porque donde viven no existen las estructuras del estado de derecho. En las palabras del compositor Don McLean, Ellos no escucharán, aún no lo hacen, quizá nunca lo hagan

Addendum

Corroborando el buen año de la región Latinoamericana, el Wall Street Journal reportó el 21 de febrero pasado que “After posting its fastest economic growth in more than two decades last year, Latin America is on pace for more moderate, but solid growth in 2005.” (DOW JONES NEWSWIRES, February 18, 2005; Page A9)


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras