Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una Agenda Liberal
Selección de ContraPeso.info
27 abril 2005
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


ContraPeso.info tuvo acceso a un documento notable, reproducido abajo en una versión muy resumida que sólo destaca los conceptos centrales y las propuestas principales. Se trata de un escrito coordinado por el Dr. Alberto Mansueti. Sin duda el caso venezolano es proyectable al resto de América Latina.

AGENDA LIBERAL PARA VENEZUELA

PRIMERA PARTE: FINES Y OBJETIVOS

Mucho se oye que “el mal de Venezuela es la falta de educación”. Se alude a la pésima instrucción que se imparte por el Estado o bajo su égida uniformista. Este es un diagnóstico equivocado, como los que abundan en Venezuela, cuyo verdadero mal es el estatismo. Cada país tiene un sistema de Gobierno, que encarna y se expresa en la Constitución y las leyes.

Básicamente hay dos grandes sistemas: el estatismo, o predominio abusivo del Gobierno, en nombre del Estado; y su opuesto el liberalismo, o sistema de Gobierno limitado.

- Lo que Venezuela ha tenido en el pasado es estatismo, y cada vez más. Y ha fracasado.

- Lo que tiene ahora es socialismo, que es el estatismo llevado al extremo.

- Lo que Venezuela necesita es lo opuesto: Gobierno limitado, la única salida hacia el orden y la justicia, el progreso, la prosperidad y el bienestar generales.

Venezuela requiere:

– Una nueva Constitución, que consagre el nuevo sistema liberal de Gobierno; y leyes concordantes, que lo expresen, manifiesten y pongan en práctica.

– Y un partido político que promueva, impulse y oriente el proceso de cambio para mejor, asumiendo su defensa y conservación una vez adoptado.

Toda economía es capitalista porque emplea ahorros y medios de producción para multiplicar los bienes y servicios. Pero el capitalismo puede ser de Estado o liberal:

- El mercantilismo es el estatismo o capitalismo de Estado en provecho exclusivo de los sectores económicos establecidos;

- y el socialismo es igual, en provecho exclusivo de los grupos políticos dominantes;

- el “neo” liberalismo es la forma actualizada y un poco disfrazada de mercantilismo;

- el liberalismo es el capitalismo para todos, sin restricciones ni privilegios.

En Venezuela no se conoce el liberalismo. Muchos años de excesos, abusos y estragos del mercantilismo —cada vez peores—, nos trajeron ahora como reacción el socialismo: un remedio que no remedia, igual de malo o peor que la enfermedad cuya cura vanamente pretende.

ESTATISMO

1. En lo político: Gobierno ilimitado, con demasiadas funciones diversas y heterogéneas, impropias de su naturaleza, e incapaz de cumplirlas. Mas para ese fin se arroga infinidad de poderes. Y se apropia de enormes cantidades de recursos a título de impuestos. Así somete nuestras libertades y nos esclaviza. Toma nuestros recursos y nos empobrece.

2. En lo económico: mercados cerrados a la competencia libre y abierta.

3. En lo social y cultural: instituciones privadas dependientes del Estado.

LOS TRES PRINCIPIOS BÁSICOS DEL LIBERALISMO

Son los opuestos a los anteriores; respectivamente:

1. En lo político, Gobiernos limitados.

2. En lo económico, mercados libres.

3. En lo social y cultural, instituciones privadas separadas del Estado.

En Venezuela los políticos discuten sobre si tales o cuales negocios con el petróleo u otros bienes son buenos o malos para el Estado. Pero el Estado no existe para hacer negocios; ni malos, ni buenos. No para ser empresario, banquero, agricultor, minero o transportista. Tampoco para ser maestro o profesor, médico o enfermera, ni agente y corredor de contratos de seguros previsionales.

Existe para ser soldado y policía, diplomático, juez y oficial de justicia, y contratista de obras públicas. Y en todo caso para distribuir entre los pobres cupones de atención educativa, médica y previsional, equivalentes a dinero y reembolsables a las instituciones privadas prestatarias. Nada más.

Sembrar y cosechar, comerciar y fabricar, educar y aprender, practicar la medicina y ser atendido como paciente, y comprar y vender un seguro de previsión para contingencias o retiro, u otro bien o servicio cualquiera, son actividades que no requieren fuerza. No necesitan Gobierno, a menos que algún crimen o estafa requiera la intervención de los jueces.

Conforme a la doctrina del Gobierno limitado, sus límites son de tres órdenes:

1. en Funciones,

2. en Poderes y atribuciones,

3. en Recursos y Gastos.

Los límites en las funciones son determinantes de los otros. Pues con menos funciones —limitadas a las defensivas, represivas y judiciales, y contratación de obras públicas—, los Gobiernos tienen:

– menos poderes y atribuciones, y los ciudadanos más libertad.

– menos recursos y gastos, y los ciudadanos más riqueza.

LA CAUSA DE LA POBREZA ES LA INMENSA CONCENTRACION DEL PODER

Primeramente, no confundir pobreza con desigualdad económica:

- La pobreza mueve a compasión; la desigualdad en cambio provoca envidia, un bajo sentimiento que no debe ser inspirador de políticas y medidas de Gobierno. Y la desigualdad no es remediable.

- La pobreza sí tiene remedios: la caridad; siempre y cuando afecta a una parte pequeña de la sociedad, no a la inmensa mayoría. Cuando casi todos somos pobres, es señal de que el sistema de Gobierno es malo; y de la apremiante necesidad de cambiarlo, única cura en este caso.

El exceso y diversidad de funciones atribuidas a los Gobiernos es uno de los factores que les impide cumplir siquiera alguna de real interés público. Porque con la excusa de cumplir todas las que se arroga, indebidamente nos despojan a las personas de:

– infinidad de poderes y atribuciones de todo orden, con los cuales reducen nuestras libertades, económicas y no económicas;

– enorme cantidad de recursos (como los provenientes del petróleo y demás recursos naturales) y otros impuestos, visibles (a las personas, capitales y actividades) e invisibles (p. ej. inflación monetaria, e ingresos de las loterías y juegos.)

Así los Gobiernos concentran injustamente el poder, nos someten y empobrecen, y nos impiden satisfacer nuestras necesidades por nosotros mismos, y acceder a la prosperidad y el bienestar por medios y esfuerzos propios. La concentración de poder causa la falta de libertad, y la consiguiente pobreza, que no es producto de la corrupción, como creen muchísimos de los diagnósticos mal hechos.

LA CONCENTRACION DEL PODER CAUSA CORRUPCION

Se dice corrientemente “corrupción” cuando un funcionario —a veces asociado a un particular— le roba al tesoro del Estado. Pero no cuando el Estado nos roba a todos —funcionarios y particulares— mediante la inflación y los agobiantes impuestos, para constituir ese inmenso tesoro público, atractivo botín del cual cada quien que puede aprovecha para tomar un pedacito (o pedazote.)

El despojo masivo a cargo del Esado es causa de “la corrupción”, interminable serie de corruptelas, consecuencia inevitable del estatismo. Es efecto de la concentración de poder, y por consiguiente de inmensos recursos, cuya vigilancia y cuido se hace imposible, y el despilfarro y uso deshonesto se hacen regla.

Es irreal esperar otra cosa en Gobiernos ilimitados: la corrupción se agiganta y se vuelve monstruosa e intratable. Sólo en un Gobierno limitado la corrupción es limitada; y por consiguiente tratable por sus remedios propios judiciales.

Con la ineficiencia sucede igual: en un Gobierno excedido en funciones, competencias y recursos, no puede haber cumplimiento y aplicación eficientes. Lo que debe cambiar es el sistema de Gobierno —que encarna en las leyes y la Constitución—, y no sólo las personas que lo ejercen.

LAS LEYES MALAS

Un Programa Liberal de Gobierno es prácticamente una Agenda de Leyes para su Derogación. Y es programa esencialmente para el Poder Legislativo -y eventualmente el P. Constituyente-, al efecto mucho más importante que el Ejecutivo. Porque sólo puede derogar una Ley quien tiene facultad para dictarla.

En Venezuela hay muchísimos mitos, como el de ser un país rico, cuando en realidad lo es el Estado, y no la nación, que es la sociedad. Otro mito: que todas las leyes son buenas, y todos los males devienen de su (presunto) incumplimiento. La realidad no es así.

Las leyes buenas hace mucho tiempo pasaron a la Historia del Derecho venezolano. La mayoría de las leyes presentes son malas, a la vez causa, resultado y expresión del estatismo. Son malas porque no son generales sino particulares -una para cada sector, actividad o categoría-, y porque son minuciosamente reglamentaristas: impiden la libertad y a la prosperidad de las personas, y al negar su madurez, la retrasan. Hay que derogarlas.

Las leyes malas son las que:

- Atribuyen al Estado y a sus funcionarios las mejores, más nobles y elevadas intenciones. Y una multiplicidad de funciones impropias, para el supuesto cumplimiento de las cuales depositan en sus manos toda clase de facultades, derechos y libertades. Y medios, arbitrios y recursos.

- Y atribuyen a los particulares las peores y más nefastas intenciones, imponiendo prohibiciones y vedas, limitaciones y restricciones, y exigiendo inspecciones, supervisiones y controles.

¿Se cumplen o no las leyes malas? Tienen tres clases de efectos negativos y destructivos sobre iniciativas y emprendimientos privados:

- Muchos son desalentados y abortados antes de comenzar, y así se les impide nacer y funcionar;

- Otros son entrabados y castigados luego de nacer, disminuyendo su provecho y crecimiento;

- Otros compran encubiertamente impunidad a los funcionarios, generando muy rentables corruptelas y nichos monopólicos.

El remedio es su derogación. Una vez derogadas las leyes malas -incluyendo las reformas malas a las leyes buenas-, entonces recuperarán sus espacios de vigencia los Códigos de la Era anterior al Estatismo, las leyes buenas, compatibles con el sistema de Gobierno limitado.

¿Cuáles son las Leyes buenas? Son principalmente los antiguos Códigos Civil, Comercial, Penal y de Procedimientos. Eran leyes generales, respetuosas de la iniciativa individual, propiedad privada, y concurrencia abierta en los mercados, sin monopolios, subsidios ni otros privilegios.

Consagraban asimismo una amplia libertad de contratación para las personas naturales y corporativas, en el marco de la cual era posible llegar a negociaciones y acuerdos voluntarios, tan favorables a las partes como al conjunto de la sociedad. A estas leyes buenas es preciso volver.

OBJETIVOS ESPECIFICOS: LOS 9 PUNTOS DE LA AGENDA LIBERAL PARA VENEZUELA

Para Venezuela, los principios enunciados se concretan en 9 medidas o políticas, aplicables de manera inmediata, simultánea, conjunta e integral. Constituyen el Programa para la transición a un sistema de Gobierno limitado.

1. REFORMA DEL ESTADO, PRIVATIZACIÓN Y RECUPERACIÓN DE LA SOBERANÍA NACIONAL

- Cambio de Constitución: una nueva Carta Magna en sintonía con estas medidas y políticas y los principios que las inspiran.

En el orden constitucional:

- Definición y limitación de las funciones estatales a la defensa nacional, administración de Justicia, y contratación de Obras Públicas, principalmente caminos, puentes y vías de comunicaciones.

- Descentralización y federalismo.

- Reducción del Poder Ejecutivo nacional en sus Ministerios: Defensa; Relaciones Exteriores; Gobierno y Justicia (comprendiendo Relaciones Interiores); Obras Públicas; Hacienda; Bienestar Social (a cargo de los cupones, su distribución, trámite y reembolso).

-Limitación de los gastos estatales a lo estrictamente necesario para satisfacer las funciones públicas; y nunca más allá de los sostenibles con una carga tributaria no mayor a un décimo de los ingresos personales gravables. Limitación, en consecuencia, de los recursos públicos.

- Fin del sistema de propiedad y/o administración estatal de bancos, empresas, recursos y medios productivos económicos; y de instalaciones, equipos y activos destinados a la educación, atención médica y previsional, o a cualesquiera otra función impropia del Estado.

En el orden legal:

- Privatización de los recursos naturales, de la industria petrolera y demás empresas estatales hasta la mitad del valor de mercado de los activos mediante distribución de acciones en la población; y aplicación del producido de la otra mitad al pago de la deuda pública vigente y revisada.

En el orden internacional:

- Recuperación de la soberanía nacional en materia legislativa, revisando y derogando -completa o parcialmente- todas las leyes arbitrarias, irracionales e injustas que los organismos internacionales han dictado y dictan a nuestros Gobiernos a título de Tratados, Acuerdos, Convenios, Declaraciones y otros instrumentos internacionales suscritos.

2. RECORTE DE IMPUESTOS Y CESE AL ENDEUDAMIENTO PÚBLICO

En el orden tributario:

- Impuestos dentro del límite constitucional establecido a la carga tributaria; y cese al uso de la inflación monetaria como instrumento impositivo; y cese a la contratación de deuda pública.

3. DEFLACIÓN: REBAJA SUSTANCIAL DE PRECIOS, CON MEJORÍA EN EL NIVEL DE VIDA GENERAL

En el orden monetario y de la banca:

- Derogación del curso legal y plena libertad monetaria.

- Derogación del sistema de encaje legal obligatorio, y libertad bancaria con plena competencia para las entidades financieras.

- Deflación -lo opuesto a inflación-; que es lo que les pasa a los precios, una vez cesado el empleo de la inflación de dinero como instrumento de financiación por los Gobiernos; y con flexibilidad laboral, y los empresarios compitiendo por la mano de obra, ofertando mejores salarios reales y condiciones de trabajo, pero conforme a su productividad y no a las leyes y decretos arbitrarios.

En el orden productivo:

- La deflación causará una muy saludable y enriquecedora explosión contractual y productiva, aunada a las priatizaciones y desregulaciones. Con capitalización y aumento de bienes y servicios, pero apagada la máquina de imprimir billetes.

4. CAPITALIZACIÓN POPULAR POR PRIVATIZACIÓN CON ACCIONES EN LOS CENTROS DE TRABAJO

En el orden del empleo y la creación de riqueza:

- Privatización de escuelas, hospitales, entes previsionales, y centros culturales, deportivos y recreativos de propiedad estatal, con preferencia de compra a sus maestros y profesores, personal médico y de enfermería, profesionales y técnicos —y administradores, empleados y trabajadores—; y finiquito a toda suerte de deuda pendiente con el personal mencionado.

- Y el mismo principio se aplicará a todo ente estatal ligado a cualesquiera otras funciones impropias del Estado y sus Gobiernos.

5. EDUCACIÓN, MEDICINA Y PREVISIÓN DE PRIMERA PARA TODOS

En el orden de la Educación, Atención Médica y Previsión:

- Desregulación de la oferta en educación, medicina y atención previsional, con autonomía plena de los entes y centros prestatarios, sola vía de mejorar su calidad, hoy muy decaída.

- Financiamiento estatal de la demanda para los más pobres, en las instituciones privadas y privatizadas en pie de igualdad, mediante cupones reembolsables.

6. MÁS EMPLEO PRODUCTIVO, RIQUEZA Y BIENESTAR PARA TODOS

En el orden del trabajo y las actividades profesionales, empresariales y económicas:

– Derogación inmediata de la legislación regulatoria que maniata las libertades laborales, profesionales, empresariales y económicas. Y en general, desregulación de las libertades personales y de las instituciones privadas, descrito de modo más explícito en el punto siguiente.

7. LIBERTADES PERSONALES E INDEPENDENCIA DE LAS INSTITUCIONES PRIVADAS

En el orden de las libertades personales, iniciativa y autonomía de las instituciones privadas:

- Desregulación generalizada, o derogación inmediata de las leyes malas no incluidas en las categorías anteriores, las que crean todo género de monopolios y oligopolios, atentando así contra las familias, empresas, gremios, medios de comunicación, escuelas, clínicas, entes de previsión, iglesias y otras asociaciones voluntarias, hoy enfeudadas por la dependencia tutelar y dominio de los Gobiernos.

En el orden de los gremios y asociaciones profesionales:

- Serán reconocidos en sus funciones naturales como centros de capacitación profesional; de intermediación en el mercado laboral (bolsa de trabajo); y agentes de previsión para sus asociados y familiares, pero sin emplear la fuerza o coacción.

En el orden de las libertades de expresión y medios de comunicación radioeléctricos:

- Eliminación del sistema de licencias y al mismo tiempo de las leyes coactivas y represivas. La abierta e irrestricta competencia traerá la variedad y diversidad que todos esperamos, pudiendo cada quien escoger los contenidos de su preferencia sin intromisión estatal.

En el orden de los partidos y asociaciones políticas:

- Eliminación de leyes reglamentaristas y plena libertad para su constitución y actividades. En este orden, como en los demás, la política es: independencia, con cese a los subsidios y a los controles.

8. REFORMA JUDICIAL

En el orden de la Administración de Justicia:

- Reforma judicial para una Justicia idónea e imparcial, pronta, eficiente y accesible. Capaz de aplicar la nueva Constitución, y los nuevos textos legales en consonancia. Y basada en los siguientes principios: restitución o compensación a la víctima y disuación al criminal potencial, cuentan como primeros fines de la Justicia, entre los cuales no se cuenta el castigo del victimario; y el eventual mejoramiento del criminal y su posterior integración a la sociedad, sólo cuentan como fines secundarios.

9. ALTO AL DESBORDE CRIMINAL

En el orden represivo:

- Soldados y policías deben volver a sus funciones propias: patrullar fronteras y calles, y apresar a los verdaderos criminales. Y Jueces y oficiales judiciales, a las suyas: juzgarlos. Pero ello requiere:

- Derogación de las leyes antidroga, muy mal concebidas, que sólo agravan el problema, y crean otros como: a) precios inflados artificialmente, que ponen el tráfico de sustancias ilegales en manos criminales con inmensa riqueza, fuerza y poder, asociadas a todo género de violencia subversiva política y común; b) traficantes minoristas que atestan tribunales y cárceles, y les impiden así servir eficazmente en crímenes no relacionados con drogas; c) compra de funcionarios y corrupción expandida.

En el problema de la droga, como en el de la pobreza, la violencia, la ignorancia y tantos otros problemas, tenemos que cambiar los medios que por muchas décadas han probado concluyentemente su ineficacia.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.


No hay comentarios en “Una Agenda Liberal”
  1. María Fernanda Salas R. Dijo:

    Magnifico documento, y extraordinario resumen del programa de 9 puntos desarrollado por Mansueti para el partido en formación Fuerza Emancipadora FE. Pero con más expertos en un mejor equipo interdisciplinario. Basado en documentos anteriores en los que también participó Mansueti. Y con su misma coordinación filosófica. Prefiero la versión de 10 puntos del Movimiento Liberal Resistencia Civil http://tercerpolo.tripod.com/id2.html.

    Saludos





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras