Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una Buena Idea de la Calle
Eduardo García Gaspar
28 julio 2005
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Una noticia por demás interesante apareció el pasado 25 de julio (El Universal). Fue reportado que los vendedores ambulantes han hecho un ofrecimiento al gobierno mexicano.

Ellos pagarán un peso diario de impuestos en un intercambio por el que obtendrían reconocimiento legal. Se calcula que eso produciría un ingreso de 750 millones mensuales al gobierno. Las cuentas son interesantes.

750 millones entre 30 días a un peso diario significaría que hay unos 25 millones de vendedores ambulantes, poco menos de una cuarta parte de toda la población mexicana y algo como el doble de los afiliados al IMSS. Como que no salen las cuentas y debe haber información inexacta en algún lado.

Más aún cuando en la nota se reporta que hay un millón y cuarto de ambulantes en la capital mexicana y al final se insiste en esos 25 millones de ambulantes en total…

Quizá sea que se incluyan a los que operan informalmente también. Sea lo que sea, la idea central en la propuesta es por demás digna. Se manifiesta en ella la existencia de personas que no pagan impuestos y que se ofrecen a hacerlo bajo un sistema simplificado.

Es la misma idea esencial del impuesto parejo, de tasa fija, que tan buenos resultados da. De lo que se trata especialmente es de simplificar las cosas y hacerlo de tal manera que pagar impuestos puede hacerse en minutos y no en días. Se fija un monto a pagar, expresado en una tasa fija para todos y ya. Lo único que hay que hacer es calcular los impuestos.

Si usted gana 10 mil al mes y la tasa de impuesto es de 13 por ciento, el monto a pagar al año es de 15,600 pesos. Va usted, los paga y ya. La forma para llenar es de media hoja tamaño carta y la puede llenar cualquiera. La ley fiscal es de unas tres páginas, contando la portada y se entiende sin complicaciones. Si hay deducciones, ellas son una o dos y se acabó. Todos ganan excepto los contadores y abogados fiscalistas. Y se pierde menos tiempo.

Me explico en esto último. Los impuestos totales que paga un ciudadano son mayores al monto que se entrega al gobierno. Son mayores porque debe incluirse en el costo total el tiempo que toma hacer los cálculos y realizar todo el trámite. Dependiendo de la complejidad, eso puede tomar incluso días, por no mencionar a personas dedicadas a esa labor nada más.

Este tiempo puede ser sustancial y tiene un costo cierto. Lo interesante de la propuesta de los ambulantes es la simplificación que buscan, expresada en ese peso diario y que pone a la autoridad en un dilema bueno: obtener ese dinero, que si las cifras son exactas equivaldría a unos 9 mil millones adicionales de ingreso.

Sin embargo, a pesar de eso, me inclino a pensar que no aceptará la propuesta por una razón: se pondría en tela de juicio el resto de sus leyes fiscales. El resto de los contribuyentes pensarán con razón, por qué no irse también a ese sistema simplificado.

Toda la complicada estructura fiscal se resquebrajaría y quizá a la larga caería. No es un bonito panorama para el que vive de la complejidad fiscal. Y esto me lleva a una consideración final.

De entre dos países idénticos, generará más desarrollo ése que tenga un sistema fiscal más simplificado y sencillo y reducido. La ley fiscal, en estos tiempos de globalización, es una defensa competitiva que debe ser prioridad nacional. Pero esa simplificación que lleve a una ley de impuesto parejo se va a enfrentar a una circunstancia definitoria.

Será más sencillo establecer un impuesto parejo en los países que partan de cero en sus leyes fiscales. Por ejemplo, será más fácil tener ese impuesto en Estonia que en México.

Todo, porque en Estonia no había impuestos antes y la nación está empezando de cero. Pero en México no es ése el caso y, peor aún, tenemos gobernantes para quienes el barroco es un estilo minimalista. Demasiados gobernantes en México y en otros países prefieren por alguna extraña razón una ley fiscal imposible de entender, como en los EEUU.

Y, sin embargo, poco a poco, parece estar emergiendo esta idea natural de un impuesto parejo, sencillo y bajo que termina por beneficiar a todos, incluyendo al gobierno mismo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras