Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
1 CPedia: Civilización Ignorada 4
ContraPedia ContraPedia
13 marzo 2006
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


Sumerios, mayas, caldeos, egipcios, fenicios, incas, griegos, sirios, romanos, aztecas son, entre muchas otras civilizaciones, aquellas que han merecido una profunda atención por parte de los estudiosos de la historia. No lo ha sido así con la civilización Temita, la que de hecho ha pasado ignorada por la gran mayoría de las personas dedicadas a escudriñar el pasado.

Si bien es cierto que el pueblo Temita no produjo una cultura tan avanzada como lo hizo su contemporánea, la egipcia, ello difícilmente puede constituir una causa válida para dejar a un lado una cultura como la Temita.

Fueron los Temitas un pueblo de la antigüedad con rasgos y características propios y dignos de ser conocidos en la actualidad, cuando, entre ciertos historiadores, lidereados por Wilhem Pfaff, se ha mostrado una cierta tendencia creciente, pero todavía pequeña, a redescubrir a los Temitas. La verdad es que, cuanto mejor conozcamos a la totalidad de nuestros antepasados, mejor nos conoceremos a nosotros mismos.

ContraPedia procederá a hacer un examen breve de esta cultura, la de los Temitas, en la que de seguro encontraremos lecciones que nos pueden servir para entender mejor nuestra época. Para facilidad de exposición, la cultura Temita ha sido dividida en diversas entradas a través de toda esta enciclopedia.

Aquí se presenta a los…

Gobernantes Temitas

Tomaría demasiado espacio el hacer un recuento detallado de los principales hechos de cada uno de los cincuenta reyes Temitas, por lo que únicamente se mencionarán los que por alguna razón se distinguieron.

Iniciando por un orden cronológico, debe mencionarse inicialmente a Hhuhhuy I, quien reinó durante cuarenta años. Su régimen se caracterizó por la emisión de una ley que ordenaba la formación de una especie de parlamento integrado por representantes de los clanes familiares de las principales familias de Wawa, aquellas que estaban dedicadas a la intriga palaciega.

Parte de la disposición real fue la organización y promoción de las luchas entre esos clanes, las que debían realizarse en días y horarios determinados. Esto causó una enorme expectación entre la ciudadanía, pues ellos podían también presenciar esas peleas que se realizaban dentro de uno de los varios teatros construidos por Gjekele, el mejor de los arquitectos Temitas.

Se llegaron a pagar precios altísimos por presenciar dichas peleas y este hecho provocó la creación de rivalidades falsas o exageradas a las que se les daba difusión, lo que causaba emoción en las personas y hacía que los precios de admisión subieran, beneficiando así los bolsillos de las familias involucradas.

El inicio del reinado del rey Bheqh III se realizó dentro del mayor caos financiero que conociera el pueblo Temita. La hacienda real se encontraba en total bancarrota como resultado de la serie de decisiones emprendidas por Rkhu II, antecesor de Bheqh III. Durante todo su reinado, de más de treinta años, Rkhu II se dedicó en cuerpo y alma a intentar una alianza con los pueblos vecinos de la región Temita, con objeto de exigir un trato más justo en las relaciones que todos ellos tenían con los poderosos egipcios.

Fracasó en su intento Rkhu II, aunque en ello gastó la totalidad de los tesoros del reino, contrayendo una deuda sustancial con los mismos egipcios. Bheqh III enfrentó el problema de una hacienda agotada de la manera más original que le fue posible: exigió la renuncia voluntaria de todas las personas que prestaban sus servicios en las oficinas reales y posteriormente subastó esos puestos a los mejores postores. Con esta inteligente maniobra, Bheqh III saneó las finanzas públicas y obtuvo un superávit considerable.

La maniobra de Bheqh III, sin embargo, fue convertida en una tradición con cada uno de los reyes siguientes, lo que no benefició en nada al pueblo, ya que el dinero recolectado por la subasta de puestos públicos ingresaba directamente a los bolsillos del rey. Es este un hecho que también muestra cómo es que los Temitas se adelantaron a su tiempo.

Otro de los reyes dignos de mención es Qqheu V, mejor conocido como Zqhujgjgk, es decir, el gran torpe. Qqheu V falleció al tercer mes de su gobierno, víctima de una ingestión excesiva de vino, durante la fiesta anual dedicada a Cqdvha, la divinidad de la destilación y de la alegría.

El gobierno de Qqheu V muestra con mucha claridad la intensidad de las intrigas palaciegas, pues a pesar de lo corto de su reinado, no dejó ningún pariente vivo para sucederle. Todos sus parientes fueron encontrados muertos en extraños accidentes, como su hijo Kjhikhg, que murió debido a haber comido pescado mediante un agujero que algún desconocido le abrió en el estómago.

Xhhoqh I reinó durante la época de oro de las bellas artes temitas, actividades que constituyeron su única preocupación y que se fomentaron a costa del erario público. La música, la literatura, la danza, la pintura, pero no la escultura, a la que Xhhoqh I odiaba, florecieron, llegando a puntos que jamás volvieron a alcanzar en la historia Temita.

Fue tanta la demanda de autores, pintores, compositores y bailarines, que los habitantes de Wawa no fueron suficientes. Tuvieron que importarse artistas de otras partes, para las cada vez más fastuosas festividades anuales dedicadas a Xhhoqh I, las que duraban seis meses. Los gastos excesivos provocaron una hambruna tan intensa que muchos de los artistas extranjeros fueron comidos por los habitantes de Wawa durante una rebelión.

Oqh III heredó de Xhhoqh I, una gran crisis, aunque no tan intensa como la mencionada antes. Nunca pudo ella ser resuelta, ya que dicho monarca pasó los veinticinco años de su reinado decidiendo cómo debía festejarse su primer aniversario de gobierno.

El último rey de los temitas fue Qqkqghi IV. Su gobierno duró unos cuarenta y cinco años, al final de la época de decadencia de esta cultura. Obligado por las circunstancias, Qqkqghi IV decidió jugarse el todo por el todo en contra de Egipto, el poderoso vecino, contra el que deseaba pelear.

La evidencia que existe indica sin lugar a dudas que Qqkqghi IV se dirigió a Egipto para una visita de estado con el faraón y una noche, totalmente borracho, Qqkqghi IV perdió a todo su reino en un juego de dados. Pimsés anexó sin problema al reino Temita y Qqkqghi IV se convirtió en un exilado que vivió desde entonces en Grecia, gracias al oro que allí había mandado desde que lo nombraron rey.

Existe una obra política muy curiosa, escrita probablemente en la dinastía XXXIII, por un autor de nombre Gjkqaqka, que fuera primer ministro en la dinastía XXXII. Se trata de un compendio de principios políticos que tienen como propósito entender la personalidad de las gentes que se dedican a la labor del gobierno y que establece doce principios fundamentales para lograr hacer eso. Muy brevemente expuestos, esos principios son los siguientes, en citas textuales del libro de Wilhem Pfaff What exactly did Gjkqaqa wanted to say in his book?

Los políticos son políticos para toda la vida, si de ella se retiran, mueren, no están preparados para trabajar ni producir bienes, ellos quieren ordenar el mundo…  La política produce dinero aunque ella no implique la realización de un trabajo por el que se venda o comercie…. y eso puede verse en las amplias casas que poseen los que trabajan en los puestos que les ofrece [el rey]… y por los que se ven obligados a pagar una cantidad que rinde frutos muy grandes….

Por definición los gobernantes son especialistas de todo y no hay problema que no puedan solucionar en principio, por lo que se pueden mover de un puesto a otro sin dificultad, como es el caso de Dhahaq….. que de estar encargado de los barcos Temitas, luego fue nombrado [constructor] de la muralla de Wawa, la que se derrumbó al inclinarse sobre ella una dama durante la ceremonia de inauguración….

Los políticos nunca tienen errores y si los tienen…. hay que esconderlos muy bien, por lo que los que los rodean deben cuidarse de…. hacerles reverencias a diario y cantarles su glorias y enorme sabiduría….. La mente del político siempre debe estar alimentada de un ideal al que aspire sabiendo que nunca logrará llegar a él, pero que usará en sus alocuciones públicas, procurando siempre que ese ideal sea igual al que tiene su superior….

El político debe siempre ser un [emisor de leyes] que controlen la desordenada vida de los demás de acuerdo a lo que él piensa que es el orden debido…. teniéndose él como la única excepción a las reglas que crea, ya que su posición es del ser que ilumina el destino de los demás….

Es necesario que los políticos aparezcan a diario en las plazas públicas… para que los ciudadanos los vean rodeados de su esplendor…. y los sientan como seres superiores a los que se les debe obedecer, por lo que resulta muy conveniente llamar a los reyes hijos de Uarkja.

Los políticos…. nunca deben parar de hacer cosas, buenas o malas, pero hacerlas en una actividad que nunca cese…..  Si todo en el reino va bien, el soberano hará un favor a su causa al crear artificialmente algún problema que posteriormente resuelva…

Los gobernantes no deben dar nunca la apariencias de estar ociosos…. el que desee verlo, debe tener que hacer largas esperas….. hasta que los compromisos importantes de quien lleva los destinos de todo un pueblo se ocupen de la pequeñez de una cita…..

Un político que se precie de serlo, jamás debe sentirse en confianza con nadie, ni revelar sus intenciones secretas, las que debe guardar en el interior de su cabeza para evitar estar en posiciones de desventaja… Solamente a una cosa debe temer el soberano y esa es a la organización de la ciudadanía en grupos o facciones…. con metas comunes por las que deseen poner al soberano en obligación de cumplir con algo.

Hay más información sobre los Temitas

Religión Temita

Filosofía Temita

Economía Temita

Gobernantes Temitas

Gobierno Temita

Teatro y Poesía Temita

ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios.



4 Comentarios en “1 CPedia: Civilización Ignorada 4”
  1. Contrapeso » 1 CPedia: Civilización Ignorada 3
  2. Contrapeso » 1 CPedia: Civilización Ignorada 2
  3. Contrapeso » 1 CPedia: Civilización Ignorada 5
  4. Contrapeso » 1 CPedia: civilización ignorada 1




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras