Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
3 CPedia: Cafiza, Bísforos, Chiclebra
ContraPedia ContraPedia
10 agosto 2006
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


Bísforos

Una de las invenciones mayores de nuestros tiempos es el fósforo. Su asombrosa sencillez de fabricación y la simplicidad extrema de su funcionamiento han mejorado la vida de millones y millones de personas que con dificultad entienden la maravilla de esta invención.

Sin embargo, no todo es optimista en las plantas fabricantes de este producto, pues con cierta frecuencia en ellas se presenta el bísforo.

Esta palabra, desde luego, describe a los fósforos que se encuentran adheridos por la cabeza, generalmente en grupos de dos y formando así una sola unidad, la que recibe ese nombre. Los trísforos son en extremo raros y escasos, por lo que no serán tratados aquí, dejando su estudio a las instituciones especializadas como la Comisión de las Naciones Unidas, la CMT, Comisión Mundial del Trísforo.

La autoridad mundial en bísforos no es un organismo oficial, sino el célebre consultor global The Macaltiche Group. Con oficinas en prácticamente todos los países del orbe, este asesor de empresas es el autor de reputado índice de medición bisfórica que ha ayudado enormemente a miles de fabricantes de fósforos en todo el mundo.

Lo que propusieron estos especialistas es contar el número de bísforos sufridos y dividir ese número entre el total de fósforos producidos, incluyendo a los propios bísforos; el resultado fue llamado Bisphoric Quality Control Index, o BQCI como mejor se conoce. Sobre este índice, cada uno de los fabricantes recibe una serie de recomendaciones que son lujosamente encuadernadas y pueden ser colocadas en la oficina del Presidente del Consejo de cada empresa como símbolo de status.

El punto que enfatiza The Macaltiche Group es la reducción mundial de desperdicio de materiales fosfóricos lo que, afirma, ha tenido un impacto favorable en el desarrollo de los países emergentes que así se encuentran en menor situación de emergencia económica.

Debe señalarse que el rival eterno de The Macaltiche Group, la empresa consultora Tinhuindín Consulting und Services, fundada por el alemán Ludwig von Pfaffliegen, ha sugerido una mejora sustancial al BQCI y que consiste en multiplicar por cien el resultado de la fórmula de su competidor. Así, argumentan ellos, se tiene un número entero, que es más fácil de entender por los responsables de producción y los obreros.

Por otra parte, debe señalarse el reportaje reciente de Derconsultinggazzette, en el que se entrevistó a una ama de casa de Camerún que ha resuelto el problema de los bísforos simplemente rompiendo la cabeza que une a los fósforos y logrando con ello ahorros substanciales en su presupuesto familiar.

Cafiza

Entre ciertos círculos de bebedores habituales de café es muy conocido este término, que hace referencia a las minúsculas cenizas de un cigarrillo que terminan su vida útil sumergidas en el café que contiene la taza de quien está fumando o bien de un tercero.

En efecto, el fumar produce necesariamente ceniza que es un material que con facilidad es acarreado por el más leve aire y en algunas ocasiones una pequeña porción de ceniza termina dentro de un café.

Desde luego, por extensión, la cafiza es una palabra que también se usa para los casos en los que la ceniza termina dentro de otro tipo de bebidas e incluso platos de alimentos. Sus raíces etimológicas provienen de la conjunción de las palabras café y ceniza, pero sin importar esto, se considera perfectamente válido por la Real Academia de Chabas en Argentina, el pronunciar frases como las siguientes, cada una representado diversos segmentos de la sociedad:

— Mucho me temo que tendrás de dejar de fumar pues ya van tres cafizas que son depositadas por el aire en mi faisán y los tiempos ya no están como para echar a perder estos platillos que nos manda el duque nuestro amigo.

— ¡Chale, buey! Ya ponte pa’llá que mi taco ya’ta negro de tanta cafiza que l’echas.

En lo general, se presupone que es el tamaño de la partícula de ceniza la causante de la escasa atención que se le pone a la cafiza, pues se ha observado que ella no altera significativamente el sabor del alimento o bebida, y tampoco causa ningún trastorno en el organismo.

El Journal of Unwanted Food Consumption ha realizado varios estudios al respecto y concluye que la cafiza es un fenómeno universal, para el que prácticamente no existen diferencias culturales, excepto en una pequeña tribu en el interior de Filipinas donde existe la pena de muerte para el que produzca una cafiza.

Por su parte, la Asociation Mondiale du Cafizá realiza diversas campañas de comunicación a nivel mundial en las que propone que de hecho la cafiza puede añadir sabor a los platillos en los que cae, por lo que incluso puede considerarse como un saborizante.

Por ejemplo, de hecho existe una receta de Boullabaise à la Tabaq que obliga al chef a preparar ese platillo fumando tres habanos al mismo tiempo, mientras que sus ayudantes pueden fumar cigarrillos locales.

Chiclebra

Con facilidad pueden verse las raíces de esta palabras, mezcla de los términos chicle y hebra, que en conjunto dan nombre a los hilos o hebras que forman los chicles y golosinas que se mastican durante largo tiempo en la boca.

Es claro que dependiendo del tamaño del chicle es el tamaño de la chiclebra, según fue demostrado en el Libro de Registros Notariales de Almendralejo, un pequeño poblado del la zona septentrional de España y que data de 1678.En esos registros consta la situación de un soldado español, recién llegado de la Nueva Andalucía, con varios regalos para sus familiares, uno de ellos un envoltorio de chicletl proveniente de los sembradíos de Putla, México y que en su parte medular contiene estas palabras:

Y ansina fue que el pequeño fidalgo púsose tal cantidad en la boca de la cosa esa que decían que recibía el nombre de chinclel que a las pocas horas el hideputa despertó a todos de la merecida descansa que piden los cuerpos después de la ingestión, pues de su boca salían unas fibras o hilos que recordaban las manufaturas de las fundas o jubones en las que son guardados tamboriles y flautas de Zancodóvar, que son la cosa más admirada de esa región, que todos tuvieron grandes cuitas al verle en este estado, pues le veían como con las babas de los canes con enfermedad del agua, pero sólidas y asín producía más miedo deste que cuentan en las historias propias de la escuridad, por lo que tiempo después de lo acontecido el mesmo bachiller Sansón Carrasco, que según decían había obtenido sus luces en Salamanca, pasó por gran apuro y agitación al ver que dentro de tan rica lengua como la nuestra non existía palabra alguna ni término propio que sirviera y fuera descritivo de los dichos hilos o babas, por lo que el mesmo hizo solicitud y licencia a su majestad el rey para que la palabra de nuevo cuño o formación fuera de la chiclebra.

ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas para palabras que no existían. Eran invenciones muy breves y destinadas a provocar sonrisas. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada, con definiciones más amplias y la incorporación de otros elementos, como personajes e instituciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras